El nacimiento de un nuevo integrante

El proceso combina tecnología y un trabajo artesanal en el que destacan los primeros trazos del diseñador o el modelaje de un vehículo de arcilla

Autopistas 20/06/2016 18:30 Actualizada 18:30
Guardando favorito...

Mil 400 días, más de mil esbozos, 5 mil kilos de arcilla y mil litros de pintura son algunas de las cifras que protagonizan el diseño de un nuevo modelo en SEAT. Es un proceso de cuatro años que empieza de forma artesanal, con un lápiz y un papel, hasta terminar con el vehículo en la cadena de producción.

Por el camino, también se trabajan vehículos de arcilla a tamaño real, se buscan nuevos colores y texturas y se define cómo será el interior del nuevo coche.

Todo comienza con el Briefing. En primer lugar, se redactan las líneas maestras que debe reunir el nuevo modelo. Es la hoja de ruta que definirá el ADN del coche, por lo que todo el proceso se ajustará a estas indicaciones.

Inician los Esbozos. Los diseñadores van dibujando el nuevo coche. Se parte de “lo que nos gustaría hacer”, explica Jaume Sala, responsable de Diseño Interior de SEAT, para terminar haciendo “casi una foto” del nuevo vehículo. Durante cuatro años llegan a elaborar más de un mil esbozos.

Generación del CAD. Una vez hechos los esbozos, se recrean virtualmente para dar volumen al futuro vehículo. El documento no sirve sólo para el diseño del nuevo coche, también se utiliza para hacerle un seguimiento técnico.

Modelo de arcilla. Sirve para recrear físicamente el diseño exterior, y se le va dando forma a medida que se introducen los cambios. En este proceso también hay un trabajo artesano, el del moldeador que va puliendo el modelo a mano.

Frozen model. Es el diseño exterior definitivo aprobado por la compañía. Tiene una apariencia completamente real, a pesar de ser todavía un modelo de barro. A lo largo de todo el proceso pueden llegar a utilizarse hasta 5 mil kg de arcilla.

Creación de colores. El departamento de Color&Trim se encarga de crear los colores internos y externos del nuevo modelo. Trabaja a dos años vista y recoge ideas que provienen “del mundo de la moda, la arquitectura o el diseño de producto”, explica Jordi Font, responsable de este departamento en SEAT. A pesar de llevar a cabo 100 formulaciones e invertir un mil litros de pintura, sólo 12 tonos conformarán la paleta exterior del coche.

Asientos. Para la elaboración de los asientos se tienen en cuenta criterios de “confort y estéticos”, asegura Jaume Sala. El departamento de Color&Trim también interviene en esta parte del proceso: con una máquina de coser se preparan los patrones “combinando los materiales y colores que puedan encajar mejor”, explica Jordi Font.

Diseño interior. “Está orientado al conductor”, enfatiza Sala, quien también explica que la pantalla ha ganado protagonismo hasta el punto que primero se decide su ubicación y luego viene todo lo demás. El diseño interior se rige sobre todo por la funcionalidad. “Nos preguntamos dónde guardar el teléfono móvil, las gafas o la botella de agua”. Por ello, concluye, debe ser ante todo “útil y eficaz”.

Todos estos procesos desarrollados a la vez culminarán en el nuevo modelo. Tras cuatro años de intenso trabajo, el equipo de diseño no se detiene, ya que siempre sucede que un nuevo proyecto se encamina. 

Temas Relacionados
Seat autos nacimiento Autopistas
Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios