Se encuentra usted aquí

Luego de 10 años, perseguido político vuelve a México

En el Día Mundial del Refugiado, el colombiano Miguel Ángel Beltrán Villegas volvió a territorio mexicano luego de que en el 2009 le fuera negado el asilo político en el país y se le prohibiera el acceso durante 40 años, en una maniobra encubierta por los gobiernos de Álvaro Uribe y Felipe Calderón.
20/06/2019
16:42
-A +A
 

miguelangelbeltran.jpg
Miguel Ángel Beltrán Villegas

Por América Manzano 

En el Día Mundial del Refugiado,  el colombiano Miguel Ángel Beltrán Villegas volvió a territorio mexicano luego de que en el 2009 le fuera negado el asilo político en el país y se le prohibiera el acceso durante 40 años.

En la actualidad, México tiene severos problemas de migración y refugio. Según datos de la COMAR, en 2018 se recibieron 29 mil solicitudes de asilo. En lo que va del 2019 se han registrado 28 mil y la proyección es de 85 mil para cuando finalice el año.

El 23 de Mayo del 2009, el Presidente colombiano Álvaro Uribe dio a conocer a los medios la captura en México, de quien según él, era un terrorista internacional altamente peligroso, que mantenía vínculos con las FARC y junto a grupos guerrilleros; reclutaba estudiantes.

El aprehendido, de quien dijeron se hacía pasar por “Jaime Cienfuegos”, era en realidad, el académico de la Universidad Nacional de Colombia, Miguel Ángel Beltrán Villegas y se encontraba en México, junto con su pareja, Luisa Natalia Caruso “Nelsa”, tramitando su permiso de estudiantes para realizar estudios post-doctorales en el Centro de Estudios Latinoamericanos.  

La pareja vino a México porque en Colombia eran vistos como enemigos del Estado y a raíz de esto fueron víctimas de acoso en el trabajo, en la escuela y hasta en la calle.

En sus artículos y demás publicaciones, Miguel Ángel, criticaba al gobierno de Colombia. Defendía la libre expresión y concientizaba a su alumnos sobre los abusos cometidos por el Estado Colombiano, lo que le valió convertirse en un perseguido político, al igual que sus padres, quienes pasaron por una situación similar.

La correspondencia que se encontró entre Raúl Reyes, líder de las FARC, y “Camilo Cienfuegos”, fue motivo suficiente para montar el escenario para la devolución ilegal de Miguel Ángel, planeada entre los gobiernos de México y Colombia. 

El 22 de Mayo, Miguel Ángel acudió a las oficinas de migración en México, esperando terminar sus trámites y una vez allí, por medio de engaños y sin más alternativas, fue obligado a firmar unos papeles, que según funcionarios que lo atendían, eran para otorgarle la visa de estudiante. Pocos minutos después, le fue comunicado por personal del INM, que ahora estaba como ilegal en México.

Las autoridades lo tomaron por la fuerza y a pesar de que él solicitaba a gritos asilo  y advirtió que su vida corría peligro en Colombia, fue devuelto.

A lo largo de la detención, Miguel Ángel fue violentado y humillado por parte de los agentes y no le informaron hacía donde lo llevaban ni por qué lo hacían. Además le fue negada la comunicación con su esposa. Cuando llegaron a Bogotá, un gran operativo militar lo esperaba y los medios de comunicación estaban sobre él. El INM lo entregó, y las autoridades colombianas lo llevaron a un pabellón de alta seguridad. Fue tratado como un criminal altamente peligroso.

La noticia sobre la detención del terrorista internacional saltó en los titulares en México y Colombia.  El gobierno de Álvaro Uribe se jactó de la detención, mientras las autoridades mexicanas le prohibieron volver en 40 años.

Miguel Ángel pasó 3 años en la cárcel y mientras estuvo ahí, escribió artículos y libros sobre su caso. Finalmente, fue liberado en su país, y en México la asociación Sin Fronteras se encargó de litigar su caso desde el 2009. Tras 10 años de lucha finalmente se consiguió una sentencia en la que se otorgó a Miguel Ángel una compensación económica y se reconoció la irregularidad con la que actuó el INM.

Gracias a Sin Fronteras, el caso fue llevado hasta la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, y hoy, en el Día Mundial del Refugiado, Miguel Ángel pudo volver a México. En rueda de prensa, pidió la garantía de No repetición y que quienes pasaron por alto sus derechos humanos sean penalizados.

Miguel Ángel declara que a lo largo de estos 10 años vivió incertidumbre por estar dentro de un proceso injusto y arbitrario. “Sentí cómo mi identidad fue distorsionada por muchos años, presentado por los medios como un terrorista. El dolor de estar lejos de mi familia, fundamentalmente de mis hijos”.

Nelsa, pareja de Miguel Ángel, comentó que no sólo el migrante es el perjudicado, sino toda su familia, y que muchas veces ésta es invisibilizada por las autoridades y los medios.

Ana Mercedes Saiz, directora de Sin Fronteras dijo que el caso de Miguel Ángel es emblemático, y la sentencia histórica. Pide concientización sobre este tipo de problemas, disculpas públicas por parte de las autoridades y una investigación contra los responsables. Así mismo expresa que quienes se enfrenten a los migrantes deben ser agentes especializados y no elementos cuya formación es militar.
 

 

Comentarios

 
 

MÁS EN OPINIÓN