Suscríbete

“Agresor puede ser cualquier hombre”

Candidatos no conocen el dolor de familiares de víctimas, acusa; necesario, restaurar confianza de las jóvenes en sus padres, dice

Periodista, Frida Guerrera. (LUIS CORTÉS. EL UNIVERSAL)
Nación 20/05/2018 02:52 Karla Rodríguez Actualizada 05:33

[email protected]

Frida Guerrera tiene más marcas que un tiburón. La herida más dolorosa, quizá, es el caso de “la niña de las calcetitas rojas”, que dice, estremeció a la sociedad porque fue golpeada hasta perder la vida el 18 de marzo de 2017.

Durante nueve meses, Frida visibilizó a Calcetitas Rojas y por ello fue amenazada. Sin embargo, nada la detuvo. Hoy los presuntos asesinos están bajo proceso.

#Niunamás. El feminicidio en México es un libro que no debió ser escrito, ella misma lo asegura, pero Frida lo redactó como una forma de hacer ver una oleada contra las mujeres, no solamente como un conteo, sino desde la tragedia que embarga a las familias desmembradas porque han perdido a una mujer, explica en entrevista con EL UNIVERSAL.

“Si me siento a llorar, se me van las fuerzas de luchar por la justicia que mi hija me merece”,  dice.

¿Qué opinas de las propuestas de los candidatos a la Presidencia sobre el tema [de feminicidio]?

—No las hay. Es más, ni siquiera tienen propuestas. Es insultante que hablen del tema porque no conocen el dolor, no tienen idea de lo que es hablar con una madre a quien le han arrebatado a su hija. No tienen idea de lo que implica.

Los candidatos no han visto cómo una familia se rompe, porque ellos desaparecen el mismo día en el que les desaparecen a sus hijas; son asesinados junto con sus seres queridos, con sus mujeres.

¿Cómo surgió la idea de escribir este libro?

—En una necesidad de hacer conciencia para la sociedad porque es un tema urgente.

¿Cómo estructuraste la investigación que hiciste para el libro?

—Busqué en medios las notas rojas, di seguimiento y documenté.

¿En qué estados o ciudades hay más feminicidios?

—El libro lo dejé en el recuento de 2016, pero ya se ha hecho un recuento de 2017 y ya estamos en 2018. En cualquier caso, lideran el Estado de México y Veracruz, se pelean el primer lugar; Guanajuato, ahorita está a la par, y Guerrero.

Esos son los más violentos, pero [el problema] está creciendo en todos lados, por ejemplo, en San Luis Potosí, Tamaulipas y Baja California, que este año presenta cifras terribles con un registro de 20 feminicidios. Campeche, Aguascalientes y Durango son los estados que se mantienen con los lugares más bajos y espero que de verdad sea así.

¿Has intentado acercarte a las autoridades de esos estados?

—Nunca voy a hablar con las autoridades. Para mí la voz que importa es la de las mujeres, la de las víctimas, y la de quienes han sido violentadas. Las autoridades no me interesan.

¿Cómo lidiar con el dolor ajeno para redactar estas historias?

—No lucho contra el dolor. Cuando me entrevisto con las familias tengo que entrevistar al dolor, tengo que apapacharlo, dejarlo que grite que se enoje y que miente madres.

Después de hablar con este dolor, le digo: “Dame permiso, necesito conocerla a ella” y es cuando le pido a las familias: “Preséntame a tu hija, cuéntame, déjame que yo la conozca”. Y es cuando esto sucede que empiezan a hablar de ellas, cuando se acuerdan de cuando nació, de cosas lindas y la vuelven a tener.

De todas las historias que con las que te has encontrado, ¿cuál es la que más te ha marcado?

—Son varias, pero la que más me ha marcado es la de “Calcetitas”.

Empecé a hablar para conseguir su foto, me acuerdo que en algún momento me comentaron: “Creo que ya está en la fosa” , luego otra fuente me dijo: “Creo que la echaron a la fosa”, y una más: “Creo que sí está en la fosa”; tres personas diferentes. Eso fue en septiembre. Hice una transmisión [en Facebook] en la que casi lloro y me llegaron tres imágenes de esta niña.

Con la negación de las autoridades, que tienen todo menos sensibilidad, dije: “No voy a parar, no puedo parar”. Daniel [su esposo] lloró mucho, se indignó demasiado y él fue quien empezó a ver las mordidas. Me dijo: “Mira, está mordida, tiene cicatrices por todos lados”. Finalmente, volteé a verlo y le dije: “No vamos a parar, así me tarde años” . A los nueve meses dimos con toda esta investigación. Creo que siempre en mi vida, mi historia y mi trabajo va a estar ligado a Calcetitas Rojas.

¿Cómo definirías el perfil de alguien que atenta contra la vida de las mujeres?

—Es que no tienen perfiles, puede ser cualquiera, desde el más “bueno” hasta el más “normal”. Algunos son predadores que están esperando el momento de atacar.

La diferencia entre los animales y ellos es que unos cazan para comer y los hombres, predadores, cazan para satisfacerse. Estamos tan expuestas que te puede asesinar desde la persona con la que duermes hasta la que te ve en el camión.

¿Qué le recomiendas a las jóvenes y a los padres de familia para que puedan prevenirse?

—Que manden siempre su ubicación, que le digan a su amiga, a su mamá o a alguien con quién van a estar o salir, porque si algo pasa, ahí puede empezar a buscar. Es necesario reconstruir la confianza con los padres; que si conocen a alguien en situación de violencia, le ayuden imprimiendo los números de emergencia para que por lo menos ellas sepan que alguien las puede ayudar.

Tenemos que aprender a cuidarnos entre nosotras. No es guerra de hombres contra mujeres, sino contra la impunidad, la corrupción y las autoridades sumisas que tenemos; es romper con los mitos de “hombres por allá y mujeres por acá”.

Comentarios