Sin beneficios, trabajadores por honorarios

Empleados de la Cámara Baja no tienen el mismo apoyo

Sin beneficios, trabajadores por honorarios
Ricardo Rodea lleva dos meses laborando en la Cámara Baja y espera desarrollar sus habilidades profesionales en el lugar. LUCÍA GODINEZ. EL UNIVERSAL
Nación 16/12/2018 03:37 Alejandra Canchola y Horacio Jiménez Actualizada 05:02

[email protected]

Ricardo Rodea cumplió dos meses como trabajador de la Cámara de Diputados. El mismo día que reparten los vales de Día de Reyes y las invitaciones para la fiesta de fin de año a los trabajadores de base, al joven historiador sólo le entregan el cheque con su sueldo quincenal, él está contratado por honorarios.

“Hice mi servicio social aquí y me quedé a laborar. Estudié Historia y el trabajo en el archivo histórico de la cámara tiene mucho que ver con mi carrera, además me he enterado de cómo es el proceso legislativo y me gusta mucho estar aquí”, cuenta a EL UNIVERSAL.

Mientras espera en la larga fila para cobrar su quincena, Ricardo comenta que se convirtió en historiador en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM y que varios de sus compañeros sólo han encontrado trabajo mediante el outsourcing y por honorarios, como él.

Eso no lo desanima, son- ríe y guiña el ojo mientras habla, confía en que será su primer trabajo de una serie de empleos que lo llevará a escalar a puestos más importantes. No piensa en la antigüedad ni en que no recibirá vales, ni invitación para la fiesta de fin de año, como sus compañeros.

Un piso arriba de la Tesorería, en el Edificio E del Palacio Legislativo de San Lázaro, Érika Salazar no hace fila para recibir sus vales para Día de Reyes y aprovecha para darle la invitación de la fiesta de fin de año a una persona que trabaja como personal de limpieza.

“Está muy bien lo que dan, bueno, no es mucho, pero como va aumentando cada año el salario mínimo, te aumentan el monto de los vales. Yo sí los uso para las fiestas decembrinas, este año mi mamá se puso un poquito mal y me va a tocar pasar con ella la Navidad, en Chihuahua”, afirma.

Érika no podrá asistir a la fiesta de fin de año por irse a Chihuahua, pero dice que no tiene problema en compartir la invitación con sus compañeros de limpieza, que son contratados por una empresa privada y tampoco tienen los beneficios navideños de un trabajador de la Cámara Baja.

Por otro lado, Érika ha trabajado por 18 años ininterrumpidos en la Cámara de Diputados, se ha desempeñado en el área de relaciones públicas para las comisiones de Puntos Constitucionales y Turismo, y como encargada del área de servicio social en el mismo lugar.

Después de seis días de iniciada la 64 Legislatura, el presidente de la Mesa Directiva, Porfirio Muñoz Ledo (Morena), anunció que se regularizaría al personal que labora bajo la tercerización del trabajo y por honorarios.

“En esta cámara [la de diputados] no habrá más tercerización, no habrá outsourcing; ya tenemos una consulta con los abogados […] No será de la noche a la mañana, porque tenemos que presupuestarlo, tenemos que seleccionar”, comentó en conferencia Muñóz Ledo.

Ricardo, de 25 años, posa para la cámara de EL UNIVERSAL con las manos cruzadas, en ellas sostiene su cheque quincenal por menos de 5 mil pesos, pero son- ríe, pasará la Navidad en compañía de la familia de su novia y el Año Nuevo con su familia en el norte del país.

Érika alcanza a la señora del aseo y le pide la invitación a la fiesta de fin de año que acaba de entregarle, posa con ella para la lente de El Gran Diario de México. “Gracias manita, nomás era para la foto, que te vaya bien, ándale, ¡felices fiestas, manita!”, le dice mientras se despiden con un abrazo.

“Es bonito que hagan esa convivencia, y a mí pues sí me sirven los vales, mi niño tiene ocho años y ya anda viendo los regalos para las festividades. En verdad fue un año difícil, pero mejor que algunos otros”.

El beneficio que recibió Érika se otorga solamente a trabajadores de base, operativos de confianza y de base sindicalizada que tengan hijos menores de 12 años.

El apoyo incluye la entrada del trabajador y cada uno de sus hijos registrados a un parque de diversiones. Además, deben inscribirse en las últimas semanas del mes de octubre, de acuerdo con información de la Dirección de Relaciones Laborales y Servicios al Personal.

Para el registro, cada trabajador debe presentar su último recibo de pago de nómina y las actas de nacimiento de sus hijos en original y copia.

Érika regresará de sus vacaciones decembrinas en los primeros días de enero y podrá entonces recoger el vale para llevar a su hijo al parque de diversiones.

“Primeramente Dios vamos a regresar en enero, descansados y con mucho ánimo para echarle ganas en 2019 a la nueva Legislatura que ya pinta muy interesante”, concluye.

Comentarios