Museo Wagner: lo grandioso y terrible de la historia alemana

24/07/2015
|
10:56
|
EFE
El Museo Wagner abrió sus puertas luego de cinco años de renovación. (FOTO: EFE)

Museo Wagner: lo grandioso y terrible de la historia alemana

24/07/2015
10:56
Bayreuth
-A +A
El recinto bávaro explora la vida del compositor pero también las relaciones de sus herederos con el nazismo

El Museo Richard Wagner de Bayreuth reabre sus puertas, coincidiendo con el inicio de la temporada operística en esa localidad de Baviera, como un lugar único para explorar la vida del compositor y las relaciones de sus herederos con el nazismo.

Tras cinco años cerrada por reformas, hoy se mostró de nuevo la Casa Wahnfried, la villa a la que se trasladó a vivir el músico a sus 60 años con su esposa Cosima, construida en 1872 gracias al mecenazgo de Luis II de Baviera, el rey Loco, y por donde pasaron tanto sus descendientes como invitados especiales, incluido Adolf Hitler.

"La confrontación con figuras y obras ambivalentes forman parte de nuestra cultura y de nuestra tradición", indicó la ministra alemana de Cultura, Monika Grütters, durante la presentación hoy a los medios, previa a su reapertura oficial el domingo.

La víspera se habrá estrenado "Tristán e Isolda", la producción que abre la temporada operística en Bayreuth, cuya dirección escénica corre a cargo de Katharina Wagner, biznieta del compositor y actual directora del tradicionalista festival bávaro.

No se trata de instalar en la ciudad una especie de 'Disneylandia' para wagnerianos", afirmó el director del museo, Sven Friedrich, ante esa versión amplificada de lo que desde 1970 era una superficie expositora dedicada a los Wagner en sus múltiples facetas, tanto a través de su fondo permanente, como en las exposiciones temporales.

Friedrich y las responsables de los contenidos, la historiadora Verena Naegele y la musicóloga Sibylle Enrismann, no plantean la Casa Wahnfried como un parque temático para los fanáticos de Wagner que, entre julio y agosto, acuden al festival de Bayreuth.

Es cierto que, tras unas obras de ampliación que han costado 20 millones de euros (21.9 millones de dólares), se esperan hasta 50 mil visitantes anuales al museo, lo que abundará en el interés turístico de esta ciudad de provincias de 72 mil 900 habitantes.

Pero el gran desafío para el museo es profundizar en la vida, obra y significado de un compositor en el que confluyen lo más grandioso y terrible de la historia alemana.

Es decir, una producción operística que levanta pasiones -y rechazos-, conviviendo con el furibundo antisemitismo que expresó en su manifiesto "El judaísmo en la música" y que convirtió a Richard Wagner (1813-1883), décadas después de su muerte, en el compositor idolatrado por el nazismo.

El nuevo Museo Wagner consta de tres partes diferenciadas: la dedicada a la vida del compositor y su descendientes, algunos de ellos de personalidad tan convulsa como la del músico; otra, sobre la historia del festival de ópera; y una tercera, específicamente centrada en las relaciones de sus sucesores con el nazismo.

La Casa Wahnfried exhibe varios de los pianos originales en los que compuso Wagner y recorre la figura de algunas de las mujeres que marcaron casi tanto como él el apellido de la casa.

La primera protagonista femenina es, obviamente, Cosima, hija de Franz Liszt, segunda esposa de Richard y, ya viuda, directora del festival de Bayreuth que había fundado en vida el compositor.

Le sigue Winifred, la británica que se casó con su hijo Siegfried y que, ferviente seguidora de Hitler hasta más allá de lo ideológico, puso Bayreuth a los pies del Tercer Reich.

A los hijos de ésta, Wolfgang y Wieland, les correspondió refundar el festival tras la caída del nazismo, en su primera fase bajo tutelaje de los aliados, mientras ella seguía viviendo en la casa Wahnfried, rodeada de sus devocionarios hitlerianos.

Los factores biográficos del núcleo central se ensamblan así con los capítulos dedicados al nazismo en los espacios adyacentes, especialmente la que fue la casa de Siegfried y donde se alojó, en sus visitas a Bayreuth, el "Führer" de Winifred.

De la Wahnfried original no quedó nada -fue arrasada por una bomba en 1945 y se reconstruyó más o menos fielmente en los sesenta-. Pero ahí están sus muebles, partituras, cartas, fotos y atrezzos.

El conjunto es un recorrido que va de lo histórico a la leyenda, entre objetos originales y reconstrucciones, más escenografías célebres de su universo operístico, con especial protagonismo para la tetralogía del "Anillo del Nibelungo" y algún "Tristán", la pieza que mañana estrenará en una nueva versión su biznieta Katharina.

 

rqm

TEMAS RELACIONADOS

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios