No se reían de mí, se reían conmigo, dice Trump por carcajadas en la ONU

"Los medios de comunicación falsos dijeron que la gente se rio. La gente se lo estaba pasando bien. Estábamos en ello juntos", agregó el mandatario de Estados Unidos en Nueva York
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, durante una conferencia de prensa en Nueva York
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, durante una conferencia de prensa en Nueva York (Foto: AFP)
26/09/2018
19:28
EFE
Nueva York
-A +A

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, negó hoy que las carcajadas que se escucharon en la Asamblea General de la ONU al comienzo de su discurso este martes fueran de burla, al asegurar que los diplomáticos se estaban riendo y divirtiendo junto con él.

"No se reían de mí, se reían conmigo. Nos lo pasamos bien", aseguró Trump durante una conferencia de prensa en Nueva York al término de sus actividades en la Asamblea General de la ONU.

Lee también: Trump presume logros de su administración ante la ONU y se ríen de él

"Los medios de comunicación falsos dijeron que la gente se rio. La gente se lo estaba pasando bien. Estábamos en ello juntos", agregó.

El mandatario argumentó que dio su discurso "ante un grupo muy grande de gente muy profesional" a la que "no le va mucho aplaudir, celebrar o sonreír".

Trump explicó que escuchó "un pequeño susurro" después de pronunciar una de las primeras frases de su discurso, en concreto cuando defendió que, "en menos de dos años", él había "conseguido más que casi ningún otro Gobierno en la historia de nuestro país".

"Entonces dije: 'Es verdad', y escuché sonrisas. Respetan lo que he hecho", agregó.


Video

Trump provoca risas en la ONU

"En menos de dos años, mi gobierno logró más que cualquier otro gobierno el la historia de nuestro país", dijo el mandatario, lo que provocó carcajadas entre los representantes de los 193 países que integran la ONU

El mandatario trataba así de minimizar el hecho de que las risas se escucharon incluso por televisión y le dejaron visiblemente desconcertado, tras lo que los asistentes al discurso trataron de quitar hierro al asunto con algunos aplausos.

El episodio se convirtió en uno de los más comentados de la jornada en Naciones Unidas, lo que pareció irritar a Trump, quien a menudo recurre a las supuestas burlas internacionales de las políticas de Estados Unidos para justificar sus decisiones más polémicas, y promete que el mundo "no se va a reír más" de su país.

lsm

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS