Indagan desvíos de Borge con becas y sillas de ruedas

Fiscalía de QR revisa operaciones de la institución creada en 2016; Gabriela Medrano, ex diputada local, y Mauricio Góngora, también involucrados
La Fundación Borge se definía como una institución de asistencia social que basaba su actuar en la “honestidad, agradecimiento, autonomía y libertad”. Uno de sus principales ejes era el cuidado del medio ambiente. FOTOS: ESPECIAL
30/01/2018
03:40
Manuel Espino Bucio
-A +A

[email protected]

La Fiscalía General de Quintana Roo investiga si el ex gobernador Roberto Borge Angulo, encarcelado en un reclusorio federal en Morelos, desvió recursos públicos a la Fundación Borge, que creó en 2016 para apoyar mediante becas, cursos, exámenes médicos gratuitos y sillas de ruedas a grupos vulnerables de la entidad.

Al perder la gubernatura, Borge Angulo y el ex candidato del PRI-PVEM, Mauricio Góngora Escalante, detenido la semana pasada en la Ciudad de México por daño patrimonial que asciende a 594 millones de pesos, diseñaron y pusieron en marcha la institución, cuyo lema era: “Realizando Buenas Acciones”.

La ex diputada local por el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y quien es señalada como la ex pareja sentimental de Borge Angulo, Gabriela Medrano Galindo, fungió como presidenta de la fundación y se encargó de buscar donativos económicos ante gobiernos y empresas privadas, señalan autoridades estatales.

Los principales ejes de la Fundación Borge eran educación, salud y medio ambiente, los más saqueados durante el mandato del ex priísta, puesto que los ex titulares de Educación y Salud están acusados de desvío de recursos y enriquecimiento ilícito, por lo que desde el año pasado han solicitado la protección de la justicia local, vía amparo, ante una posible detención.

borge1_55491479.jpg
Foto: Para el cuidado del medio ambiente, hacía énfasis en una campaña para que los ciudadanos no compraran mascotas, sino que “adoptaran un canino”.
 

La Auditoría Superior del Estado de Quintana Roo relaciona al ex secretario de Educación y Cultura en el gobierno de Borge, José Alberto Alonso Ovando, con la malversación de al menos 8 millones de pesos en 2015.

Juan Lorenzo Ortegón Pacheco, ex titular de Salud, es investigado por irregularidades en el gasto de 800 millones de pesos, detectadas durante el proceso de entrega-recepción a la nueva administración de Quintana Roo, encabezada por el aliancista Carlos Joaquín González (PAN-PRD).

La Fundación Borge se definía como una institución de asistencia social que basaba su actuar en la “honestidad, agradecimiento, autonomía y libertad, amor, alegría y gozo, creatividad e innovación, disciplina y perseverancia, valentía y empuje, trabajo en equipo, empatía y respeto a la persona humana, responsabilidad y capacidad de adaptación al cambio”.

Según su visión y misión, buscaba reconocimiento internacional, con “el amor y apoyo de nuestros voluntarios (...) Con un alto sentido de responsabilidad social en Quintana Roo, somos una fundación que desarrolla programas en los ámbitos de educación, salud y medio ambiente”, presumía.

En el ámbito educativo, la fundación ofrecía becas de transporte para universitarios, becas para clases de inglés y para clases de computación.

Para acceder a las becas de transporte universitario, la institución tenía como requisitos que fueran jóvenes quintanarroenses quienes cursaran la universidad y que demostraran en su estudio socioeconómico ser de escasos recursos y tuvieran un promedio escolar de 9.

“Con este apoyo se fomentará la educación en Quintana Roo, ya que muchos jóvenes dejan sus estudios por falta de recursos y porque la escuela se encuentra alejada de sus hogares”, destacaba.

Las becas de inglés, de 50% y 100%, respectivamente, sólo eran ofrecidas a personas mayores de 18 años originarias de Cancún, Playa del Carmen, Cozumel, Isla Mujeres y Tulum, para “tener un empleo de calidad, principalmente en el ramo turístico”.

Prometieron escuela. La institución tenía planeado construir escuelas de oficio especializadas en corte y confección, belleza, repostería, masajes, carpintería, electricidad y mecánica en los municipios de Benito Juárez, Solidaridad, Cozumel, Isla Mujeres, Puerto Morelos, Chetumal y Bacalar.

Mientras que en Tulum, Felipe Carrillo Puerto, Lázaro Cárdenas y José María Morelos se darían cursos sobre técnicas de cultivo, apicultura, cría de borregos, corte y confección, así como de cocina.

“Se creará la Escuela de Oficios en Quintana Roo por parte de la Fundación Borge, la cual brindará clases gratuitas a personas que quieran aprender un oficio para trabajar dignamente”.

En el eje de salud, promovía la entrega de sillas de ruedas a personas con alguna discapacidad, cuyo estudio socioeconómico demostrara que fueran de escasos recursos económicos. Además, otorgaba estudios y análisis médicos gratuitos para la detección del cáncer cervicouterino en mujeres mayas.

Para el cuidado del medio ambiente, la Fundación Borge tenía programado realizar campañas de concientización entre la población para reciclar y reforestar bosques.

Entre ellas, se hacía énfasis en una campaña para que los ciudadanos no compraran mascotas, sino que “adopten un canino sin hogar”.

borge3_55491734.jpg
Foto: La fundación creada en 2016 promovía la entrega de sillas de ruedas a personas de escasos recursos económicos con alguna discapacidad.
 

También tenía programado apoyar económicamente las investigaciones y acciones en favor del coral mexicano, sobre todo el que se encuentra en Quintana Roo. “Se impulsarán investigaciones y estudios científicos en la región para preservar el medio ambiente, principalmente la barrera del coral mexicano…”, señalaba.

Los principios. La Fundación Borge presumía que primero se debían buscar soluciones a los problemas y después destinarles recursos para resolverlos. “Nuestro enfoque para solucionar rezagos sociales será encaminado a encontrar primero soluciones, para después dotar de los recursos necesarios y resolver problemas en la población de Quintana Roo”.

borge2_55491552.jpg
Foto: La institución encabezada por la ex pareja sentimental de Roberto Borge otorgaba estudios y análisis gratuitos para detectar el cáncer cervicouterino.

Además, consideraba que “muchos de los problemas sociales se atienden más efectivamente cuando las fundaciones se apoyan con la infraestructura de empresas socialmente responsables”.

Por ello, hacía una constante gestión ante empresas para recibir donativos que “ayuden a más y más personas de grupos vulnerables de Quintana Roo.

“La sociedad moderna se sustenta en el bienestar de los demás y por ello la mejor inversión es combatir la pobreza”, señalaba la extinta Fundación Borge.

Mantente al día con el boletín de El Universal