Pide Arquidiócesis que haya reconciliación

Exhorta a feligresía a respetar “decisión democrática” del país; tras comicios, dice que mexicanos viven una “cruda electoral”
El arzobispo primado de México, Carlos Aguiar Retes, durante una homilía en la Basílica de Guadalupe, donde pidió orar por Nicaragua tras los hechos de violencia ocurridos en la semana en las protestas de estudiantes (MOISÉS PABLO. CUARTOSCURO)
16/07/2018
03:59
Perla Miranda
-A +A

[email protected]

Después de las elecciones en las que se eligieron más de 3 mil cargos públicos, entre ellos el de Presidente de la República, los mexicanos deben alcanzar la reconciliación a través del diálogo, luego de herir a aquellos que no compartieron sus opiniones políticas, consideró la Arquidiócesis Primada de México.

“Siguiente paso, la reconciliación”, es el título del editorial del semanario religioso Desde la fe, en el cual la Iglesia expresó que “la vorágine electoral está llegando a un punto muerto en cuanto a competencia política, pero hoy, como mexicanos, necesitamos alcanzar la reconciliación en distintos niveles, con uno mismo, con los demás, con nuestro entorno y con Dios”.

En el artículo se hace un llamado a la unidad nacional para lograr una verdadera reconciliación y así poder caminar hacia un buen rumbo como nación.

“La reconciliación es bendecir un lugar sagrado que fue violado. Algunos mexicanos quizá sienten una especie de cruda electoral por haber proferido expresiones hirientes contra otros de opiniones políticas distintas, hay que tener la disposición para caminar por los rumbos que fueron establecidos por una mayoría democrática [al votar en los comicios]”, apuntó.

Agrega que la sociedad requiere de tres tipos de reconciliación. La primera es con uno mismo, y será posible a través de la conciencia con la que cuenta el ser humano. “A veces cometemos excesos al ardor de alguna pugna, pero es necesario reconciliarnos con quienes lastimamos y con quienes sentimos que nos lastimaron en esa dinámica de dimes y diretes”.

La segunda es mediante el diálogo, puesto que éste “sigue siendo fundamental para la reconciliación. Si por discrepancias políticas zanjamos relaciones con quienes usualmente convivíamos, es un buen momento para reanudarlas mediante el reconocimiento de nuestros excesos, tratando al mismo tiempo de comprender que nuestros motivos también fueron los motivos de los otros para trabar alguna discusión que dejó malestares”.

La tercera invita a los feligreses a no caer en peleas innecesarias por el uso que le hayan dado al voto a favor o no de la fuerza política que se vio favorecida en los comicios, porque todos forman parte de México.

“Así como aquéllos que votaron por la opción política favorecida no pueden pensar que los beneficios del nuevo gobierno deben ser exclusivos para ellos, quienes emitieron su voto por otra opción cometerían un error si alimentaran el deseo de que el país se cayera a pedazos para demostrar que tenían la razón al opinar distinto”, se precisó.

Oración por Nicaragua. Al encabezar la misa dominical, Carlos Aguiar Retes, arzobispo primado de México, pidió a los fieles unirse en oración y solidaridad cristiana a favor de los obispos que viven una situación de tensión en Nicaragua.

“Pidamos por el cardenal Leopoldo Brenes y los demás obispos y hombres de buena voluntad para que ayuden a su pueblo a encontrar caminos de justicia y paz”, comunicó.

Aguiar Retes dijo a los feligreses reunidos en la Basílica de Guadalupe que el evangelio indica sacar todo mal que exista en un ambiente ya sea familiar, laboral o social, “hay que expulsar a los demonios, y para lograrlo es necesario ayudar en momentos de tensión personal o social.

“Nos debemos unir en esos momentos; cuando vemos que otros sufren debemos ayudar con la oración y la solidaridad cristiana, con nuestro ejemplo tenemos que indicar la forma de cómo vivir las enseñanzas de Nuestro Señor y Salvador Jesucristo”, expresó.

Durante su homilía el prelado hizo un llamado a los creyentes a denunciar, anunciar y dar testimonio a partir de su ejemplo para poder glorificarse.

Aseveró que para denunciar es necesario empezar con una mejora fraterna entre la familia, los vecinos, los compañeros de trabajo o en el oficio, e indicar a tiempo cuando se observa una equivocación o conductas inapropiadas. “Esa es la actitud fraterna que tiene que llevar la denuncia”.

Agregó que ésta debe ir acompañada del anuncio.

“Tenemos que indicar qué hacer, no sólo decir al otro que va mal, sino qué actitudes puede corregir y cómo hacerlo, en esta dimensión podemos señalar el camino que deben seguir”, abundó.

Para dar testimonio, el purpurado dijo a los católicos que es necesario “enseñar al prójimo a partir de las experiencias propias”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS