Suscríbete

Huachicoleros provocan derrame que afecta a tres escuelas en Cuautitlán

Malestares en al menos 30 menores de edad se reportaron a consecuencia de miles de litros de combustible que se derramaron por una toma clandestina en el fraccionamiento Rancho San Blas

Toma clandestina provoca derrame que afecta a tres escuelas en Cuautitlán Izcalli
Toma clandestina provocó fuga de combustible. Foto: Juan Manuel Barrera/EL UNIVERSAL
Metrópoli 28/09/2018 11:36 Redacción Actualizada 12:45

Cuautitlán, Méx. Miles de litros de combustible se derramaron justo en medio de donde se ubican tres escuelas del fraccionamiento Rancho San Blas, lo que provocó malestares a unos 30 alumnos de la primaria Frida Kahlo; una menor fue hospitalizada.

Los estudiantes de las tres escuelas de educación básica del fraccionamiento Rancho San Blas tomaron clases junto al derrame de combustible, registrado en ductos de Pemex, al parecer por una toma clandestina.

Padres de familia de la escuela primaria Frida Kahlo aseguraron que durante dos días los más de 400 alumnos del turno matutino tomaron clases, aunque varios sufrieron dolor de cabeza y garganta, malestar estomacal y nauseas, ya que el olor a gasolina era intenso en los salones.

Relataron que el sábado 22 de septiembre ocurrió el derrame de combustible, al parecer gasolina, en ductos que están en el camellón de la vialidad Cola de Caballo, casi en el cruce con bulevar Rancho San Blas, a menos de 10 metros de la escuela primaria Frida Kahlo, por lo que personal de Pemex acudió a sellar la fuga.

Mencionaron que el derrame de combustible ocurrió donde se ubican las escuelas preescolar  Rosa Agazzi, primaria Frida Kahlo y secundaria Moisés Sáenz Garza, por lo que el lunes las clases se suspendieron en los tres planteles.

Dijeron que el martes se reanudaron las clases, aunque en la primaria Frida Kahlo, la más cercana a la fuga, alrededor de las 11:00 horas de ese día unos 30 menores sufrieron malestares y directivos notificaron a sus padres, que fueron por ellos; la situación se repitió el miércoles, por lo que autoridades del plantel y padres de familia decidieron suspender las clases el jueves, como medida de prevención.

Una menor fue hospitalizada, pero posteriormente fue dada de alta.

Las clases no fueron suspendidas en las escuelas de preescolar y secundaria, donde no se reportaron afectaciones en los menores por el derrame de combustible, las cuales están más alejadas que la primaria.

Pobladores alertaron que en septiembre del 2017 ocurrió un derrame de combustible en el mismo punto, por una toma clandestina en los ductos de Pemex, lo que también puso en riesgo a la población.

El gobierno de Cuautitlán informó que recomendó a directivos de los tres planteles educativos suspender las clases al menos tres días, para prevenir riesgos en el personal, alumnos y padres de familia, lo que no fue acatado.

Añadió que al parecer hubo derrame de combustible porque fue mal sellada la fuga de hace un año en los ductos, por lo que durante dos días laboró personal de Pemex en el sitio.

Mencionó que la tarde del jueves personal de ayuntamiento continuó con la limpieza del lugar y echó tierra para disminuir el olor a combustible.

La alcaldesa Guadalupe Fernández Sánchez aseguró que incidentes de esta naturaleza no competen al gobierno municipal, que atiende las emergencias y notifica los hechos a autoridades federales y estatales, para que éstas hagan lo conducente.

Los padres de familia pidieron mayor seguridad a autoridades estatales y municipales, ya que con frecuencia existen problemas por tomas clandestinas en ductos de Pemex que cruzan por la vialidad Cola de Caballo, en sus tramos de Cuautitlán y Tultitlán.

 

 

Comentarios