22 | MAR | 2019
El portugués conquistó con el Real Madrid la Champions League y el Mundial de Clubes. (KIYOSHI OTA. EFE)

2016: el año del monopolio de CR7

29/12/2016
00:43
Héctor Alfonso Morales
-A +A

[email protected]

Año Cristiano. De blanco o de guinda, 2016 resultó inolvidable para ese hombre atlético, todo potencia y ambición, que despierta simpatías y enciende fobias.

Sus fieles dicen que las conquistas del luso fueron indiscutibles. Pilar del Real Madrid en la conquista de la Champions League, el Mundial de Clubes y la Eurocopa de Naciones en el plano colectivo.

En lo individual se quedó con los galardones al Mejor Futbolista y Deportista Europeo de estos 12 meses, aunado a la obtención de su cuarto Balón de Oro.

En este último le ganó la partida al que se denomina su “némesis”, el delantero argentino, Lionel Messi del Barcelona. La “Pulga”, curiosamente, anotó siete dianas más que el portugués [59 por 52], pero en momentos decisivos, los tantos de este último fueron de mayor peso para la conquista de títulos.

“Las estadísticas no engañan. Estoy contento, hice una temporada espectacular tanto con el Madrid como con la selección. La gente muchas veces habla demasiado, estoy acostumbrado. Yo demuestro mi calidad en el campo y no me ha ido nada mal en los últimos ocho años. Quiero disfrutar del futbol, que es lo que más me gusta”, analizó Cristiano Ronaldo, tras la conquista del “Mundialito” en Japón.

“Ha sido un año inolvidable a nivel colectivo e individual. Si tengo que quedarme con uno de los cuatro títulos que gané, me quedo con la Eurocopa, porque era la primera vez para Portugal y tiene un sabor especial. Es perfecto terminar el año así”, añadió.

Críticas y alabanzas recibidas por CR7 en 2016. Fue el anotador del penalti que le dio al club blanco su undécima “Orejona” en una dramática final en Milán ante el Atlético de Madrid, mas se le acusó de no aparecer en el trámite de los 120 minutos jugados en esa final. Sin embargo, el portugués allanó el camino madridista en las rondas previas —con goles ante la Roma y el Wolfsburgo— para luego con el último disparo desde los once pasos derrotar a los colchoneros, en el dramático duelo en San Siro.

Con la selección de Portugal encaró una Eurocopa en la que era de los combinados que se veían con recelo, porque fuera de Cristiano había poco material humano para pensar que podría coronarse en tierras francesas.

Ronaldo marcó tres goles en siete partidos. Mas en el momento de la final ante Francia, a los pocos minutos, salió por una lesión, que más tarde sería diagnosticada como un esguince del ligamento lateral interno de grado I en la rodilla izquierda. Dolencia provocada un dura entrada de Dimitri Payet.

El astro luso salió de cambio. Portugal fue capaz de ganar sin su máxima figura en tiempo extra, tras un gol de Eder. Ganar la Euro representó la primera conquista portiguesa a nivel de selecciones en su historia.

CR7 lo celebró, como el capitán del equipo levantó el trofeo en el estadio de Saint Denis, lo que generó cuestionamientos acerca de sus méritos en aquel duelo.

Cristiano se mantuvo el resto del año como el máximo protagonista del balompié internacional. Si bien, su forma física ha sido afectada por las lesiones padecidas, ha sido capaz de ser parte de un Real Madrid que acumula 37 partidos sin perder y que se encuentra en la punta de la Liga española.

Poco antes de ir al Mundial de Clubes, en la que hizo un hat-trick, en la final, se le entregó su cuarto Balón de Oro. El “Comandante” Cristiano Ronaldo no dejó dudas: 2016 fue su año.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios