Fentanilo, la droga que enriquece a mexicanos y mata a miles en EU
Un perito examina un paquete en la Ciudad de México para ver si contiene precursor de fentalino. Foto: Gerardo Reyes/Univisión Investiga

Fentanilo, la droga que enriquece a mexicanos y mata a miles en EU

23/02/2020
14:03
Gerardo Reyes y Peniley Ramírez
-A +A
Los cárteles de Sinaloa y el de Jalisco Nueva Generación producen y envían diariamente a Estados Unidos miles de kilogramos de fentanilo, un opioide sintético que está matando a miles por sobredosis. El equipo de Univision Investiga siguió la pista del trasiego de esta droga desde los laboratorios de Sinaloa hasta las calles de Estados Unidos

"Ahora metimos ya 30 mil (pastillas), gracias a Dios. Está con todo. En 15 días, 50 mil.  No sé por qué están pidiendo tanto. Y se venden en dos, tres días".

Con este mensaje enviado a Univision Investiga semanas después de una entrevista en Sinaloa, un distribuidor de pastillas de fentanilo celebró la bonanza económica que la droga está produciendo en México. 

Al otro lado de la frontera, en Estados Unidos, muy probablemente la celebración se transformará en tragedia: el fentanilo es la causa principal de la muerte por sobredosis con opioides sintéticos en este país.

De acuerdo con la Agencia Antinarcóticos de Estados Unidos (DEA), en 2017 murieron 28 mil 466 personas por sobredosis de opioides, un promedio de más de 70 al día. Se calcula que 50% podrían ser por ingerir fentanilo.

Puedes leer: Zacatecas en guerra: 5 cárteles se disputan por fentanilo

"La realidad es que los cárteles mexicanos saben del dinero y las utilidades que hay en el negocio del fentanilo y, como lo hicieron con las metanfetaminas, van a dominar el mercado en Estados Unidos", dijo a Univision la fiscal asistente de San Diego, Sherri Hobson. 

Pero la incómoda paradoja, que no pueden ocultar con cierta frustración las autoridades de Estados Unidos, es que la gran clientela actual de los cárteles mexicanos fue creada por laboratorios farmacéuticos estadounidenses, que promovieron el uso indiscriminado de analgésicos opioides muy adictivos.

Médicos que ahora están tras las rejas pagando largas condenas recetaban las píldoras a pacientes que no las necesitaban, a sabiendas de que estaban manteniendo su dependencia y aumentando los ingresos de los laboratorios.

"El lugar que ahora ocupa el fentanilo en la posición de demanda de opiáceos y opioides en Estados Unidos es por la restricción que se ha dado en Norteamérica a la receta liberal de medicinas, como el Vicodin, como el tramadol, como la oxicontina", explicó Renato Sales, excomisionado Nacional de Seguridad de la Secretaría de Gobernación de México.

La otra fuente del fentanilo que inunda a Estados Unidos es China. Y sus canales de arribo al país son menos aparatosos que las rutas de los cárteles mexicanos. Con sólo oprimir un par de teclas en lo que se conoce como la red oscura de Internet, los norteamericanos pueden comprar fentanilo en píldoras y recibir el paquete en el buzón de correo de sus casas. 

Con el contenido de estas encomiendas –píldoras de fentanilo con 90% de pureza– familias enteras de pequeños pueblos en estados tan americanos como Dakota del Norte y Ohio formaron carteles domésticos de venta y distribución de fentanilo al mejor estilo de la serie Breaking Bad.

China también es el principal proveedor de precursores para la fabricación de fentanilo en México, según lo explicó a Univision Ben Westhoff, autor del libro Fentanyl Inc.

"México no tiene una industria química muy grande. No tienen gente que pueda hacer precursores de fentanilo desde ceros, así que lo compran en China y el convertir los precursores en el producto final del fentanilo es un proceso más simple que hacen los cárteles".

El distribuidor de pastillas sinaloense dice que comenzó a traficar fentanilo como un "pequeño proyecto". Ahora, asegura, envía en promedio 30 mil pastillas cada mes. En Sinaloa hay "cientos, miles" como él, dice, porque el fentanilo se ha convertido en la droga de moda en el mercado de los narcotraficantes sinaloenses para fabricar, comprar, revender y enviar a Estados Unidos. 

"Ahorita te podría decir: la mayoría de todos los que mueven cristal, perico, cocaína, mota, todos mueven el fentanilo. Te estoy hablando pues de todos, o sea, todos", dijo en enero de 2020 en una casa de seguridad, donde aceptó una entrevista para explicar el ajetreo diario de su negocio. 

fenitalino_eluniversal_.jpg
Un distribuidor de pastillas de fentanilo muestra una de las píldoras que envía a Estados Unidos en una casa de seguridad de Culiacán, Sinaloa. Foto: Peniley Ramírez/Univisión Investiga

Durante siete meses, el equipo de Univision Investiga siguió la trayectoria de violencia y destrucción que deja a su paso el fentanilo, desde su fabricación en laboratorios improvisados en Sinaloa hasta las calles del pequeño pueblo de Española, en Nuevo México, azotado por la epidemia de los opioides.

Veneno oculto. ¿Qué es el fentanilo?

El fentanilo es una droga sintética 100 veces más poderosa que la morfina y altamente adictiva. En medicina se usa para calmar los dolores de pacientes terminales cuando otros analgésicos no hacen efecto. Los drogadictos entrevistados dijeron que la droga produce un estado de absoluta paz, tranquilidad y momentos de euforia.

Lee también: Cómo funcionan las redes de tráfico de fentanilo entre carteles de México y China para venderse en EU

"Me sentía invencible, me sentía que podía hacer todo, me sentía... no sé, fuerte, feliz", relató una joven de 26 años que se recupera de la adicción. "Bailaba, hacía muchos amigos, era muy fácil para mí cuando yo tomaba una pastilla hablar con la gente. Era algo muy muy diferente, era otra persona".

La joven sabía que estaba consumiendo fentanilo, pero en muchos otros casos la droga funciona como una ruleta rusa. Los consumidores no saben que la están usando debido a que los cárteles mexicanos y distribuidores en Estados Unidos la pusieron en su mesa.

"Lo que está ocurriendo es que estamos viendo a más gente muriendo por fentanilo", comentó Teri Pérez, jefe del departamento de narcóticos de la fiscalía federal de San Diego, California. "Vemos gente joven que compra una píldora en la calle y ellos creen que es segura, pero las píldoras no contienen oxicodona (analgésico) para nada, contienen fentanilo".

El fentanilo, en el ámbito médico, requiere dosis exactas para no provocar un paro respiratorio. Sin embargo, el drogadicto termina consumiendo cantidades desproporcionadas que le causan la muerte, explican expertos.

"No sabes cuánto hay en la dosis que estás usando y al no saber cuánto hay, ¿qué es lo que sucede? ¡Pum! Te viene una sobredosis y te mueres. Lo vemos constantemente", comentó Isaac Alvo Shermaría, director de la clínica Nuevo Ser para rehabilitación de la drogadicción. 

También lee: Reportaje Univisión. Carteles mexicanos controlan el multimillonario negocio del fentanilo

Alvo, quien fue drogadicto, explicó que en su clínica son pocos los pacientes de fentanilo, pero no por política de la institución. 

"La gran mayoría muere antes de llegar", dijo.

La distancia entre el frenesí y la muerte es muy corta cuando se trata de fentanilo. 

"El efecto, digamos, de relajación o de euforia que pudiese provocar la dosis está muy cercana a la dosis que va a provocar un paro respiratorio", explicó Francisco Hernández, jefe del Departamento de Farmacia de la Facultad de Química de la Universidad Nacional Autónoma de México. "Entonces, en un mínimo descuido de estas personas por el anhelo de tener un efecto quizás más intenso se sobredosifican".

Señales de bonaza; narcos mexicanos empiezan a hacerse ricos con fentanilo 

Hace apenas cuatro años, los productores y distribuidores que trabajan comprando y enviando droga en Sinaloa no sabían qué era el fentanilo. Desde entonces, la producción de esta droga sintética ha acaparado el mercado y se ha convertido en el producto más popular entre quienes cosechan, fabrican drogas y la venden a otros distribuidores en territorio estadounidense. 

Varios de ellos, entrevistados para este reportaje, coincidieron en que este opioide sintético al que temen y llaman popularmente “El Diablito” o “Chiva sintética” es fácil de producir y exportar, ya que es casi imposible que lo detecten los perros o las máquinas de rayos x en la frontera.

Además de no depender de cosechas ni recolectores y de no tener que pagar vigilantes de los sembradíos, el fentanilo ofrece otra ventaja significativa para los narcos: el ahorro en sobornos cuando se transporta en píldoras.

"Los pactos y la corrupción con las instancias de seguridad y justicia en cualquier país se dan por la necesidad de trasladar grandes cantidades de manera que no son apegadas a la ley", dijo Manelich Castilla Cravioto, excomisionado general de la Policía Federal de México. Es como "esconder una mina de oro en un monedero", agregó.

Te puede interesar: El fentanilo: droga milagrosa y mortífera

fenitalino_eluniversal__0.jpg
Manelich Castilla Cravioto, excomisionado de la Policía Federal de México, dijo que el fentanilo está resultando un gran negocio para los narcotraficantes. Foto: Gerardo Reyes/Univisión Investiga

Las sobredosis con fentanilo, que ya han dejado más muertos en Estados Unidos que los estadounidenses fallecidos en la guerra de Vietnam, han convertido esta droga en la nueva apuesta del narcotráfico y, de acuerdo con operadores entrevistados en México, está reportando ganancias millonarias a los grandes cárteles y también a los productores.

En San Diego, en la frontera con Tijuana, las autoridades comenzaron a monitorear este tráfico desde 2017, cuando se creó un grupo de trabajo especial sobre el fentanilo. En 2015 habían tenido cinco incautaciones. Cuatro años más tarde, aumentaron a 100. La fiscal asistente Hobson aseguró que al menos 550 kilogramos de esta droga cruzaron por esa frontera el año pasado. 

"No se trataba sólo de la oficina del fiscal de los Estados Unidos. Era la oficina del fiscal de distrito de San Diego, el médico forense federal, las agencias estatales y locales de servicios sociales y de salud. Todos colaboramos en lo que estábamos haciendo porque estábamos en medio de una epidemia", dijo Hobson. 

Nueva Generación

En la competencia de cárteles por el mercado del fentanilo, el de Jalisco Nueva Generación tomó una ventaja inicial al de Sinaloa, que atravesaba por varias crisis de liderazgo y divisiones internas a raíz del arresto de su jefe natural, Joaquín “El Chapo” Guzmán. Nueva Generación es un antiguo brazo armado del cártel de Sinaloa que se independizó en 2010. Está bajo el mando de Nemesio Oseguera Cervantes, alias “El Mencho”.

René Amarillas, supervisor de la DEA, explica que Jalisco Nueva Generación ya tenía una larga experiencia en el manejo de este tipo de productos. 

"Eran buenísimo para crear metanfetamina, ya tenían sus químicos, ya tenían acceso a los puertos de Manzanillo, de Lázaro Cárdenas, de Veracruz", dijo Amarillas.

Sales, el excomisionado nacional de seguridad, explicó que Jalisco Nueva Generación había expandido sus operaciones en 2015 y 2016 en Estados Unidos gracias a la distribución de fentanilo chino que ingresa a México por el puerto de Lázaro Cárdenas y cruzaba el país en vehículos discretos, hacia la frontera. Pero ahora, el negocio está en disputa, porque el cártel de Sinaloa ha entrado de lleno en su producción, después de la extradición y juicio de Guzmán, de acuerdo con este exfuncionario, quien dejó el cargo en diciembre de 2018.

fenitalino_eluniversal__1.jpg
El excomisionado de seguridad mexicano, Renato Sales, explica cómo funciona la disputa por los territorios. Foto: Gerardo Reyes/Univisión Invetsiga


Fentanilo mexicano

En diciembre de 2019, un informe sobre la Amenaza Nacional de las Drogas desclasificado por la DEA, reveló que "el fentanilo disponible en los Estados Unidos es principalmente de origen chino o mexicano" y que ingresa al país a través de la frontera Estados Unidos-México. El informe asegura que "mezclar fentanilo con otras drogas ilícitas no es representativo de una estrategia general de los carteles mexicanos". 

Amarillas dijo que comenzaron a detectar el problema en 2014, cuando algunos adictos a medicamentos para el dolor en Estados Unidos, como la oxicodona, comenzaron a consumir fentanilo, en píldoras que se veían como las de los medicamentos de prescripción médica. 

"Era como una estrategia de mercadotecnia de las organizaciones criminales", explicó. La prohibición de dichos medicamentos y los procesos judiciales iniciados contra varias farmacéuticas por no haber alertado a los pacientes que eran adictivos aumentaron la demanda de la sustancia ilegal, explicó. 

En apenas dos años, las agencias del gobierno estadounidense comenzaron a registrar que la sobredosis de fentanilo se esparcía en el país, al punto de que las unidades de primeros auxilios y las policías de ciudades como San Diego, y Española, en Nuevo México, han tenido que incluir kits con naloxona, un antídoto al fentanilo, para salvar de inmediato a los adictos y que no mueran en su tránsito al hospital.

Remordimiento comercial

En Sinaloa, ya entrado el 2019, el cártel se dio cuenta de que el envío de fentanilo en altas dosis camufladas en pastillas, estaba provocando la muerte de su propia clientela, según varios productores y distribuidores. Por ello, agregan, sus compradores han comenzado a pedir que mezclen el fentanilo con otras drogas, especialmente con heroína y cocaína.

También lee: Piden en Holanda 5 años de cárcel para mexicanos de narcobarco

No está probado que las muertes se hayan reducido, pero uno de los distribuidores afirma que la nueva mezcla ayudó, al menos, a estimular al deprimido mercado del opio.

"Ahorita nos pusimos a sembrar porque está subiendo y ya hay un poquito más de mercado, pero el año pasado no hubo mercado, nos quedamos con las cosas ahí o las malbaratamos", dijo uno de los agricultores de amapola.

La goma, que se obtiene de la planta de la amapola, había caído de precio con el auge del fentanilo. Un kilo llegó a costar 250 dólares. Desde finales de 2019, coincidieron, ha repuntado hasta un precio actual de mil dólares por kilogramo. 

Ahora cientos de productores en Sinaloa están sembrando amapola de emergencia para cosecharla en primavera, lo cual es visible en los campos recién sembrados que el equipo de Univision Investiga visitó en distintos municipios de ese estado mexicano. 

Uno de los cosechadores, próximo a los 30 años, dijo que empezó en el negocio desde los 12. En su pueblo, celebran el nuevo auge. La mayoría de los pobladores están involucrados de un modo u otro con el negocio. Unos vigilan los caminos para alertar de la llegada de agentes del gobierno o fuereños; otros cultivan, recogen las cosechas, producen heroína, cuidan la marihuana mientras se seca. Allí el narcotráfico es la norma, el modo de vida. 

Y la nueva bonanza es motivo de júbilo. El impulso de la goma, explicaron, se lo deben a tres tendencias en el mercado: el aumento de la demanda de la heroína por temor a los riesgos del fentanilo; la mezcla de fentanilo con la heroína bajo la creencia de que se baja el riesgo de muerte, y la utilización de la heroína como precursor químico para la elaboración del fentanilo.

"Como la sintética (fentanilo) está yendo mucho pa’ Estados Unidos y como ha matado a mucha gente allá, porque es muy fuerte, ahora procuran mejor la otra, la natural", dijo el cosechador. "La natural" es la goma de opio, que es menos fuerte que el fentanilo.
 

fenitalino_eluniversal__2.jpg
Los productores de droga de Sinaloa dicen que el mercado de fentalino han modificado lo que están sembrando y traficando. Foto: Peniley Ramírez/Univisión Investiga

De un ambiente triste que se vivía el año pasado por la caída de los precios, ahora el ánimo ha cambiado, según los cosechadores que trabajan apresurados para cumplir con los nuevos pedidos. 

La ofensiva de Estados Unidos contra el fentanilo tiene también efectos en la selección de los cultivos. Algunos de los campesinos dijeron que prefieren sembrar amapola pero no involucrarse en la producción. 

"Buscan mucho al que lo produce (el fentanilo), y de volada dan con él porque está matando mucha gente", dijo un cultivador.

En el mismo pueblo, un hombre que ha sido productor de heroína como "cocinero" durante los últimos 20 años dijo que prefiere no aprender a preparar fentanilo, que no quiere que vengan a buscarlo "los güeros", refiriéndose a los agentes de Estados Unidos. 

En esto, los productores difieren con el informe reciente de la DEA, que dice que las "mezclas de fentanilo con otras drogas ilícitas son relativamente poco frecuentes al por mayor, lo que significa que la mezcla de fentanilo con heroína y otras drogas ilícitas tienen lugar dentro de Estados Unidos, no en México".

Cifras que no cuadran, decomisos de droga y producción

En otras regiones de Sinaloa que reporteros de Univision visitaron, el auge de la producción de fentanilo mezclado con opio ha puesto a trabajar a cientos de campesinos locales en laboratorios clandestinos, improvisados con instrumentos oxidados y mínimas condiciones de seguridad, dicen los lugareños.

Para algunos de los pobladores de esta región, familiarizados con el mercado de los narcóticos, las cifras de incautaciones anunciadas por los gobiernos de Estados Unidos y de México son mínimas comparadas con las cantidades que los distribuidores están enviando. 

En el último informe de la DEA, con datos de 2018, se asegura que se incautaron 923 kilogramos de fentanilo en la frontera, principalmente en California y Arizona. Del lado mexicano, algunos se ríen de estas cifras. Un solo productor afirmó que envía un promedio de unos 200 kilogramos al año. 

Los productores en Sinaloa aseguran que San Luis Río Colorado, en la frontera entre Sonora y Arizona, es el punto donde resulta más barato para los cárteles cruzar la mercancía, porque existe una menor vigilancia. Ellos dicen que cruzar por San Luis Río Colorado les cuesta 350 dólares, mientras por Mexicali pagan 500 y por Tijuana, 800 dólares.

El cruce sucede, según los testimonios y los informes oficiales, utilizando personas que trabajan como mulas, escondiéndose la droga en el cuerpo. La mayoría, dicen ellos, son mujeres. 

"Nosotros tenemos una muchacha que nos está trabajando. Se mete (el fentanilo) en la vagina, así como un condón, y con ese pasa pa' dentro", dijo el jefe de un laboratorio clandestino que produce dos kilos de fentanilo, en promedio, cada semana. Él pidió omitir su nombre por temor a represalias legales.

Alberto, nombre ficticio, explicó que utilizaba San Luis Río Colorado para financiar su adicción al fentanilo cruzando cajas de pastillas que le entregaban vendedores de rango medio y bajo del Cártel Jalisco Nueva Generación.

"En vez de tener que vender las pastillas una por una entre una semana andando pa' rriba y pa' bajo en mi carro, llevándola a domicilio –dijo– se me hizo más fácil nomas ir y agarrar el cargamento de esa persona y al cruzar en 20 minutos tenía mil dólares en la mano".

La red. Así corre la droga de Sinaloa a Los Ángeles

Los transformadores del fentanilo en Sinaloa, más conocidos como cocineros, cuentan con contactos en Estados Unidos para la venta y distribución del producto. El cocinero entrevistado por Univision dijo que el suyo es un revendedor dominicano en Los Ángeles a quien envía fentanilo mezclado con heroína cada semana. 

Los dominicanos, según la DEA, han jugado un papel muy importante en la industria del fentanilo.

"Hemos visto varios casos donde los dominicanos se han venido a México, se han podido reunir, trabajar junto con los cárteles de Sinaloa principalmente", explicó Amarillas, agente supervisor de la DEA. Algunos, agregó el funcionario "regresan a República Dominicana a fabricar fentanilo y a distribuirlo en Nueva York y en diferentes áreas del mundo".

Un reciente informe de la DEA señala que "traficantes dominicanos han formado lazos con mexicanos para transportar heroína y han establecido operaciones de fabricación de fentanilo en la República Dominicana. Estas organizaciones son altamente móviles y sin restricciones por fronteras nacionales".

En Ciudad de México, las autoridades aseguran que no han podido detectar mucho del fentanilo que pasa por su territorio y se han concentrado en revisar la paquetería de apenas un puñado de aeropuertos. En un entrenamiento muestra del que Univision fue testigo, el entonces comisario de la policía Federal, Javier Ortiz, dijo que el equipo de detección que utilizan fue donado por autoridades de Estados Unidos. 

"El caso de nosotros como antidrogas solamente tenemos presencia en la Ciudad de México y Cancún, pero, por ejemplo, en el área de Cancún no se trabaja paquetería. A parte que la mayoría lo concentran aquí. Aquí en la Ciudad de México", dijo el policía encargado del operativo antidrogas en el aeropuerto de la capital mexicana, quien pidió omitir su nombre por seguridad. 

AMLO, Ovidio y el fentanilo 

El 16 de octubre de 2019, preguntamos al presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador qué está haciendo su gobierno para combatir el trasiego y producción de fentanilo en México. Primero, dijo que "se destruían laboratorios constantemente". Horas más tarde, de su oficina enviaron a Univision Investiga un informe, que decía: "Hasta el momento, no hay evidencia sobre el establecimiento de algún laboratorio para la producción de esta droga en el país". 

Un día después, el 17 de octubre, su gobierno detuvo y luego liberó a Ovidio Guzmán, hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán, quien tiene pendiente una solicitud de extradición, ya que es acusado de tráfico de fentanilo y otras drogas en un tribunal de Nueva York. 

El general secretario del Ejército mexicano informó que la detención de Guzmán era precisamente por su participación en el trasiego de fentanilo, pero las autoridades afirmaron que lo habían dejado en libertad luego de que su fallida detención había detonado una disputa en Sinaloa entre militares y miembros del cártel de Sinaloa, que dejó decenas de personas heridas, retenidas y asesinadas. 

Tres meses después de la detención, los narcotraficantes en Sinaloa mantienen una vigilancia estricta de las autoridades, la producción va en aumento y las muertes no les preocupan demasiado, según el distribuidor de pastillas. 

"Nosotros lo que queremos es el dinero. Realmente, si se mueren, eso ya es responsabilidad de cada quien". 

***Margarita Rabin y Daily Camacaro contribuyeron con esta investigación.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios