Marcatel enfoca plan de inversión en fibra óptica y los centros de datos

La empresa realizó un primer desembolso por 100 mdd. Cerca de 80% de ingresos llegan por trasladar señales de TV
Gustavo de la Garza, director general de Marcatel, creó Aldea, con sede en Montreal, Canadá, y cuyo enfoque es transportar contenidos de televisión (GERMAN ESPINOSA. EL UNIVERSAL)
21/09/2015
02:43
Carla Martínez
-A +A

[email protected]

De proveer servicios de comunicaciones por radio a través de RadioBip y tras su paso por la telefonía fija y de larga distancia, Marcatel ha decidido invertir en el mercado de transporte de datos por fibra óptica y de almacenamiento de información al construir su primer centro de datos en el país, dijo Gustavo de la Garza, director general de la empresa a EL UNIVERSAL.

Tras utilizar la fibra óptica para brindar servicios de telefonía fija, el empresario decidió incursionar en el mercado de transporte de datos a través de fibra óptica, lo cual se ha convertido en su principal negocio.

“Por lo menos 80% de los ingresos (de Marcatel) vienen por ese concepto (de transporte de datos)”, aseguró el director de Marcatel.

Aldea es la empresa a través de la cual De la Garza ofrece el servicio a televisoras de todo el mundo y no descarta que en el futuro pueda adquirir los derechos de las transmisiones para entregar el servicio completo a las diversas empresas.

Por otra parte, decidió incursionar en el segmento de Centros de Contacto debido a que sus clientes lo solicitaron a Marcatel.

“Estamos empezando la construcción de un centro de datos, lo estamos creando ahorita son poco más de 100 millones de dólares lo que estamos invirtiendo en eso”.

50 años en el sector. Hace unos 50 años “se me ocurrió el concepto de la comunicación personalizada, los RadioBips, lo desarrolle, fue difícil, tuve muchos problemas para convencer a la gente pero finalmente lo logré”, recordó De la Garza.

Al ver los cambios que se daban en las telecomunicaciones en los años noventa, el empresario decidió incursionar en telefonía fija. “Ya habíamos trabajado 30 años y vendría el declive”.

En 1994, formó a Marcatel, en 1995 solicitó la concesión y el 1 de enero de 1997, a la par del inicio de la competencia en el sector, la empresa ya tenía fibra óptica y lista para operar.

“En ese momento teníamos más de 200 millones de dólares instalados en la red de fibra óptica, equipos centrales y estar listos para operar”, comentó.

Adicional a dicha inversión, en 2015 la empresa invirtió 60 millones de dólares para renovar equipos y duplicaron la redundancia para garantizar que nunca van a fallar durante las transmisiones, servicio al que migró tras su paso por la telefonía fija.

“Éramos una empresa de telefonía de larga distancia nacional, pero las tarifas de interconexión y la voracidad de Telmex nos obligó a cambiar el rumbo a no ser solo una empresa de telefonía y mucho menos de larga distancia”, justificó de la Garza.

Inicialmente decidió salir del mercado y empezar por pujar para cambiar la legislación.

“Compré e instalé 36 pares de fibra óptica en México, era demasiada, para la tecnología de entonces, estaba bien, pero para la nueva tecnología sobró”, comentó el empresario.

Al percatarse que sobraba fibra óptica decidió hacer swaps con operadores de Estados Unidos, Francia, Inglaterra y Francia, “y fui cambiando fibra por porciones de ellos y armé un mosaico entonces ahora tengo una red de fibra óptica que cubre todo el globo”.

Con esa fibra, el empresario creó Aldea, basada en Montreal, Canadá, expertos en transportar contenidos de televisión de cualquier tipo, aunque se han especializado en las noticias y los deportes.

Por ejemplo, “la olimpiada de Beijing se transporta por la fibra y se la ofrecimos a Televisa y TV Azteca, a ESPN, a Fox Sports” por mencionar algunos, “ellos compran los derechos y yo se los transporto”.

Mantente al día con el boletín de El Universal