Jair afirma que restaurar figuras de la Virgen lo bendice

Sus clientes aumentan en esta temporada en el centro de Toluca

Jair Rico tiene 25 años de experiencia en la restauración de santos y posee un local en el centro de la ciudad de Toluca, junto a la iglesia y el ex convento del Carmen. En esta época atiende hasta 30 clientes por semana. JORGE ALVARADO. EL UNIVERSAL
Jair afirma que restaurar figuras de la Virgen lo bendice
Metrópoli 08/12/2018 02:11 Claudia González Actualizada 02:16
Guardando favorito...

[email protected]

Toluca, Méx.— “La fe en la Virgen de Guadalupe es el sustento de mi familia”, afirma Jair Rico, un restaurador con 25 años de experiencia que desde finales de noviembre y hasta el 12 de diciembre, cuando se celebra la aparición de la Virgen de Guadalupe, recibe al mayor número de clientes que buscan “ponerla presentable para escuchar las mañanitas”.

Atiende hasta 30 clientes por semana previo al 12 de diciembre, quienes llevan piezas que debe reconstruir porque llegan en pedazos y otras a las que debe quitarles raspones, pegarles una mano, colocarles pestañas u ojos.

El local de este restaurador se encuentra en el centro de la ciudad de Toluca, junto a la iglesia y ex convento del Carmen, a unos pasos del palacio de gobierno. Se trata de un pequeño establecimiento con más de 50 años; en él laboraba la mamá de Jair, de quien este hombre de 45 años aprendió a trabajar.

“Son por lo menos cinco piezas al día las que recibo; llegan de varios tamaños y materiales, por ejemplo yeso, resina, madera; hay muchos talleres que no quieren trabajar la resina porque no saben hacerlo, algunas vienen en pasta y otros son recuadros o las que llegan en pequeños pedazos”, explica.

En la calle de M. Gómez Pedraza destacan los locales destinados a la venta de veladoras, velas, santos, artículos religiosos, sobre todo los que se ubican alrededor de la plaza España, donde se localiza este “hospital de las imágenes” en el que trabaja toda la familia Rico.

Jair dice que las nuevas generaciones mantienen la fe en la Virgen: “Es la más querida, es la patrona, por eso estoy seguro que ahora creemos más en ella que en nadie más, le confiamos nuestra vida”.

En algunos trabajos puede invertir sólo una hora, en otros un día completo, dependiendo de los daños.

Aquí también trabajan sus tres hermanos y su esposa, incluso su hijo de tres años, quien comenzó a colaborar con la colocación oro laminado en algunas partes del manto de la Guadalupana.

“Es una celebración muy bonita a la que todos le tenemos mucha fe, por eso pienso que lo que hago me bendice, porque le doy una manita de gato a la mujer que nos ha dado todo sin pedir nada a cambio”, dice.

Guardando favorito...

Recomendamos

Comentarios