Censura inspira a Amorales en Bienal

Cultura 10/05/2017 18:05 EFE Venecia (Italia) Actualizada 18:05
Guardando favorito...

El artista codificó su obra para proteger sus contenidos

Su obra se inscribe en el discurso propuesto por la curadora del evento, Christine Macel: "Viva Arte Viva". El 11 de mayo se inagurará la obra de Amorales. Foto: Cortesía INBA

Redacción

Guardando favorito...

"La vida en los pliegues" fue curada por Pablo León de la Barra y su costo de producción fue de 5 millones 400 mil pesos, cifra que no incluye gastos de espacio, museografía, catálogo ni publicidad. Foto: Cortesía INBA

Redacción

Guardando favorito...

Es una instalación hecha de tres piezas. Una serie de instrumentos musicales a partir de unas formas de alfabeto que inventé, de manera que cada letra tuviera sonido", dijo Amorales. Foto: Cortesía INBA

Redacción

Guardando favorito...

Para poder tocar los instrumentos de viento, que son unas ocarinas, se necesita de una segunda pieza, que es una partirura. Esto lo explica en un video de 13 minutos. Foto: Cortesía INBA

Redacción

Guardando favorito...

Su obra narra la historia de una familia de migrantes que llega a un pueblo y ahí los rechazan y los linchan. "La situación de los migrantes que ocurre en Europa y en nuestro país, y ese rechazo a los inmigrantes", expresó. Foto: Cortesía INBA

Redacción

Guardando favorito...

El mexicano Carlos Amorales presentó hoy en la Bienal de Arte de Venecia La vida en los pliegues, una propuesta con la que pretende alumbrar la tensión "entre lo muy concreto y lo muy abstracto".

Amorales (Ciudad de México, 1970), explora esos intersticios donde "aparecen una serie de imágenes que tienen que ver con los lugares donde encontramos la vida más allá del lenguaje", según los organizadores del pabellón de México en la muestra veneciana de arte.

El artista explicó que el origen de esta propuesta que presenta en la Bienal, que se abre al público el 13 de mayo pero que ya hoy desveló a los medios, fue una "experiencia de censura" que le sucedió hace "unos siete y ocho años en México".

Se le prohibió publicar un libro "y entonces fue un momento de schock pero a la vez me hizo también empezar a reflexionar sobre la manera en cómo darle la vuelta a eso".

"Y una manera es que me llevó a encriptar, a cómo encontrar maneras de publicar textos digamos que potencialmente fueran problemáticos y, por un lado, proteger esos contenidos y que sigan existiendo, y por otro lado burlar ese tipo de mecanismos de censura".

A Amorales eso le llevó a la encriptación y empezó a pensar en la "manera más sencilla de hacerlo"; comenzó con recortes de papel y, a partir de ahí, creó una tipografía.

"Con la tipografía tú puedes encriptar (...) textos con una relevancia política, textos críticos, pero claro, lo que ocurre es que no afectaba al lenguaje, te quedaba pues como una especie de enmascaramiento del texto, no había sonido", agregó.

A partir de esas formas derivó en la construcción de unos instrumentos, las ocarinas, que con las formas de sus creaciones tipográficas transformaron estas en sonidos.

Estos instrumentos le llevaron a la animación, que es la que presenta en el pabellón mexicano en la Bienal de Venecia, "y ahí me dí cuenta de que podía contar algo, digamos desde ahí denunciar una crítica: sí bueno, esto es lo que está pasando en mi país", contó.

En un vídeo exhibido en el pabellón esas formas tipográficas cobran vida animada y cuenta el "momento en que una familia de inmigrantes es linchada al llegar a un pueblo", lo que Amorales utiliza como una metáfora.

"Sí hice una documentación, sí me basé en investigar, es algo que ocurre en muchas partes de México, pero más allá del linchamiento hablo de un momento en el que la justicia ya no la controla el Estado, sino que la gente toma la justicia por sus manos".

"Me habla de un momento en el que digamos ya deja de operar esa relación y, bueno, me pareció importante apuntar a eso en este momento en México, que es un momento que es conflictivo globalmente pero que tampoco viene de la nada", apuntó el artista.

Amorales piensa que más allá de su caso particular la historia que dio pie a su proceso creativo que ahora representa a México en la prestigiosa Bienal de Venecia "sí es algo que estás viendo diariamente en México: es de los países donde más matan periodistas, sientes un acallamiento de la prensa muy fuerte, ¿sabes? está ocurriendo mucho".

La del artista mexicano es una propuesta que se inscribe en las que otros 120 como él presentan en este acontecimiento que invade la ciudad de Venecia cada dos años y que tiene como lema "Viva Arte Viva", según la elección de su directora, la francesa Christina Macel.

La exhibición de México en la Bienal cuenta con la curaduría de Pablo León de la Barra y es presentada en la ciudad de los canales por la Secretaría de Cultura de México a través del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA).

Los trabajos de la Bienal serán abiertos al público desde el próximo 13 de mayo hasta el próximo noviembre y en esta ocasión serán 87 los pabellones nacionales que mostrarán sus propuestas. 

nrv

Temas Relacionados
Carlos Amorales Bienal de Venecia
Guardando favorito...

Recomendamos

Comentarios