Tener una mala alimentación encoge tu cerebro