Suscríbete

La Máquina al fin le responde a Boy

Cruz Azul no ganaba en la Liga como local desde el 27 de febrero y ayer la afición al fin pudo festejar

Jonatan Cristaldo abrió el ostión lagunero que presentaba Santos en el Azul y los celestes ganaron (AGUSTÍN CUEVAS. IMAGO7)
Universal Deportes 21/08/2016 00:44 Daniel Blumrosen Juárez Actualizada 00:44
Guardando favorito...

[email protected]

Su corazón aún latía intensamente, producto de la anotación marcada por Jonatan Cristaldo (57’), pero las pulsaciones de Tomás Boy se pusieron a mil cuando Joao Rojas culminó aquella fantástica pared construida con Aldo Leao.

Entonces sí, el técnico del Cruz Azul obsequió otra de esas celebraciones en las que parece cambiar las velocidades de un automóvil estándar. No era para menos. La Máquina estaba por exorcizar buena parte de los fantasmas que la rodeaban y, de paso, quitar la presión que existía sobre el “Jefe”.

Tarde de reencuentros en la antigua Ciudad de los Deportes. Los Cementeros ganaron por primera vez sobre su césped dentro de la Liga, en 175 días. No lo lograban desde el 27 de febrero: 4-0 al Monterrey (tres empates y tres derrotas). No lo hacían en cualquier cancha desde el 1 de mayo, cuando derrotaron al Toluca (2-0) en la del Nemesio Díez. Acumulaban cuatro igualadas y un par de reveses.

Números que ponían en riesgo la continuidad de Boy. Quedaron en simple anécdota con una victoria (3-1) marcada por el dramatismo, “copyright” de los celestes, quienes hallaron verdadera paz hasta que Francisco Silva cristalizó el penalti cometido a Adrián Aldrete (93’). Última jugada del partido, simple preludio a otra salida exitosa de Boy, quien se fue al camerino como genuino “rock star”: ovacionado. Eso provocó la primera victoria cruzazulina en el Apertura 2016.

Éxito para el que sus integrantes sufrieron de más. Recibieron a un adversario en crisis. La prueba es que estrenó técnico, pero la presencia de José Manuel de la Torre no bastó para despertar al Santos. El desempeño norteño fue como el saco presumido por el ex timonel del Tri, Chivas y Toluca: gris.

Los locales tuvieron la pelota durante 59% del tiempo, pero tardaron en reflejarlo. Eso explicó la desesperación de un pueblo que abucheó antes de que Cristaldo acelerara a los corazones de sangre azul. Fue la más sólida de las cruces formados por los antebrazos del atacante argentino. El hombre que llegó del Palmeiras de Brasil mostró oportunismo más puro al aprovechar el balón que dejó a modo Carlos Izquierdoz, en su intento por frenar el disparo de Jorge Benítez. El capitán santista dio un involuntario regalo al “Churry”. No falló.

Miles de gargantas explotaron. No la de Boy. Lo suyo fue cautela. El pasado reciente y las calamidades que suelen acompañar al Cruz Azul obligan a eso. Pero su popular celebración apareció impulsada por la magia de Joao. El veloz atacante ecuatoriano venció al arquero debutante Carlos Acevedo con un sutil toque (61’).

Hasta que el defensa argentino Julián Velázquez cayó en el garlito tirado por Walter Sandoval. Polémico penalti señalado por César Ramos. Chuy Corona hizo lo que le correspondía al atajar el disparo de Jonathan Rodríguez, pero el charrúa ganó el rebote. Acercó a los visitantes con un cabezazo (82’).

La Máquina recuperó el control y quedó claro con el penalti firmado por el “Gato” Silva. Al otro lado, el “Chepo” salió taciturno. Su misión luce muy complicada.

Temas Relacionados
Cruz Azul
Guardando favorito...

Comentarios

 

Recomendamos