20 | MAY | 2019
Maestros hacen un trabajo heroico: OCDE
Una vida entregada a la docencia. El maestro Pedro Ramírez Vázquez está a un año de jubilarse. Con tristeza, cuenta que la inseguridad y la delincuencia se han apoderado de El Molinito, en Naucalpan. DIEGO SIMÓN. EL UNIVERSAL

Maestros hacen un trabajo heroico: OCDE

15/05/2019
02:19
Teresa Moreno
-A +A
Cambiar reglas del juego constantemente no es lo ideal, dice; festejan el Día del Maestro 2 millones 85 mil 90 profesores

[email protected]

Este miércoles festejarán el Día del Maestro 2 millones 085 mil 090 profesores de educación básica, media superior y superior, en sus diferentes modalidades, en todo el país. Los maestros mexicanos hacen un “trabajo heroico”, consideró José Luis Álvarez Galván, responsable de proyectos y analista en la Dirección de Educación y Competencias de la OCDE.

A ello hay que sumarle la aprobación de una nueva reforma educativa y nuevos cambios en política pública que podrían dilatar aún más los avances que necesita el país en la materia, en un momento en que los maestros y sus estudiantes trabajan “en condiciones tan complicadas”.

“Cambiar las reglas del juego de manera tan constante no es lo ideal. Los maestros necesitan tener certeza acerca de los instrumentos con los que cuentan, tener muy claras las reglas del juego para poder dedicarse a la docencia. Tener constantes cambios no facilita el ejercicio profesional”, dijo.

"La educación en México necesita desde hace mucho tiempo un mejoramiento notable. Esto lo que puede hacer más que enredar las cosas, es que simplemente se traduzca en una dilación mayor, en volvernos a atrasar en un área en la que se necesita mejora de manera urgente. Cuando se detienen las cosas es bastante grave".

En entrevista desde París explicó que hasta 2013 había muy poca información sobre las condiciones de trabajo de los maestros; ese año, el Censo de Escuelas, Maestros y Alumnos de Educación Básica y Especial reveló que la mayoría de los profesores mexicanos se enfrentan a carencias de infraestructura básica, como baños, energía eléctrica, y agua, por ejemplo, en sus centros de trabajo. Además de las complicaciones en infraestructura, llegan a dar clases en las mayores condiciones de desigualdad.

“Además están las condiciones de aprendizaje. Desafortunadamente, en México sigue habiendo muchas condiciones de desigualdad en el aula y estas afectan el aprendizaje de sus estudiantes: hay un número considerable de niños que van a la escuela sin estar plenamente alimentados o sin tener el apoyo de sus padres que quizá no tienen el tiempo de sentarse a platicar con sus hijos, apoyarlos a hacer sus tareas”, consideró el funcionario del organismo internacional.

“Todas estas son dificultades que después se reflejan en el aprendizaje que tienen los chicos en el aula y a las cuales el maestro tiene que hacer frente. Tampoco cuentan con las mejores ni las más adecuadas herramientas pedagógicas para lidiar con los chicos en el aula. En pocas palabras: hacen un trabajo muy difícil, en condiciones heroicas"

La encuesta TALIS 2015, que elaboró la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y que es la más reciente con la que cuenta México, revela que menos de 50% de los maestros de secundaria y primaria considera que su profesión es valorada en la sociedad, y menos de cuatro de cada diez opina que los mejores estímulos o recompensas son para los mejores profesores.

Los profesores a menudo tienen que trabajar en ambientes educativos adversos con nueve alumnos más por grupo que el promedio de la OCDE. Así, mientras los maestros mexicanos tienen que atender, en promedio,  a 33.9 estudiantes por clase, en el promedio de los países de la OCDE, los grupos son de 24.1 alumnos.

Aunque es una minoría, también se encontró a profesores que se sienten poco preparados para ejercer su labor tanto en el conocimiento de los contenidos que imparten, como en las estrategias para enseñarlos.

El consejero del INEE, Bernardo Naranjo, considera que entre las deudas que tiene el Estado mexicano con los maestros, se encuentra tanto el reconocimiento como la profesionalización docente. Que haya un reconocimiento social pero que este también se traduzca en políticas públicas para apoyar al maestro a hacer su labor dentro del aula.

"El Estado Mexicano no siempre es grato con los maestros, lo reducimos a cuál es el incremento salarial pero falta algo más: un reconocimiento social que los maestros puedan guardar toda su vida. Hoy la SEP ofrece medallas de reconocimiento por antigüedad pero no hay un reconocimiento por la labor docente. Tenemos que trabajar para que desde la comunidad escolar y el Estado se les de a los maestros reconocimiento por su trabajo. También por formación continua e inicial, no estamos preparando a los maestros como se debiera", dijo.

Ahora, con la aprobación de la nueva reforma educativa, los profesores se enfrentarán a nuevas leyes que regirán el concurso de plazas así como la entrega de promociones y reconocimientos económicos, pero también nuevas reglas en el aula.

Entre estos nuevos desafíos que tendrán que enfrentar directamente en el aula, por ejemplo, se encuentra una nueva forma de evaluar puesto que a principios del nuevo ciclo escolar, la SEP publicó un acuerdo secretarial en el que detallaba que las evaluaciones se realizarían de acuerdo con un nivel de desempeño y asociar este a una calificación numérica; lo cual se cambió nuevamente a calificación numérica.

También se eliminaron los clubes, que a su vez sustituyeron a los talleres de oficios en las escuelas secundarias y que se implementaron de la misma manera en las escuelas primarias.

TEMAS RELACIONADOS

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios