24 | MAR | 2019
Productores explican que sembrar cempasúchil no es sencillo, pues las condiciones climáticas afectan su color y tamaño, lo que repercute en las ventas. Foto: JORGE ALVARADO. EL UNIVERSAL

Productores de cempasúchil, listos para Día de Muertos

20/10/2018
02:57
Claudia González
-A +A
Se reponen de malas cosechas en 2016 y 2017, por las intensas heladas

[email protected]

Tenango del Valle, Méx.— En el municipio de Tenango del Valle, los productores de cempasúchil, alhelí, nube y otras flores, comenzaron a cosechar las que tienen como destino las centrales de abasto en Iztapalapa, la Ciudad de México y Toluca, además del estado de Querétaro, Guadalajara y sobre todo, el pequeño mercado que se forma en la carretera de esta demarcación en dirección a Tenancingo.

Se trata de aproximadamente mil productores, sobre todo de San Francisco Putla, quienes comenzaron a sembrar desde el mes de agosto y cosechar en octubre, justo a tiempo para las festividades del Día de Muertos.

Los productores detallaron que no es un cultivo sencillo, pues dos años atrás perdieron la mayor parte de la flor de cempasúchil; si bien es una de las más esperadas para colocar en las ofrendas, cuando es muy naranja o amarilla, si está manchada o débil del tallo, el intermediario no la quiere.

“Tuvimos dos malas rachas, por ejemplo, el año antepasado y el pasado perdimos casi todo por las heladas. Es muy difícil porque el viento que sopla en estos días, que es frío, nos avisa que habrá hielo y eso se lleva las cosechas”, dijo Eduardo Esquivel Solano, propietario de dos hectáreas de siembra en Tetetla.

Explicó que en una hectárea siembra alhelíes y en otra combina la nube con el cempasúchil, porque la flor amarilla es muy delicada. En dicha localidad venden el manojo en un precio máximo de 30 pesos, para dejarle al intermediario la posibilidad de obtener ganancias, pues las ofrecen en macetas en 50 o 100 pesos, según la altura o en 45 pesos el manojo.

“La llevamos a Iztapalapa porque allá están nuestros clientes de muchos años. Seguimos conservando un pequeño tianguis al pie de la carretera que nos permite instalarnos sin necesidad de un puesto o local y donde la gente viene para comprarnos como una tradición”, explicó.

Dijo que a partir del 27 de octubre aumentan el corte, para tener todo dispuesto y que los clientes lleguen hasta estos poblados previo al 1 de noviembre, pues llevarán la flor a los panteones para la velación. Desde principios de octubre, el campo se observa completamente coloreado de naranja, blanco y algunas flores lilas, rosas o guindas, porque no sólo se enfocan en el cempasúchil.

El camino desde la entrada de Tenango hasta San Francisco Putla está completamente cubierto de flor.

“A los panteones de la capital [Toluca] no vamos, porque están asignados los lugares, no nos dejan vender y además se enojan por el costo que nosotros ponemos, porque vendemos en 20 o 25 pesos un ramo, con más de 15 flores”.

En algunos de los predios es posible observar a toda la familia trabajando, hasta los hijos pequeños cortando flor. Hombres acompañados por sus esposas e incluso adultos mayores.

El productor dice que en la comunidad es común que todos se dediquen a lo mismo, a la siembra de flor, que finalmente tendrá como destino los hogares en los que existe la creencia de que el alma de los difuntos vuelve y disfruta de las ofrendas.

“Nosotros por ejemplo de un campo sacamos entre 800 y mil gruesas, cosechamos dos veces, el inicio de la temporada más fuerte de ventas que son el mes de febrero, luego en mayo para el día de las madres y el último jalón que es en noviembre y diciembre”, indicó.

Otros pueblos que se dedican a esta actividad en el municipio son Balderas y Pueblo Nuevo, donde también está lleno de colorido por la diversidad de tonalidades que alcanzan las flores. “Salimos todos para recoger la producción, desde los más pequeños, a esto nos vamos a dedicar el resto de nuestra vida”, aseguró Esquivel.

“Lo que más nos interesa es lograr mantener a nuestra clientela del Valle de Toluca, porque si bien llevar el producto con nuestros intermediarios en otros municipios y estados es una ganancia, es mejor si vendemos aquí mismo y no tenemos que pagar gasolina ni casetas por el traslado, la verdad es que este mercado de flores de noviembre se pone muy bonito”, concluyó.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios