El Último Dragoncito está cansado de los conformistas

Ser uno de los pioneros del concepto de Pequeños Estrellas, le otorga un valor especial a la voz del luchador Último Dragoncito

Lucha Libre, Dragoncito,
Especial
Universal Deportes 15/07/2020 22:25 Actualizada 22:32

Ser uno de los pioneros del concepto de Pequeños Estrellas, le otorga un valor especial a la voz del luchador Último Dragoncito. Y ejerce su jerarquía para alertar sobre el futuro del grupo, que fue uno de los más exitosos en el Consejo Mundial de Lucha Libre.

"Los Pequeños Estrellas cayeron en el conformismo de pensar que ya estaban en la empresa, y eso era suficiente. Si luchan bien, sino, también. Pero no, hay que entrenar para sobresalir, llegamos a estar en las terceras luchas, ahora no pasamos de las primeras. Las chavas (luchadoras) ya nos rebasaron, los micros también, entonces no hay esperar a ver qué nos dan", advirtió.

Y fue más allá, directo a la llaga abierta en el pelotón de mini estetas. "Los conformistas nos llevan entre las patas a Pierrothito, Pequeño Olímpico y un servidor, que estamos al pie del cañón. Si no quieren progresar, que le dejen el lugar a otro, en la escuela (del CMLL) vienen muchos elementos que podrían suplir a los que no quieran sobresalir en el concepto de Pequeños Estrellas".

LEER MÁS: Conoce el calendario del Mundial de Qatar 2022

Tal vez, un duelo entre los pioneros podría salvarlos, "pero eso ya depende de las decisiones de cada quien (Pierrothito y Pequeño Olímpico son los otros). En mi caso estoy dispuesto a todo, siempre y cuando den la autorización (en la empresa)".

Todo, menos abandonar el barco o probar suerte entre los luchadores llamados estándar. "Son decisiones de cada quien, (algunos compañeros) lo han hecho para entre comillas superarse y llegar a las grandes carteleras. Pero de los que han saltado a la categoría grande, el único que sobresalió fue el 'Pequeño Maestro' (Virus). Astral no pasaba de las segundas (luchas), Eléctrico no pasa de las segundas (luchas), Demus, debut y despedida. Entonces, a qué le tiran cuando sueñan, si van a subir es para llegar hasta arriba, no quedarse abajo. Si pidiera mi cambio sería para enfrentarme a un Último Guerrero, Euforia, Negro Casas, no porque esté chaparro les voy a tener miedo, que para eso vengo de la mejor escuela (la del Diablo Velazco)".

Y blasones no le faltan, fue el tercer campeón en la historia del grupo tras destronar a Orito en la Pista Revolución. Ha tenido el cinturón en cuatro ocasiones y no descarta un nuevo duelo de campeonato contra Shockercito, "tiene muy guardado el cinturón, sería un buen reto".

Sin hablar aún de un posible retiro, lo cierto es que el Dragoncito ya ha dado un paso importante para su futuro, al convertirse en uno de los maestros en la escuela de la Arena México. "Es una satisfacción muy grande. Las nuevas generaciones solo quieren volar, ya no quieren la antigua escuela, pero conmigo tienen que entrarle a las bases luchisticas para ser un buen profesional. Aquí van a empezar desde abajo. Así que ya saben a qué le tiran. En mis grupos no existe la palabra imposible, todo se puede lograr y hay que intentarlo".

Ha conocido a la lucha libre desde sus raíces, así que pese a respetar a los que piensan que la lucha libre es falsa, trabaja para crear luchadores que ofrezcan un buen trabajo para convencer a los escépticos. "El luchador debe tener la capacidad y las bases para seguir una secuencia que lo lleve hasta ser un verdadero profesional, no hay otra forma para lograrlo".

 
Temas Relacionados
LUCHA LIBRE Dragoncito

Comentarios