Foto: Archivo EL UNIVERSAL

Miguel León-Portilla, salvador de la lengua náhuatl

01/10/2019
21:10
Redacción
Ciudad de México
-A +A
El historiador fue reconocido por sus interpretaciones de la lengua náhuatl

Miguel León-Portilla fue uno de los historiadores más reconocidos de México, sobre todo por su trabajo de rescate, entendimiento e interpretación del pensamiento, literatura y cultura náhuatl.
El estudioso del México antiguo era “un espíritu sensible a los problemas nacionales”, como dijo de él el historiador Enrique Krauze; uno de los modernos roturadores que al difundir los valores de las culturas indígenas, sugirió Alfredo López Austin; combatió “el injusto carácter discriminatorio de los mexicanos”; “un obrero de la esperanza”, como dijo de él Adolfo Castañón.

León-Portilla nació el 22 de febrero de 1926, en la Ciudad de México. Realizó su Maestría en la Universidad Loyola, en Los Ángeles, California. Recibió su doctorado en Filosofía por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Su tesis doctoral llevó por título La filosofía náhuatl estudiada en sus fuentes.

Desde el 27 de julio de 1962 ocupó la silla VII de la Academia Mexicana de la Lengua. Entre sus principales campos de investigación estuvieron las culturas prehispánicas del centro de México, lengua y literatura náhuatl, defensa de los derechos indígenas  y el humanismo hispánico en México, entre otros.

Publicó varios libros, siendo los más conocido la Visión de los vencidos (1959), Trece poetas del mundo azteca (1967), El toltecáyotl, aspectos de la cultura náhuatl (1980) y La tinta negra y roja. Antología de poesía náhuatl (2008).
En Visión de los vencidos "Miguel le regresa la palabra al indígena que había sido sometido, al indígena cuya palabra le había sido arrebatada y Miguel se la regresa a través de estudiar toda una serie de documentos en los que vienen mitos, creencias y la propia visión del indígena acerca de lo que fue la Conquista”, señalaba su amigo Eduardo Matos Moctezuma.
Enrique Florescano, por su parte, reconoce que una característica de León-Portilla ha sido su continua preocupación por la situación de las etnias indígenas actuales y su atención a los temas económicos, políticos y culturales vinculados con ellas. “Ha sido un defensor asiduo de los derechos indígenas y un abogado de las lenguas indígenas. Ha hecho propuestas a los organismos nacionales e internacionales en favor de la protección de las lenguas, el medio natural, los bienes tangibles e intangibles y los derechos fundamentales de los grupos indígenas de México y América”.

También publicó Tonantzin Guadalupe. Pensamiento náhuatl y mensaje cristiano en el "Nican mopohua" (2000), Francisco Tenamaztle. Primer guerrillero de América. Defensor de los derechos humanos (1995) El México antiguo en la historia universal (2016).

Miguel León Portilla fue investigador emérito de la UNAM, miembro de la Academia Mexicana de la Historia, de El Colegio Nacional y del Seminario de Cultura Mexicana. Recibió galardones como el Premio Nacional de Ciencias Sociales, Historia y Filosofía (1981), la Medalla Belisario Domínguez del Senado de la República (1995) y el Premio Internacional Alfonso Reyes (2000), entre otros.
Su amigo Jaime Labastida, director de la Academia Mexicana de la Lengua, celebraba que gracias a los estudios de Miguel León-Portilla ahora en todo el mundo hay escuelas de náhuatl y gente que traduce del náhuatl. “Es realmente asombroso lo que hace Miguel y aparte de todo esto es un hombre que se mantiene fresco, con los pies en la tierra, tranquilo, con muy buen sentido del humor, con ganas de vivir”.

nrv

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios