Peligro: Sindicato ¿trabajando?

Crimen y Castigo

Palacio de Bellas Artes (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
Cultura 31/10/2016 00:23 Periodistas Cultura Actualizada 10:23

Peligro en Bellas Artes: sindicato ¿trabajando?

Todo aquel que haya visitado alguna vez la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes recordará que hay elementos de seguridad que podrían ser muy estrictos. Por ejemplo, cuidado si usted intenta salir o entrar por la puerta equivocada; ya ni vaya si cree que llegará tarde por un minuto porque ya no lo dejarán pasar; seguramente alguna vez una de las tres personas de seguridad le ha cortado de mala gana su boleto y se ha topado con una férrea negativa si ha intentado ir a camerinos a saludar a un artista. Pues ninguno de los elementos de seguridad impidió que un joven entrara en aparente estado de ebriedad al concierto de la Sinfónica Nacional el pasado viernes y armara un relajo que no pasó a mayores. Las autoridades aseguran que van a averiguar qué pasó, cómo fue que se les coló y por qué el personal de seguridad demoró en reaccionar. Nos cuentan que no será fácil la investigación y menos fincar responsabilidades, si las hubiera, porque son trabajadores sindicalizados. Si no pasa nada de nada, veremos un botón de muestra del poder sindical.

 

La pata de palo de Santa Anna abre un debate

El histórico pleito entre gringos y mexicanos por los territorios y bienes parece estar teniendo un nuevo capítulo en estos días. Nos cuentan que en Estados Unidos hay una investigadora del Mary’s University en San Antonio, Texas, que propone que la pierna artificial de Santa Ana, que perdió durante la batalla de Cerro Gordo en 1847, debería ser devuelta a México. La pieza, obtenida por los soldados americanos en esa batalla, se exhibe en el Illinois State Military Museum, en Springfield, como tributo a aquellos soldados americanos que derramaron su sangre en la batalla. Según The State Journal-Register, un diario local en Springfield, Illinois, aunque no hay una petición oficial por parte de México y que en realidad sólo es propuesta de una académica, los directivos del museo han respondido con un no definitivo, aseguran que eso no es negociable ni porque se tratara de una petición formal del gobierno mexicano. Además, dicen, no es la primera vez que alguien propone algo así y que sólo se trata de personas o grupos que quieren meter ruido en el asunto. ¿Cómo ven?

 

La Biblioteca de México es territorio Montessori

Más de uno ha visto a la Biblioteca México como el espacio ideal para armar una pachanga. No a todos se les ha cumplido. Por ejemplo, la prensa nacional documentó cómo la Asociación de Holandeses en México estuvo a nada de armar un superguateque en el histórico edificio de La Ciudadela, pero como los cacharon no les quedó más remedio que cancelar. No todas las celebraciones se han documentado. Se dice, desde hace tiempo, que cuando el recinto reabrió sus puertas tras su remodelación, se usó para distintas celebraciones, desde el cumpleaños de una conocida escritora hasta encuentros de amistades donde ha corrido copiosamente el alcohol. Además en los patios de la Biblioteca también han desfilado coches para su exhibición. El olor a tierra de nadie es tal que nada pasaría si se le cambia el nombre a Biblioteca Montessori. La historia más reciente es la de una quinceañera a la que realizaron una sesión de fotografías. Orden y respeto a los usuarios que acuden al recinto, es lo que hace falta. ¿Alguien podrá ofrecerlos? Ya veremos.

 

México, reacio a prestar arte

Una queja sutil, nos cuentan, deslizó el coleccionista argentino Eduardo Constantini, quien visitó México la semana pasada para la inauguración de la exposición General Idea que presenta el Museo Jumex y que después llegará a su museo, el Malba, de Buenos Aires. No es fácil que los museos de México presten sus obras, al contrario, expresó el coleccionista que prepara una muestra de arte mexicano moderno para 2017 en el Malba y que, como van las cosas, quizás la ponga hasta 2018. Constantini, quien en su colección y museo tiene piezas como Retrato de Ramón Gómez de la Serna y Baile de Tehuantepec, de Diego Rivera, así como Autorretrato con chango y loro, de Frida Kahlo, busca en préstamo el Paisaje zapatista (1915), de Rivera, en poder del Munal, pero respecto a la solicitud de la obra, que por estos días se encuentra en la muestra del Grand Palais, en París, las instituciones mexicanas todavía no dan respuesta. Posponen su confirmación con todo y que ese intercambio sería clave para que la faceta cubista del pintor mexicano fuera más conocida por el público de ese museo argentino.

Temas Relacionados
Crimen y Castigo

Comentarios