Benita Ortega Vicente, mamá de Karla Emilia. Foto: Germán Espinosa

Karla salió a divertirse y no volvió, dice su mamá. Historias de la Caminata por la Paz

24/01/2020
16:22
Ciudad de México
Alexis Ortiz, enviado, Justino Miranda, corresponsal
-A +A
Han pasado casi cinco años desde la última vez que Benita Ortega Vicente vio por última vez a su hija, quien desapareció en Ciudad Altamirano, Guerrero, el 27 de septiembre de 2015

En EL UNIVERSAL te presentamos algunos casos por los que la Caminata por la Paz se ha movilizado para ser recibidos por el gabinete de seguridad del gobierno federal, y a la espera de que el mismo Presidente decida tener un encuentro con ellos.

Han pasado casi cinco años desde la última vez que Benita Ortega Vicente vio por última vez a su hija, Karla Emilia Pérez Ortega, quien desapareció en Ciudad Altamirano, Guerrero, el 27 de septiembre de 2015.

El caso de la joven confirma datos oficiales presentados a inicio de este año por la CNB y la Subsecretaría de Derechos Humanos: las mujeres de entre 15 a 19 años son las que más desaparecen en el país, pues concentran el 28 por ciento de los casos reportados hasta el 2019.

Karla Emilia, de 19 años, salió a divertirse con sus amigos una noche y nunca más volvió a casa. Las indagatorias que han realizado sus propios familiares apuntan a que las personas con las que estaba Karla Emilia el día de su desaparición pudieron haber participado en el ilícito.

También lee: "Tengo miedo", dijo Francisco a su mamá, luego desapareció. Historias de la Caminata por la Paz

Con esta idea Benita  ha confrontado a los compañeros de Karla y autoridades locales de Guerrero, sin embargo nadie ha confirmado la hipótesis ni tampoco los agentes de investigación se han dado a la tarea de agilizar sus labores y dar con el paradero de la joven.

Desde el día de ayer, 23 de enero, la indignación ha sido el motor de Benita para participar en la Caminata por la Paz convocada por la familia LeBarón y el activista Javier Sicilia.

"Mi vida ya no es igual, nosotros caminamos sin vida, así lo hacemos nosotros, con mucho dolor, para mí la televisión, la música, las fiestas y el mundo se acabó. Todo se acabó para mí", asevera Benita.

También lee: No podemos permitir que los niños se armen: Sicilia 

MAOT

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios