La ONU convierte a la 'Mujer Maravilla' en villana

Espectáculos 22/10/2016 03:40 Nueva York Notimex, DPA y con información de Jesús Díaz Actualizada 13:37

Su nombramiento de embajadora para el empoderamiento de la mujer provocó el gozo de Linda Carter pero las protestas de las activistas feministas

Piernas largas, botas altas, mirada penetrante y un bikini sumamente ceñido: ese es el aspecto que las Naciones Unidas creen que debe tener una mujer que lucha por la igualdad en 2016.

Nada más y nada menos que Wonder Woman, la superheroína de los cómics de DC, luchará a partir de ahora por los derechos de las mujeres como embajadora de honor. Pero no todos están de acuerdo.

Para demostrar que el nombramiento de la ONU la convierte en una villana, mujeres que son parte de la plantilla laboral se manifestaron en el auditorio donde se realizó la ceremonia. Le dieron la espalda y alzaron el puño para manifestar que no hace falta un lazo de la verdad ni ser una princesa amazona. “Primero pensé que era una broma”, dice Shazia Rafi, quien batalló por la elección de una mujer como secretaria general de la ONU con la campaña She4SG.

El nombramiento se le otorgó a Linda Carter, quien interpretó a la Mujer Maravilla en la serie de televisión de 1975 a 1979, y que obvio, defiende las cualidades de su personaje. Ha asegurado que la clave de la Mujer Maravilla ha sido enseñar a las mujeres lo que pueden conseguir, algo que corroboró con miles de cartas que recibió durante varios años.

Otra voz a favor es la de Melissa Benoist, quien interpreta actualmente en televisión a otra heroína con súperpoderes: Supergirl. “Ella (Linda Carter) lo hizo increíblemente durante mucho tiempo y le aprendí mucho. Fue realmente inspiradora, cómo en verdad se dedicó a ensalzar un personaje fuerte; es algo que intento hacer, que la gente responda a eso”, opina la joven.

En entrevista con EL UNIVERSAL, Melissa Benoist asegura que la participación activa de las mujeres ha dejado de ser una rareza y se ha convertido en una norma que no sólo se ve reflejada en entretenimiento y en la política, sino en todos los ámbitos.

“Se siente bien (tener modelos femeninos), pero es importante no pensar de esa forma porque es la norma, las mujeres en acción son más comunes de lo que se cree”, considera.

El nombramiento se dio, además, luego de la decisión de finalmente elegir un hombre para dirigir la ONU, al portugués António Guterres.

En ese contexto en el que las activistas perdieron en su iniciativa por impulsar a la primera mujer al frente de la organización, ahora una heroína de cómic con poderes sobrenaturales tiene que servir de modelo de mujer en la diplomacia global, critica Shazia Rafi.

“Hemos llegado a un punto en el que necesitamos una versión de Barbie con mucho pecho y musculosa en pantalones cortos para representar la igualdad”, sostiene Rafi.

Correcto o no, la elección de la Mujer Maravilla llevó al staff de la ONU a firmar, días antes, una petición en una plataforma online para revocar el nombramiento. “La ONU no ha elegido a una secretaria general y en lugar de ello ha nombrado embajadora a Wonder Woman. Sin palabras”, tuiteó Marie O’Reilly, del instituto Inclusive Security que lucha por el empoderamiento de las mujeres. Las mujeres no pueden tener un alto cargo en la ONU, “pero sí un personaje de cómic”, lamentó.

Naciones Unidas defendió la designación pues “la Mujer Maravilla es una de las superheroínas más emblemáticas, conocida por su compromiso con la justicia, la paz y la igualdad”.

La campaña estará centrada en la lucha contra la discriminación y la violencia de género; la defensa de la igualdad de oportunidades en todos los terrenos, incluido el laboral; la educación de calidad para todas; y la difusión de ejemplos concretos de mujeres y niñas. “El tema es: piensa en las maravillas que podemos hacer. Subrayará lo que podemos lograr para empoderar niñas y mujeres”, dijo Cristina Gallach, jefa de información pública.

Comentarios