Joaquín Torres
Foto: Pedro Villa y Caña/EL UNIVERSAL

Pega desabasto de gasolina a comerciantes de la Central de Abasto de CDMX

10/01/2019
12:25
Pedro Villa y Caña
-A +A
El vendedor Joaquín Torres lleva tres días tratando de vender 13 toneladas de naranja, considera que la falta de combustible ocasionó que los compradores no hayan asisitido al mercado

Read in English

Comerciantes de la Central de Abasto de la Ciudad de México, considerada como el mercado más grande del mundo, aseguraron que el escasez de gasolina les está afectando económicamente, debido a que ha disminuido la presencia de compradores que regularmente asisten a este centro, ubicado en Iztapalapa.

En el andén R-S de la sección de frutas y verduras, Joaquín Torres, quien lleva tres días en la capital mexicana tratando de vender 13 toneladas de naranja desde Veracruz, consideró que la falta de combustible ha ocasionado que los clientes que siempre le compran el cítrico ahora no se hayan hecho presentes.

Esta preocupación se acrecienta debido a que las toneladas de naranja podrían comenzar a pudrirse, lo que le ocasionaría una considerable pérdida de miles de pesos.

“No ha venido nadie (a la Central de Abasto), en otros días esto está lleno y nos movemos rápido, pero con esto de que no hay gasolina, pues tenemos que estar esperando a que lleguen, porque la gente, al ver que no hay gasolina no viene”.
naranja.jpg

Junto a su camión azul y donde las toneladas de naranjas aguardan a que lleguen clientes, el hombre de 45 años y originario de Minatitlán, espera que esta situación, derivada del plan del gobierno federal contra la extracción ilegal de gasolina, tenga resultados, puesto que es un problema que debe de terminar.

“Ojala y todo sea para bien, pero que no se tarden, porque si continúa esta situación nos va afectar todavía más”, dijo.

En tanto, el dueño de una frutería en la alcaldía Venustiano Carranza, quien se surte de mercancía en este enorme mercado y quien no quiso dar su nombre, comentó que ayer miércoles no vino a comprar debido a que su camioneta no tenía gasolina, lo que afectó su bolsillo.

“Ayer no vine porque no tenía como moverme, porque ni modo que lleve las cajas en un taxi. En la noche pude encontrar una gasolinera que si estaba abierta y llené el tanque, pero como no tuve mercancía fresca no hubo buena venta”, señaló.

mpb

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios