Suscríbete

Inversión para generar crecimiento

Cartera 07/01/2016 01:23 Joaquín Gándara Ruiz Esparza/Presidente Nacional del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas Actualizada 01:24
Guardando favorito...

Una vez terminada la llamada Crisis del Tequila y, con la autonomía del Banco de México, nuestro país ha gozado de 20 años de estabilidad macroeconómica. Se hicieron los cambios estructurales necesarios para darle solidez a nuestro sistema financiero, mismo que soportó la crisis más grande que ha vivido el planeta (2009) y que llevó a la quiebra a los Bancos más importantes del mundo, sin hacerle daño a nuestra Banca que mantuvo índices de morosidad adecuados y niveles de capitalización muy sólidos.

Los niveles de inflación observados en este período cada vez fueron más bajos, hasta llegar al mínimo observado en 2015, de alrededor de 2.5%. Nuestras reservas internacionales de alrededor de 180 mil millones de dólares, aunadas a la línea de crédito del Fondo Monetario Internacional por 70 mil millones de dólares, es otro de los factores que nos han llevado a tener grado de inversión, otorgado por las agencias calificadoras internacionales.

Estás circunstancias tan favorables, no hemos logrado que se traduzcan en crecimiento económico y sobre todo en bienestar para las familias mexicanas.

Podemos decir y, no nos faltará razón, que el entorno internacional no ha sido el más favorable, sobre todo desde finales del 2008 hasta la fecha. También es cierto, que en un mundo globalizado como en el que vivimos, estamos conectados con otras economías y en particular con la de nuestro vecino del norte y, que éste último, ha vivido momentos muy complicados desde los trágicos acontecimientos del 11 de septiembre del 2001.

El 2016 no se muestra como un año diferente; por el contrario, el entorno internacional es muy complejo. Existe mucha incertidumbre sobre cómo reaccionarán los mercados ante la política divergente que tendrán, por un lado la Fed con una subida de tasas, buscando la normalización de su política monetaria, pero por otro lado el Banco Central Europeo y el Banco de Japón, que seguirán con una política expansionista tratando de ayudar a sus economías a tener crecimiento económico. El crecimiento mundial, se verá afectado también por la desaceleración de la economía China, esta situación mantendrá los precios de los commodities bajos, impactando principalmente a los países emergentes que dependen fuertemente de la venta de estos productos.

No obstante todo lo anterior, México sí tiene la oportunidad de acelerar su crecimiento. ¿El camino? La inversión. Si analizamos nuestro país, separándolo por regiones, podemos ver que existen zonas de México que han generado las condiciones propicias para atraer las grandes inversiones en plantas de manufactura y que éstas, a su vez, también han generado toda una cadena de suministro que trae como consecuencia crecimiento económico, generación de empleos, mejora en los salarios y por supuesto, bienestar social.

Estados como Aguascalientes, Querétaro y Guanajuato ofrecen las condiciones propicias para la inversión en términos de bono demográfico, facilidades para la creación de empresas, mano de obra calificada, apoyos fiscales, infraestructura carretera y ferroviaria, etc. Es a través de las grandes inversiones que han llegado a estos Estados como han logrado diferenciarse notablemente del resto del país y generado condiciones de mayor bienestar para su población.

Los mexicanos tenemos que tomar como ejemplo las cosas que hacemos bien y llevarlas a lo largo y ancho del territorio nacional, debemos empezar por hablar bien de nuestro país, por señalar nuestras fortalezas y nuestros avances y fomentar las inversiones tanto nacionales como extranjeras.

En 2016, el IMEF trabajará fuertemente en señalar las áreas de oportunidad, pero sobre todo en la generación de propuestas que modifiquen el entorno actual y que logren transformar a México en un destino cada vez más atractivo para la inversión; que le otorgue certeza jurídica a los grandes capitales, que permita obtener rendimientos competitivos en los proyectos de inversión y que asegure estabilidad de largo plazo, no solo en el ámbito macroeconómico sino en todas las condiciones que están analizando los inversionistas para tomar la decisión de donde poner su capital.

Temas Relacionados
Banco de México
Guardando favorito...

Comentarios

 

Recomendamos