De cine, a Faro Cosmos

Cultura 07/12/2015 00:20 Abida Ventura Actualizada 10:01
Guardando favorito...

El inmueble albergará una Fábrica de Artes y Oficios que tendrá énfasis en las artes escénicas. Su operación estaría a cargo de la Secretaría de Cultura, la delegación Miguel Hidalgo y Conaculta

De acuerdo con información de la Secretaría de Cultura, una vez que tome las riendas del espacio, éste seguirá siendo un centro cultural con vocación hacia las artes escénicas. Sin embargo, explica, al unirse a la Red de Faros el proyecto se adecuará para ser en “un espacio de educación artística no formal y desarrollo comunitario”.

Guardando favorito...

El inmueble está ubicado en la esquina de la calzada México-Tacuba y Circuito Interior y fue uno de los cines emblemáticos del siglo pasado; durante casi 20 años había permanecido en el abandono.

Guardando favorito...

Ha presentado retrasos debido a problemas estructurales en el inmueble que no estaban previstos y a que la anterior administración debía algunos pagos a la constructora que tiene a cargo la primera etapa de recuperación. Hasta ahora, la obra lleva 40% de avance.

Guardando favorito...

El proyecto de Norten contempla remplazar el muro de concreto del edificio original que daba al Circuito Interior por gigantescos cristales, incluir una estructura de metal de 30 metros de altura que funcionará como mirador, y crear una terraza verde. Según el diseño, el nuevo espacio estará dividido en tres zonas: vestíbulo, acceso a la torre y mirador, y el espacio para las actividades artísticas y culturales.

Guardando favorito...

[email protected]

El complejo cultural que la Delegación Miguel Hidalgo comenzó a construir en el cascarón de lo que fue el cine Cosmos se convertirá en una Fábrica de Artes y Oficios (Faros).

El inmueble comenzó a ser recuperado por la delegación en 2014 y se planeaba tenerlo listo en el primer trimestre de 2015; pasó a formar parte de la Secretaría de Cultura del Gobierno del Distrito Federal a mediados de este año para que esta instancia, con apoyo del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), culmine la obra y establezca una nueva sede de la Red de Faros, que estará orientada a las artes escénicas, perfil con el que originalmente había sido ideado el proyecto.

Presentado a principios de 2014 por el entonces delegado, el perredista Víctor Hugo Romo, el plan de rescate del inmueble que fue sede del cine desde 1948 y que durante casi 20 años había permanecido en el abandono, contemplaba convertirlo en un complejo cultural que incluiría espacios para la danza —sería sede de la compañía de Tania Pérez-Salas—, para teatro, cine, música, y otras actividades culturales dirigidas a los habitantes de la zona.

De acuerdo con información de la Secretaría de Cultura, una vez que tome las riendas del espacio, éste seguirá siendo un centro cultural con vocación hacia las artes escénicas. Sin embargo, explica, al unirse a la Red de Faros el proyecto se adecuará para ser en “un espacio de educación artística no formal y desarrollo comunitario”. “En este caso todo ello estará principalmente orientado a las artes escénicas, además de contar con otros talleres que tengan que ver con el interés de la comunidad, así como servicios culturales para hacerlo un centro más completo (Libroclub, foros, etc.)”.

El inmueble está ubicado en la esquina de la calzada México-Tacuba y Circuito Interior y fue uno de los cines emblemáticos del siglo pasado. La recuperación comenzó a mediados de 2014, luego de que la delegación pagara 40 millones de pesos para su compra a un particular. A mediados de este año, la delegación regresó el inmueble a la Dirección General de Patrimonio Inmobiliario del Distrito Federal, que a su vez lo asignó a la Secretaría de Cultura. Una vez recuperado, será ésta la que se encargue de la operación del espacio, en conjunto con el Conaculta y la delegación Miguel Hidalgo, a través de su área de cultura.

El cine Cosmos pasa a ser el segundo Faro que la Secretaría de Cultura tiene pendiente de abrir. En la delegación Venustiano Carranza, en el inmueble que albergaba al Cine Corregidora, se construye el Faro Aragón, proyecto que ha registrado retrasos debido a la falta de presupuesto. También está pendiente la conclusión del nuevo edificio para ampliar el de Milpa Alta.

