“Todos se apilaron en una montaña humana”, cuentan sobrevivientes de colapso del Metro

Salvador y Adán cuentan cómo fue su experiencia dentro del vagón siniestrado. Velan a su padre Melitón, el albañil que falleció durante el desplome

muertos en metro olivos de línea 12
Melitón fue velado por sus familiares y vecinos en su humilde domicilio. Foto: especial
Metrópoli 05/05/2021 18:56 Emilio Fernández Ciudad de México Actualizada 09:05
Guardando favorito...

Salvador y Adán, los hijos de 17 y 21 años de edad de Melitón Velasco, de 56 años de edad, el albañil que perdió la vida en la Línea Dorada, viajaban en asientos contiguos la noche del lunes en el cuarto vagón del Metro que se cayó el lunes por la noche entre las estaciones Olivos y Tezonco.

Del otro lado del tren, también sentado, iba Melitón. A las 22:22 horas escucharon un estruendo y luego un golpe fuerte, seco, que los precipitó al frente del vagón. No tuvieron tiempo de sujetarse de los tubos y todos los que iban en el vagón se apilaron en una montaña humana, uno sobre otro.

“Todo pasó en tres segundos, veníamos en el tren y de repente se sintió como si hubiéramos chocado contra algo, luego luego se apagó la luz” recordó Salvador.

Lee más: Gráfico interactivo. El colapso en la Línea 12: Una endeble estructura

Salvador y su hermano quedaron encima de varios de los usuarios sin saber lo que ocurría. Pensaron que había chocado el tren, que había ocurrido un terremoto, no tenían claro lo que pasaba.

“Nadie tenía noción de lo que había pasado, no sabíamos si se había caído o si habíamos pegado contra algo, no sabíamos que había pasado. Todos los pasajeros desde atrás hacia adelante se recorrieron al momento del golpe. Todos contra todos chocamos, se hizo una bolita en el momento del golpe, todas las personas quedamos en una montaña”, contó.

Instantes después, adoloridos, pudieron levantarse, esquivando cuerpos, algunos de ellos inertes y otros aún tendidos dentro del tren tratando de ponerse de pie.

“Había personas sin moverse como 10 a 15, pudimos salir caminando como cinco o siete personas. Yo y mi hermano pudimos salir caminando”, relató.

Lee más: Melitón se tomó la última foto con sus hijos; murió en el desplome de la Línea 12

A Melitón lo perdieron de vista, ya no supieron dónde quedó. Los servicios de emergencia llegaron y a Salvador lo trasladaron a un hospital distinto que al de Adán.

“Yo no supe a dónde trasladaron a mi papá ni a mi hermano, supe de ellos hasta ayer. Yo tuve lesiones leves, no de alto riesgo, me duele todo el cuerpo, mi hermano tiene un derrame en el ojo”, narró.

Los dos hermanos fueron dados de alta en el transcurso del martes y entonces se enteraron que su padre había fallecido en el Hospital del ISSSTE de Tláhuac, por la gravedad de las heridas que sufrió.

El padre y los dos hijos se dedican a la albañilería y regresaban de trabajar de una obra en la capital del país.

Por esa línea del Sistema de Transporte Colectivo se trasladaron en la mañana a la construcción y por esa misma retornaban a su casa ubicada en el poblado de San Juan Tezompa, perteneciente a Chalco, cuando ocurrió el accidente.

Velan a su padre

La Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México les entregó el cuerpo de Melitón a sus familiares, quienes lo velaron en su humilde domicilio de la comunidad chalquense. Otros seres queridos, amigos y vecinos se unieron al dolor de la familia.

En el patio del inmueble fue colocado el ataúd, coronas de flores rodearon una fotografía del padre de siete hijos y a una cruz que estaba cerca de su cabeza.

Hasta ahora los deudos de Melitón no han recibido ayuda de las autoridades de la Ciudad de México ni del Estado de México.

“Es un dolor, es un coraje que uno siente de no tener respuestas en este momento, hasta ahora solo nos ha ayudado la fiscalía y Ministerio Público con la funeraria y de lo demás de la indemnización y los gastos médicos que surgieron claro que tienen que respondernos, claro que tienen que resolver esto para todos las personas que son afectadas de este suceso”, expresó Elizabeth, otra de las hijas de Melitón.

Por la falta de asistencia oficial, los seres queridos tuvieron que batallar para encontrar un lugar para enterrar a Melitón. En el pueblo de San Juan Tezompa donde viven no pudieron hacerlo porque por usos y costumbres solo son sepultados los originarios de la comunidad y Melitón no nació ahí, llegó a residir con su familia hace varios lustros.

Finalmente la tarde de este miércoles en el cementerio del barrio San Sebastián, también en Chalco, fue llevado su cuerpo donde sus familiares, amigos y vecinos le dieron el último adiós.

Ahora la familia de Melitón exige justicia y castigo a los responsables de lo sucedido porque enlutó a varias familias.

maot/rcr

Guardando favorito...

Recomendamos

Comentarios