Costo de tickets se eleva sin control

En 1967 el boleto más barato tenía un precio de seis dólares; hoy se pagan más de dos mil por el show
Costo de tickets se eleva sin control
AP
03/02/2018
00:02
Ariel Velázquez
-A +A

 Dejemos de lado que para comprar un boleto del Super Bowl a precio oficial se necesita más suerte que la que Eagles requiere para vencer a los Patriots. Lo cierto es que al echar una mirada histórica al precio de las entradas, podemos dimensionar la importancia  que ha adquirido a lo largo de sus 51 ediciones el partido final de la NFL.
El Super Bowl dejó de ser una celebración que sólo importa a los estadounidenses,  para convertirse en la novia a la que todos los  aficionados  a los deportes quisieran besar. 
Como se puede observar en la gráfica, el costo para asistir al súper domingo se ha disparado tan astronómicamente como la popularidad de la NFL en diferentes partes del mundo.
Atrás quedaron los seis dólares de la entrada más barata que se pudo adquirir en 1967 en el Coliseo de  Los Ángeles en el primero de estos duelos, el cual disputaron los Packers de Green Bay y los Chiefs de Kansas City.
Aproximadamente  12 dólares en promedio  tuvo que desembolsar el público para ver a los Packers conseguir el trofeo que unos años después adoptaría el nombre de su coach, Vince Lombardi. 
Además, si se toma en cuenta la inflación, en la actualidad ese dinero (90 dólares), no alcanzaría para pagar un lugar de estacionamiento  cercano al US Bank, que tiene un costo aproximado a los 104 dólares.
Durante casi una década, el Super Bowl fue un juego accesible para el público en general,  pero al arrancar la década de los ‘90 el precio se catapultó por arriba de los 100 dólares por localidad, que dependiendo el año, podría  rondar los 300 dólares de hoy (5 mil 700 pesos).
Al tomar todos los factores económicos y calcular la inflación, el Super Bowl 50 que se llevó a cabo en 2016 en  el estadio de los 49ers, ha sido el más caro, sin tomar en cuenta el mercado secundario donde los valores incrementan de acuerdo con la oferta y la demanda de cada edición.
Los Patriots dejaron de ser un equipo local para pelear por el apoyo nacional y eso ha hecho que cada que llegan a un juego por el Vince Lombardi, los boletos  sean comprados como obras de arte, en este 2018, en espera de saber si Tom Brady y compañía podrán igualar a Pittsburgh con seis trofeos

Mantente al día con el boletín de El Universal