Lenta recuperación. Cuando el anterior jefe delegacional en la Miguel Hidalgo presentó el proyecto de rescate del inmueble, con un diseño realizado por el arquitecto Enrique Norten, dijo que la obra estaría lista para principios de este año. Sin embargo, ha presentado retrasos debido a problemas estructurales en el inmueble que no estaban previstos y a que la anterior administración debía algunos pagos a la constructora que tiene a cargo la primera etapa de recuperación.

Hasta ahora, asegura en entrevista Xóchitl Gálvez, titular de la delegación desde octubre, la obra lleva 40% de avance y se ha llegado a un acuerdo con la constructora que actualmente trabaja. El problema, explica, fue que al iniciar su gestión la empresa solicitaba que se le pagara por trabajos ejecutados pero que no había pagado la anterior administración, por lo que no podían continuar. “Había muchas estimaciones pero no coincidían con el avance real de la obra…. Hubo un punto en el que la constructora se detuvo porque no le autorizaban las estimaciones, argumentaban que no tenían recursos para continuar. Hablamos con la empresa y lo que establecimos fue ir soltando pagos de acuerdo al avance”. Entre ese desorden, acusa, también había una deuda con Enrique Norten. “Hubo que poner un poco de orden. Ahora el tema es tener los recursos para la siguiente etapa, que es la obra civil”.

De acuerdo con la funcionaria, en la recuperación del inmueble hasta ahora se han invertido poco más de 59 millones de pesos, pero se necesitan otros 40 millones las obras el siguiente año. “Con eso estimo acabar el edificio, instalaciones eléctricas, hidráulicas y toda la parte se albañilería”. Esa cifra no incluye el costo de equipamiento. Gálvez admite que para culminar la obra (será en 2017), se requiere un convenio tripartita: delegación, GDF y Conaculta.

La Secretaría de Cultura informa que “está gestionando, junto con Conaculta, los recursos para dar continuidad a los procesos de construcción de lo que será el Faro Cosmos, hasta su conclusión y equipamiento”.

Las obras de recuperación han consistido en la demolición del cascarón que se encontraba en ruinas, la recimentación del terreno, la rehabilitación de la primera crujía ( contiene elementos artísticos originales, como los plafones y la fachada art decó), y la colocación de la mitad de la estructura de metal que sostendrá la construcción.

En un recorrido, el ingeniero Raúl Rangel Arriaga, supervisor interno de la delegación, detalla que una de las cosas que retrasó la obra fue que al comenzar a recimentar el inmueble se percataron de que la primera parte del mismo, que incluye vestíbulo y fachada original, estaba ligada a una de las estructuras antiguas del cascarón que se iba a demoler, por lo que se tuvo que hacer un trabajo extremo de ingeniera para evitar que al derribar se dañara la primera crujía, única parte que se conservará del original. Aunque el edificio no se encuentra dentro del catalogo de monumentos artísticos del INBA, el personal encargado de la rehabilitación sostiene que no se alteró la fachada y que las intervenciones en donde alguna vez estuvieron el vestíbulo y las taquillas del cine fueron mínimas.

El proyecto de Norten contempla remplazar el muro de concreto del edificio original que daba al Circuito Interior por gigantescos cristales, incluir una estructura de metal de 30 metros de altura que funcionará como mirador, y crear una terraza verde. Según el diseño, el nuevo espacio estará dividido en tres zonas: vestíbulo, acceso a la torre y mirador, y el espacio para las actividades artísticas y culturales. El área que ocupará más de la mitad será el complejo cultural que tendrá en el centro una caja negra o the black box, espacio de ensayos y producción. Rampas conectarán diversas áreas culturales.

Hasta hace dos años, el cascarón que quedaba de la sala del cine había sido refugio de indigentes y lucía como una galería de “stensil” y grafitis. Ahora, desde Circuito Interior, se puede ver cómo va tomando forma una gigantesca estructura de metal.

Temas Relacionados
Faro Cosmos Secretaría de Cultura
Guardando favorito...

Recomendamos

Comentarios