18 | FEB | 2019
Ana Gabriela Paredes Policía de Tránsito (ALEJANDRA LEYVA. EL UNIVERSAL)

“Diario aguanto insultos”, lamenta Ana, policía agredida por conductor

08/11/2018
01:38
Andrea Ahedo
-A +A
Agente agredida dice que como policía debe tener temperamento; vecinos incitaban al conductor del BMW a que huyera, relata

[email protected]

Todos los días, la agente de tránsito, quien fue lanzada al pavimento por el conductor de un automóvil BMW en la alcaldía Cuauhtémoc, sufre agresiones verbales por parte de automovilistas que la ofenden por ser policía y la subestiman por ser mujer.

En entrevista, la policía Segundo, Ana Gabriela Paredes Gutiérrez, de 39 años, cuenta que su jornada laboral es de 16 horas. En las madrugadas viaja desde Ecatepec, Estado de México, hasta la zona centro de la capital y empieza sus recorridos a pie desde las seis de la mañana hasta las 10 de la noche en las colonias Juárez y Cuauhtémoc.

En su trabajo recibe burlas: “Casi siempre nos ofenden, nos dicen ‘corruptos’, nos dicen ‘rateros’, nos insinúan algún sonido de animal. Nosotros tenemos que tener el temperamento para soportar esas agresiones. Esta agresión es diario, de toda la gente”, e intentos de extorsión, “esa es otra parte que a lo mejor no podemos comprobar, hay veces que la ciudadanía es la que te dice a ti ‘le doy esto’. Por la situación de que yo tengo a mi familia, yo no lo haría, no pondría en riesgo mi trabajo de 10 años por lo que me vaya a dar una persona”.

Aunque está adscrita a la Policía Bancaria e Industrial desde 2008, desde hace dos años presta servicios en la alcaldía Cuauhtémoc. El lunes, cuando fue golpeada y lanzada a la calle, Ana Gabriela llevaba 10 horas laboradas y al menos 10 inmovilizadores colocados, cuando en un día promedio ella y su compañero ponen hasta 18 a los automóviles que por lo regular no pagan el parquímetro.

Cuando llegó al cruce de Río Amur y avenida Manuel Villalongín, vio al conductor del BMW, con placas del Estado de México, acostado en el asiento. “En ese momento se le dio la indicación de que se había hecho acreedor a la infracción; el compañero le pone el inmovilizador en la llanta delantera izquierda, y es cuando el conductor se baja muy alterado, pero se fue directo a golpes con mi compañero. Incluso lo aventó, le pegó”.

Esa tarde, Ana Gabriela portaba una cámara en su uniforme que la Secretaría de Seguridad Pública reparte a sus elementos para supervisar su labor, pero en el forcejeo se le cayó. “Ese video lo grabé del celular, traía la cámara de la secretaría, pero en el manoteo yo sentí que salió volando la cámara. Por eso fue que accioné el teléfono, para documentarlo”. La agente recuerda que aparte de la agresión del conductor, los testigos instigaron al automovilista a que evadiera la multa e incluso la ofendieron. “Había muchos vecinos que lo incitaban, le decía que se fuera, le decían ‘quita a la pinche vieja’, ‘vete’, ‘no te la tienen por qué poner’”.

Después de que el hombre agredió al empleado que coloca las conocidas arañas, se fue sobre ella. “Yo tuve que agarrar un candado y ponérselo en la parte de atrás para evitar que hiciera esto. Regresa hacia mí… [luego] me abraza del cuerpo, me abarcó todo el cuerpo, y me avienta al arroyo vehicular. Su peso y mi peso hizo que mi brazo se me luxara, que quedara fuera de lugar”.

Problema de todos los días

De acuerdo con el titular de la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México (SSPCDMX), Raymundo Collins, todos los días al menos dos policías reciben agresiones de la ciudadanía, sobre todo mujeres.

“Al día tenemos un promedio de dos o tres, sobre todo abusan con las mujeres, se pasan de vivos, es una cuestión que no se debe estar permitiendo. Hemos girado instrucciones de que en todos los casos que ocurra este tipo de circunstancias se pidan apoyos de inmediato para presentarlos a la autoridad correspondiente”, dice el funcionario.

Ana Gabriela confirma los casos: “Es uno de los problemas para nosotras como mujeres, que la ciudadanía no nos ve con ese carácter de poder representar a la ley. Muchas veces lidiamos casi diario con ese tipo de insultos, pero de ahí no pasaba”. En sus 10 años como policía, jamás la habían golpeado como lo hizo el conductor del BMW, quien ahora es buscado por la procuraduría capitalina por los delitos de lesiones contra la autoridad y daño material.

Luego de que el responsable se dio a la fuga, Ana Gabriela recibió apoyo de paramédicos y otros policías que estaban cerca. “De primera instancia, te lo digo como mujer y como humano, me espanté. Yo no había pasado por alguna situación de estas. Al ver mi brazo fuera de lugar, lo primero que pensé fue ‘se me rompió’”.

Cuando la agente regresó a casa sus cuatro hijos le preguntaron cómo estaba, y ella, a sabiendas del riesgo que corre al portar el uniforme de policía, les aseguró que no dejaría de trabajar.

“[La agresión] es lo que menos queremos, pero desgraciadamente pasó… yo siento que nací para esto y lo que determinen mi jefe y mis mandos, si me dan la oportunidad yo quiero seguir trabajando”.
 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios