Opulencia en Yucatán

El truck, plataformas jaladas por una mula que transportaban a los peones. (Foto: Germán Espinosa)
Destinos 10/04/2016 00:15 Viridiana Ramírez Actualizada 15:37

Las antiguas haciendas de henequén fueron transformadas en hoteles de lujo. Algunas reviven la historia de aquella bonanza y te llevan a nadar en cenotes privados

Dentro de la propiedad se encuentran ocho cenotes, pero solo uno se habilita para refrescar y sorprender a los visitantes. (Foto: Germán Espinosa)

Dentro de la propiedad se encuentran ocho cenotes, pero solo uno se habilita para refrescar y sorprender a los visitantes. (Foto: Germán Espinosa)

Hilo de henequén colgado en tendederos de metal para que se sequen al sol. (Foto: Cortesía Sotuta de Peón)

Hilo de henequén colgado en tendederos de metal para que se sequen al sol. (Foto: Cortesía Sotuta de Peón)

[email protected]

TECOCH, Yucatán. — Caminaba por los rieles franceses que alguna vez transportaron vagones cargados de hojas puntiagudas de henequén. Iván se detuvo para hacer escuchar su recia voz en todo el campo: “¡Esto, señores”, es oro! Señaló una extensa porción de tierra fértil con agaves sagrados, que los mayas nombraron Ki.

El hombre, hijo del antiguo capataz, llevó a sus invitados hacia los sembradíos para darles la bienvenida a Sotuta de Peón, una de las haciendas que enriqueció la península de Yucatán durante la época del “oro verde”. El henequén se utilizaba para confeccionar cuerdas que ataban a los barcos, tapetes y bolsas, allá por 1856.

La  aparición de las fibras sintéticas y su bajo costo trajo el declive de las haciendas. Dejaron de producir hilo de henequén y cayeron en la ruina y el olvido, hasta que, 20 años después, fueron rescatadas para transformarlas en hoteles de lujo. Sotuta no fue la excepción.

Ya restaurada, la propiedad abrió sus puertas de nuevo para que huéspedes y público en general entendieran el trabajo de aquella época de bonanza en un recorrido exclusivo.

El truck —así le llamaban a las plataformas jaladas por una mula que  transportaban a los peones—  llegó por el  grupo que Iván guiaba para explorar  la casa del patrón. Anteriormente, los asientos eran incómodos. Y mucho menos se podía pasear con un tequila en mano, como Iván lo hacía en esos momentos.

El carruaje cruzó por las cabañas de los huéspedes, rodeadas por enormes ceibas y árboles de tamarindo. De algunas ramas pendían hamacas tejidas con hilos de henequén que siguen produciendo en la hacienda.

La madre de Iván es una de las artesanas que tejen esas redes coloridas.

Después de atravesar los jardines, el grupo llegó  a la casa principal. El trabajador anfitrión era una  enciclopedia viviente que sabía que ese edificio rojizo y de arcos alzados fue visitado por la emperatriz Carlota y hasta por el explorador inglés Frederick Catherwood.

Iván recreó  algunas escenas. Los sentó en el comedor  hecho de caoba y nogal negro. Les mostró los techos altos, protegidos con tejas de Marsella para refrescar  a los propietarios en   los días de intenso calor.

Los guió por los pasillos, presumió los pisos de mármol francés, hasta llegar a los fogones. Unas cocineras prepararon el almuerzo y lo sirvieron en la terraza. Así lo acostumbraba el tatich, “el gran jefe” en lengua maya.

La hora del digestivo se trasladó al cenote Dzul-Ha. Iván lo conoce desde niño porque iba con su padre a darse un chapuzón, después de trabajar todo el día en el campo.

Dentro de la propiedad se encuentran ocho cenotes, pero solo uno se habilita para refrescar y sorprender a los visitantes. 

A dormir como el patrón

Nadie resistió las ganas de sumergirse en aquellas aguas iluminadas por los rayos del sol que se filtraban a través de los orificios de un techo fracturado, por el paso de miles de años. 

Afuera se montó un bar, alojado en un antiguo vagón restaurado que ofrece margaritas y cervezas para los nadadores sedientos. 

La tarde cayó sobre Sotuta de Peón. Los huéspedes se marcharon a sus cabañas.

Dentro, es imposible no sentirse privilegiado al encontrar una alberca privada y una enorme cama bajo un techo de palma para descansar como un jefe, bien mimado y en silencio total.

La cena se sirvió en el restaurante de paredes de cristal. Un par de enamorados celebraba su aniversario en un mesa escondida entre las ceibas de los jardines e iluminada con velas, una experiencia privada a petición  de ellos.

Fibra a fibra

Al día siguiente, Iván llegó a la hacienda para continuar con la segunda parte de su recorrido.

En  la casa de máquinas enseñó al grupo a seleccionar las hojas de henequén y extraer el hilo resistente. Colgaron las hebras sobre tendederos de metal para que secaran al sol. En la prensa armaron  pacas de hilo para enviarlas a Mérida, a 27 kilómetros de distancia. También trenzaron algunas cuerdas a mano.

El esfuerzo de todos por trabajar bajo los rayos del sol se vio recompensado. El cenote se abrió exclusivamente para el grupo. Las camas de masajes se alinearon a la orilla de las pozas.

Mujeres mayas tocaron las espaldas cansadas. El único sonido perceptible fue el de las gotas de agua que se desprendían del techo. El apapacho duró  más de hora y media.

Los invitados se marcharon a su cabaña. Algunos pasearon en bicicleta por las calles de Tecoch, semidesiertas y de arquitectura descarapelada, que le da aspecto de pueblo fantasma.

Iván se quedó en el campo para seguir plantando los henequenes que han hecho de Sotuta de Peón un museo vivo.

GUÍA DEL VIAJERO

Cómo llegar

Interjet vuela a Mérida desde 3 mil 500 pesos, vuelo redondo con impuestos incluidos. Tiempo estimado de viaje: una hora. Recuerda que la tarifa  incluye dos maletas de 25 kilos sin costo extra.

www.interjet.com.mx

Sotuta de Peón

Habitación con alberca privada: desde 3 mil 400 pesos por noche. Té y café en cortesía. Tour guiado: 420 pesos para huéspedes y 470, para público general. Masajes en cenote disponibles con previa reservación. El servicio de restaurante se cobra por separado. 

www.haciendaviva.com  

Renta un automóvil

Para recorrer alguna hacienda, recomendamos por comodidad hacerlo en auto.  America Car Rent alquila unidades desde mil 800  pesos por tres días. Tienen sucursales en el aeropuerto de Mérida. 

www.rentadeautosenmerida.com

En tour

Turitransmerida lleva a recorrer otras haciendas, como  Tahdzibichen, la casa de campo de Pedro Infante, Uayalceh y Ochil, con cenotes acondicionados para nadar.

El recorrido incluye transportación desde Mérida. Precio: 550 pesos por persona.  

turitransmerida.com.mx

www.sefotur.yucatan.gob.mx

 

Temas Relacionados
Yucatán viaje haciendas

Comentarios