23 | JUL | 2019
Transactivistas, la batalla por la identidad
Foto: Carlos Ojeda / EL UNIVERSAL

Transactivistas, en la batalla por la identidad

29/06/2019
01:17
Tasneen Hernández
-A +A
Roshell Terranova narra que en la lucha por legalizar el cambio de género "muchas puertas se nos cerraron"; Veronnika Yépez reconoce que "es un trámite tormentoso pero necesario"

En la Ciudad de México se realizó una reforma en 2014 al Código Civil que permitió el acceso a toda persona a la reasignación para la concordancia sexogenérica en el acta de nacimiento por medio de un solo procedimiento administrativo; es decir, al reconocimiento de su identidad de género. Actualmente este trámite se puede realizar en seis entidades del país: Ciudad de México, Michoacán, Nayarit, Coahuila, Colima e Hidalgo.

De acuerdo a datos del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), tres mil 524 hombres y mujeres han realizado cambios de identidad de género en la Ciudad de México; dos mil 388 pasaron de hombre a mujer y mil 93 de mujer a hombre desde 2014.

Roshell Terranova es una mujer transgenero mexicana, actriz, empresaria y activista, quien desde hace más de 15 años ha luchado por el reconocimiento de los derechos de la Comunidad LGBTTTI+; ha participado en las actividades que han dado lugar a las sociedades de convivencia, matrimonio igualitario, ley de no discriminación en la CDMX y también la ley para adecuar la personalidad jurídica.

roshell_terranova_101210087_0.jpg

Roshell narró en entrevista para EL UNIVERSAL el largo camino de la lucha por el derecho del reconocimiento a la identidad jurídica de acuerdo al género con el que se desarrolla una persona trans. “Nosotros presentamos la primer iniciativa en el 2004 con el diputado Inti Muñoz, fue rechazada y la volvimos a presentar en el 2008 y fue hasta el 2014 cuando lo pudimos lograr”, destacó. Para dar forma a esta iniciativa, tomaron como ejemplo las legislaciones de otros países, como el caso de Cuba y Argentina.

“El proceso ha sido así, juntarnos, unirnos, trabajar nuestras necesidades, convocar a expertos psicólogos, sociólogos, politólogos, que se sumaron a estos talleres previos, empezar a hacer cabildeo con diputados. Muchas puertas se nos cerraron pero también muchas se nos abrieron hasta que se logró”, destacó.

La empresaria y actriz aceptó que para ella, el cambio de identidad legal no era algo muy necesario. “Yo he sido afortunada y he podido abrirme el camino académico porque pude hacer licenciatura, tengo una maestría en cultura de belleza, tengo una licenciatura en actuación y entonces para mi era no muy importante. Porque me he podido desarrollar, siempre he luchado, nunca me he dejado vulnerar. Me hacía respetar hasta por mis hermanos”, refirió.

roshell_terranova_101210141.jpg

Roshell Terranova es reconocida como personaje clave en el activismo, escena trans y travesti de la Ciudad de México.  Aconsejó a cualquiera que se encuentre en la situación de decidir por hacer la adecuación de personalidad jurídica que lo realice, ya que eso le visibiliza ante la sociedad. 

“Es importante estar acorde aunque sea un largo caminar porque es una línea cronológica de tus derechos, si ya estás con tu nombre que es tu personalidad tiene acceso a créditos a acceso al sector salud eres sujeta de más respeto si tú les demuestras que efectivamente quien dices ser, eso es lo más importante y no estar indocumentada en tu propio país”, apuntó.

La lucha es todos los días, todos los días...

Para Veronnika Yépez Aguirre, mujer transactivista que también ha luchado por el reconocimiento de los derechos de la comunidad LGBTTTI+, obtener su acta de nacimiento donde se le reconoce como mujer fue un trámite tormentoso pero necesario. 

Gracias a la simplificación del trámite hace dos años, dijo, realizó el cambio en su acta de nacimiento. “Me costó mucho trabajo saber que existía ese trámite, sabíamos que se podía hacer eso, pero teníamos el conocimiento que era muy complicado, que porque tenías que llevar un juicio e ir y cumplir una serie de trámites que luego son muy engorrosos y que pues no, no los iba a hacer. Después me enteré más a fondo sobre el trámite y los requisitos que necesitaba y acudí al registro civil. Antes tuve que cambiar mi dirección, porque radicaba en el Estado de México, e ir a Arcos de Belén (sede del Registro Civil en la CDMX) a empezar todo el trámite”, contó.

Veronnika reconoció que pese a las facilidades que existen actualmente, muchas personas no están informadas y por lo tanto no acceden a este derecho. “Es parte de la ignorancia de nosotras las trans, que no conocemos bien ese trámite. Es difícil para la gente que no está en medio de todo lo que es la sabienda de que son los programas sociales, de todos  los derechos que tenemos”, admitió. 

Actualmente Veronnika es activista en la alcaldía Iztapalapa y relató que se decidió a realizar el cambio de su identidad legal por la necesidad de reconocimiento a su persona como mujer trans. “Si era  algo que yo necesitaba y que yo quería, porque ya transicioné; el transicionar a una mujer trans ya era mucho, pero todavía faltaba el reconocimiento en el espacio público, institucional”, mencionó. 

“No coincidía que yo iba a algún lugar alguna institución y me llamaban por mi anterior identidad, eso era algo muy molesto, vergonzoso, era algo que yo ya no quería. Porque yo quiero ser Verónica, yo quiero ser ya reconocida tanto por mi misma, pero también necesito que todo este sistema, me reconozca como tal, ya que es un beneficio por el cual hemos luchado las mujeres trans y en eso se refleja; si fue algo que yo necesitaba y después de eso me siento muy plena”, resaltó.

El trámite de Veronnika, tal como ella lo acepta, no tuvo un costo monetario muy elevado,a diferencia de hace algunos años, pero si le costo tiempo e incomodidades. “No me costó en cuestión de dinero porque el trámite es completamente gratis, solo pagas tu acta que son 70 pesos y en ese  entonces a mi me tocó la suerte de que me salió gratis, o sea completamente gratis, porque era una campaña del registro civil y salía tu acta completamente gratis. El tramité me costó nada. Más que mis pasajes, más que invertir tiempo, eso es lo que cuesta”, finalizó.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios