Se encuentra usted aquí

Letra muerta: los retos por resolver

La solución de controversias y apertura de fronteras, principales rezagos, dice experto
En la frontera entre México y EU se debió lograr una mayor agilización en el cruce de mercancía, aseguran expertos en comercio exterior (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
05/12/2016
01:35
Ivette Saldaña
-A +A

[email protected]

Desde que entró en vigor, la letra muerta del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) fue evidente en temas como solución de controversias, las reuniones de la Comisión de Libre Comercio y la apertura de fronteras estadounidenses a autotransportistas de carga mexicanos.

La falta de reglas claras para establecer un panel de controversias comerciales fue evidente porque no funcionó el mecanismo para nombrar a los integrantes del panel.

Por eso, hace más de 15 años que no se inicia una controversia dentro del TLCAN y se recurre a la Organización Mundial del Comercio (OMC) para dirimir las diferencias entre los tres países [México, EU y Canadá], aseguró el juez del Órgano de Apelación de la OMC, Ricardo Ramírez.

En la frontera de México y Estados Unidos debieron lograrse mayores avances en la agilización del cruce de mercancía, es decir, en materia de cooperación aduanera, agregó.

Pero también hubo pendientes como incluir un capítulo de compras de gobierno, el definir qué pasaría con el comercio de autos y camiones usados de Estados Unidos hacia México; el tema de servicios profesionales, normas trilaterales en materia de competencia, reconocimiento de normas sanitarias y fitosanitarias, dijo.

Lo que hace falta es mejorar “el intercambio y fortalecimiento de la integración regional a través de las reglas de origen. Aumentar el nivel de contenido regional. Propiciar mayor integración entre las industrias de los tres países, y para ello la regla de origen resulta clave”.

El presidente de la Asociación Nacional de Importadores y Exportadores de la República Mexicana (Anierm), Arturo Pérez Behr, aseveró que durante años EU violó el TLCAN al no permitir la entrada de autotransportistas de carga mexicanos a su territorio y orilló a México a firmar un acuerdo en el que apenas participan 15 empresas.

“Habría que cuestionar esa parte del tratado, porque son muchos años de ese acuerdo de autotransporte y la participación es nula”, dijo.

México, Canadá y Estados Unidos comercializan un millón de dólares cada minuto, de acuerdo con la Administración General de Auditoría de Comercio Exterior (Agace).

Los productos que más se exportan de la industria manufacturera mexicana al vecino país son automóviles y autopartes, pantallas y monitores.

El problema de origen, expuso el investigador de la Universidad Anáhuac del Norte, Arnulfo R. Gómez, fue que el TLCAN se implementó sin una estrategia adecuada. Es decir, se aplicó un liberalismo dogmático bajo la premisa de que “la mejor política industrial es la que no existe” que provocó la desarticulación de cadenas de producción en México.

“Como consecuencia, no hubo una política de competitividad, de fomento ni de comercio exterior realista, situación que fue agravada por la firma de otros tratados de libre comercio al por mayor y por una desgravación unilateral totalmente ilógica”, añadió.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS