Elba Esther Gordillo ofrecerá conferencia de prensa el próximo 20 de agosto

La ex lideresa magisterial dará su opinión y posición sobre su caso el mismo día en que arranque el ciclo escolar 2018-2019

Elba Esther Gordillo (ARCHIVO. EL UNIVERSAL)
Nación 08/08/2018 05:20 Diana Lastiri y Teresa Moreno Actualizada 05:20

Será el mismo día en que arranque el ciclo escolar 2018-2019, el próximo 20 de agosto, cuando la ex presidenta del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Elba Esther Gordillo Morales, salga a pronunciarse después de haber pasado cinco años, cinco meses y siete días en la cárcel y prisión domiciliaria.

Así lo dijo su abogado, Marco Antonio del Toro Carazo, esta madrugada en conferencia de prensa para anunciar el sobreseimiento del caso.

“El próximo lunes 20 de agosto habré de convocar a aquellos medios de comunicación que tengan interés en conocer mi opinión y posición sobre los sucesos relativos”, leyó en una carta dirigida a los medios de comunicación.

El 26 de febrero de 2013, Gordillo Morales fue detenida en el aeropuerto de Toluca, Estado de México, procedente de San Diego, California.

El entonces Procurador General de la República (PGR), Jesús Murillo Karam dijo en conferencia de prensa que la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) presentó una denuncia formal ante la PGR; acusó una operación irregular por 2 mil 600 millones de pesos de dos cuentas bancarias del SNTE. Se le acusó de los delitos de lavado de dinero, delincuencia organizada y defraudación fiscal.

Fue trasladada al penal de Santa Martha Acatitla; y de ahí, el 1 de marzo de 2013, al penal femenil de Tepepan, para ser atendida de sus padecimientos en la Torre Médica de Especialidades.

Posteriormente fue trasladada al hospital María José Roma, en la colonia Roma Norte, donde sus familiares llegaban a pagar hasta 10 mil pesos diarios por la atención que recibía.

Gordillo Morales cumplió 73 años el 6 de febrero y presenta un cuadro clínico que incluye 10 enfermedades como hepatitis viral tipo C, hipertensión arterial sistemática, secundaria a la insuficiencia renal moderada, dos aneurismas saculares en el cerebro, y desde hace años sólo tiene un riñón después de haberle donado el otro a su primer esposo.

Ahí permaneció hasta el 15 de diciembre de 2017 cuando se le concedió el beneficio de prisión domiciliaria.

Comentarios