Las leyes son más lentas que la distribución de noticias falsas

Richard Gingras, vicepresidente del área de noticias de Google, detalla las estrategias que la tecnológica toma para impulsar la información de fuentes confiables; "no es responsabilidad de Google tomar decisiones de qué puede ser encontrado o no”, dice

"Por supuesto que hemos cometido errores, pero debe entenderse la naturaleza de cada plataforma"
Nación 21/06/2018 16:10 Renata Sánchez Actualizada 17:47
Guardando favorito...

El mayor problema sobre las noticias falsas y la desinformación es que se distribuyen en un ambiente político en el que, en muchos casos, amenazan la libertad de expresión, expuso Richard Gingras, vicepresidente de Google News.

Cuando se habla de regular las noticias falsas, inevitablemente se debe pensar en quién decide qué es y que significa eso para que aparezca en el buscador de Google o no, expuso.

En una mesa con medios, Gingras dijo que cuando se piensa en propuestas de regular las noticias falsas, inevitablemente debe considerarse la libertad de expresión.

“En un mundo donde la desinformación y las noticias falsas se vuelven comunes, se tornan en un asunto de relevancia para abordarlo.

"Por supuesto que hemos cometido errores, pero debe entenderse la naturaleza de cada plataforma. El buscador debe permitir que cualquiera encuentre cualquier información pública, dentro de lo legal, pero no es responsabilidad de Google tomar decisiones de qué puede ser encontrado o no”, explicó en una mesa con medios.

Ante la pregunta sobre cuál era el rol de la plataforma si un candidato compra palabras relacionadas con un contrincante político, Gingras respondió que era algo que se llevó ante el Instituto Nacional Electoral para que se reglamente porque no hay ninguna ley ni regla que lo prohíba, ni tienen lineamientos para manejarlo.

“Si una autoridad nos comenta que es ilegal o inapropiado, lo respetamos y creamos un lineamiento, pero no hay una política pública que regule esos anuncios”.

Responsabilidad por el contenido

Gingras explicó que Google no sólo desea un internet de calidad, sano y abierto, sino que su propia existencia depende de ello.

Para impulsar la información de calidad, el buscador desarrolló un algoritmo que posiciona notas de sitios confiables cuando ocurre una noticia de último momento, basados en la relevancia del evento y en páginas de medios con una reputación validada, qué tan citados son por otros medios, si son locales, y la diversidad de autores, entre otras características.  

Además, cuentan con 10 mil lectores en todo el mundo que prueban las actualizaciones del algoritmo del buscador para analizar qué tanto coinciden y cuán es confiable la información que aparece en los resultados.

Con esto también evalúan la reputación de los sitios como fuentes confiables.

Google ha invertido 300 millones dólares en proyectos de innovación en empresas periodísticas y 10 millones en programas de educación mediática, es decir, técnicas para desarrollar capacidades críticas sobre la fuente y motivación de quien publica un contenido en internet.  

“Los modelos de negocios han cambiado para las empresas de medios con la llegada del internet, pero decir que la razón de la destrucción de los medios es Google u otra plataforma tecnológica es una falacia”, concluyó Gingras.
 

Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios