23 | ABR | 2019
Los bosques de Amecameca en el Estado de México
(Foto: Archivo / EL UNIVERSAL)

Advierten que 12 millones de personas viven en precariedad en regiones forestales

20/03/2019
13:36
Redacción
-A +A
El Consejo Cívico Mexicano para la Silvicultura indicó que el sector forestal ha sido subestimado y marginado en las agendas políticas; pidió incentivar las actividades en este rubro y ser contemplado en el Plan de Nacional de Desarrollo

En el marco del Día Internacional de los Bosques, que se celebra el 21 de marzo, se reportó que 12 millones de personas que viven en estas regiones viven en condiciones de precariedad.

De acuerdo con el Consejo Cívico Mexicano para la Silvicultura (CCMSS) para combatir la pobreza en el país se debe incentivar las actividades en el sector forestal y estas deben estar contempladas en el Plan de Nacional de Desarrollo (PND) 2019-2024.

“En el marco del Día Internacional de los Bosques y del proceso de construcción de un Plan Nacional de Desarrollo que establezca las bases de la política pública del país para los próximos seis años, es fundamental que se coloque en el centro de la agenda el manejo y aprovechamiento sostenible de los recursos naturales mediante el fortalecimiento de las capacidades productivas y la articulación de mercados locales, pues esto permitiría que estas poblaciones rurales forestales puedan hacerse de ingresos y mejorar sus condiciones de vida” compartió el CCMSS.

Realizaron una recomendación al gobierno actual para no considerar como “pobres” a las personas que viven en estos sectores y plantearon que esta administración los vea como potenciales productores y generadores de riqueza a través del manejo y aprovechamiento de sus recursos naturales y territorios.

Agregaron que el manejo y aprovechamiento de los recursos naturales no está peleado con la conservación de los bosques. Como ejemplo, el Consejo señaló que “son miles de emprendimientos productivos de generación de productos como la miel, la madera, las resinas, el café, el turismo ecológico y la producción agroecológica de alimentos, entre otros.

Desafortunadamente, en vez de apoyar este tipo de iniciativas, los gobiernos pasados han privilegiado otros modelos de desarrollo en el entorno rural”.

Otro dato que compartió esta asociación fue que, aun cuando México es un país de vocación forestal y no agrícola –70% del territorio presenta cobertura vegetal, lo que equivale a alrededor de 130 millones de hectáreas; mientras que solo 20 millones de hectáreas corresponden a tierras de cultivo o pastoreo ganadero— el sector forestal ha sido subestimado y marginado en las agendas políticas.

A esta información mencionaron que aunque las estadísticas hablan de una disminución en los años recientes de la pobreza extrema en México, esta condición aún afecta al 17.5% de la población rural, la cual representa el 23% de la población del país.

Según el documento “México rural del Siglo XXI”, publicado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), “la importancia de la protección de los recursos naturales descansa de manera especial en la población indígena, ya que esta población vive donde se localizan las mayores superficies de bosques y selvas y donde se capta el agua de lluvia”.

Este mismo documento detalla que una de las características sobresalientes de los núcleos agrarios con población indígena es la disponibilidad de recursos naturales.

“Nueve de cada diez ejidos y comunidades disponen de algún recurso natural; y son dueños del 28% de los bosques y la mitad de las selvas que existen en la propiedad ejidal. Más aún, las comunidades rurales e indígenas son propietarias de más del 80% de los ecosistemas en buen estado de conservación, en donde se concentra gran parte de la biodiversidad del país”, indica el informe.

lsm

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios