Los políticos están a prueba

Editorial EL UNIVERSAL

El periodo de precampañas del proceso electoral para renovar la Presidencia de la República comenzó en el primer minuto de este jueves. Durante los próximos 59 días conoceremos de lleno a quienes aspiran a ser candidatos presidenciales. Salvo alguna situación excepcional, están definidos los perfiles de quienes aparecerán en las boletas el 1 de julio impulsados por los partidos políticos.

Este periodo, que debería servir para consolidar la democracia interna de esas agrupaciones, se caracterizará por la promoción de nombres y figuras que no tendrán contrincantes en esta primera fase. Los partidos políticos, una vez más, quedan a deber a la ciudadanía. La imagen que presentan es la de cotos en los que domina una voz y un coro que únicamente repite. El debate y la confrontación de puntos de vista se encuentran ausentes. Esta práctica sólo contribuye a ahondar la brecha que existe en su relación con la sociedad, que encuentra poca o nula representación en las estructuras partidistas.

Las precampañas deben ser también la oportunidad para que cada partido o coalición dibuje el país que tienen en mente. El odio y los ataques deben quedarse a un lado para dar paso a las ideas. De manera aislada y somera han lanzado ya algunas propuestas, pero más que enunciarlas el electorado también quiere escuchar cómo se podrán alcanzar.

Además de los partidos, en este proceso son varios los involucrados para lograr que el proceso llegue a buen puerto. Uno de ellos —los gobernadores— fue convocado ayer por el jefe del Ejecutivo a trabajar en unidad para que prevalezca la normalidad democrática en este periodo. En sus manos se encuentra buena parte de la equidad que debe prevalecer. El ejercicio correcto de recursos en las entidades debe transcurrir sin tintes políticos.

Por supuesto que el Instituto Nacional Electoral tiene el mayor peso. La vigilancia del cumplimiento de la ley está sobre sus hombros, acompañados de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales —sin titular, pero con una estructura que debe seguir cumpliendo sus funciones—, al igual que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

A todos corresponde contribuir para que tener precampañas de altura, incluidas las organizaciones ciudadanas, que gozan de fortaleza y presencia importante.

En suma, este proceso debe consolidar a México como un país plural en el que pueden convivir distintos puntos de vista de manera civilizada. La clase política está hoy a prueba.

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios