Suscríbete

Reflejan contribución de los inmigrantes

El fotógrafo William Camargo trabaja en un libro para reflejar lo que dejan atrás los inmigrantes y lo que contribuyen a Estados Unidos

Fotógrafo mexicano trabaja en libro sobre la contribución de los inmigrantes a EEUU
Foto: Facebook / William Camargo
Cultura 19/09/2016 13:28 EFE Chicago Actualizada 13:28

El fotoperiodista mexicano William Camargo trabaja en un libro con el que quiere reflejar lo que los inmigrantes dejan atrás cuando deciden abandonar su país, pero también lo que contribuyen al llegar a Estados Unidos.

Camargo, de 27 años y cuyo trabajo ha aparecido en publicaciones prestigiosas como Time, The Wall Street Journal, Business Insider y The Guardian, se ha embarcado en este proyecto con el que fotografiará a cincuenta mexicanos, a través de los cuales quiere contar las historias que rodean a la migración.

"Cuando un inmigrante deja a su país por otro, pierde una conexión a su familia, como en el caso de mi papá, que al inmigrar a Estados Unidos dejó atrás a su papá y a su mamá", explica el fotógrafo en entrevista en Chicago.

Por ello, el tema del libro, aún sin título, es reflejar lo que cada inmigrante pierde o deja atrás cuando se aventura a nuevas tierras a probar fortuna, pero también lo que contribuye a su nuevo país.

El joven fotógrafo señala que, durante el proceso de integración y adaptación a un nuevo país, los inmigrantes a menudo pierden en el camino parte de su cultura.

"Hay un cambio en ellos y a veces no quieren atraer mucha atención a sí mismos", considera Camargo, hijo de José y Esperanza Camargo, dos inmigrantes del mexicano estado de Guerrero que emigraron a Estados Unidos a principios de la década de 1980.

Camargo confiesa que también padeció en su infancia parte de ese síndrome de querer pasar desapercibido.

"Yo no quería hablar español cuando tenía de 12 a 13 años hasta que finalmente pude ir a vivir a México por un tiempo para restablecer esa conexión con mi idioma y mi cultura", recuerda.

Camargo, que nació en Anaheim (California), explica que también experimentó los efectos que causan las redadas contra inmigrantes indocumentados.

"En esos días mi mamá no podía salir de casa y nos enviaba a mí y a mis hermanos a la tienda", recuerda Camargo, quien trabaja para la publicación The Wednesday Journal de Oak Park (Illinois), en las afueras de Chicago.

Para su libro, el joven quiere entrevistar y fotografiar a inmigrantes que llegaron a Estados Unidos, como dice él, "cuando las cosas estaban más fáciles", en referencia a las décadas de 1980 y 1990.

Además, quiere encontrar a algunos braceros que trabajasen en Estados Unidos en los años cincuenta del siglo pasado para reflejar esa relación que él considera de amor y odio con los inmigrantes mexicanos, por la que, cuando los necesitan, los llaman, y cuando no, los deportan.

"Pero claro, somos parte de esta sociedad, criamos a sus hijos, cortamos el césped de sus casas y levantamos su basura", señala Camargo. "La gente estadounidense nos ignora porque ellos no piensan que somos parte de la sociedad estadounidense, pero sí lo somos".

En tiempos difíciles, lamenta el fotógrafo, los inmigrantes se vuelven el "enemigo" para el resto de la sociedad.

"En tiempos políticos difíciles nos convertimos en el 'enemigo', así, en comillas. De hecho ha habido varios veces, como en los años treinta y cincuenta que nos vieron como el enemigo y durante la Gran Depresión sacaron fuera a muchos mexicanos que en realidad eran ciudadanos estadounidenses", recuerda.

Camargo cree que su libro mostrará que los inmigrantes pagan un precio muy alto al dejar su país y que forman parte de la fibra que compone su nuevo país.

"Yo quiero mostrar que, con nosotros y con nuestras manos trabajadoras, no solo en lo físico si no en lo intelectual, el país es mejor y quiero poner eso en el libro, para que vean que nuestra huella ya está aquí", señala. 

nrv

Comentarios