22 | NOV | 2019
Tren ligero al quirófano; vías tienen más de 100 años
La rehabilitación abarcará desde la construcción de un nuevo soporte para vías, que incluirá durmientes y balasto, hasta la sustitución completa de la vía. Fotos: EDUARDO HERNÁNDEZ

Tren ligero al quirófano; vías tienen más de 100 años

13/07/2019
04:08
Eduardo Hernández
-A +A
El Gobierno capitalino invertirá 285 mdp para cambiar el riel del tramo que va de Tasqueña a Estadio Azteca; vías datan de hace 100 años, dicen autoridades

Con la rehabilitación del tramo de Tasqueña a la estación Estadio Azteca del Tren Ligero disminuirá 40% el tiempo de viaje entre terminales y la espera por unidad pasará de ocho a cinco minutos, además de que se reducirán los tambaleos durante el recorrido, aseguró el director general del Servicio de Transportes Eléctricos (STE) de la Ciudad de México, Guillermo Calderón Aguilera.

“Estos trabajos tienen el objetivo de brindar un servicio con mayor seguridad a las personas usuarias y disminuir los tiempos de traslado. Las condiciones de las vías ya eran insostenibles, obligaban a suspensiones continuas y a tener velocidades muy bajas de 10 kilómetros por hora, cuando el tren está diseñado para circular a 40 o 50 kilómetros por hora”, dijo el funcionario.

trenligero3_101818996_1.jpg
La rehabilitación comprende desde la construcción de un nuevo soporte para vías que incluirá durmientes y balasto, hasta la sustitución completa de los rieles.
 

La Obra

En entrevista con EL UNIVERSAL, el titular del STE destacó que esta rehabilitación se realizará desde la construcción de un nuevo soporte para vías que incluirá durmientes y balasto (material de grava especial que se asienta sobre la plataforma donde están instalados los rieles) para resguardar la estabilidad de los trenes al circular, hasta la sustitución completa de la vía.

“Vamos a darle un mantenimiento mayor, rehabilitar todo el tramo de Tasqueña a Estadio Azteca. Se hará el retiro completo de las dos vías, norte-sur y de sur a norte; cada tramo de riel son seis kilómetros, entonces serán 36 kilómetros de riel los que se van a sustituir”, comentó.

Mientras supervisaba las obras que comenzaron el pasado 1 de julio, Calderón Aguilera explicó que el primer paso es el retiro de la parte férrea, el riel, las fijaciones, las cuñas y las planchuelas (que es lo que une a los rieles entre sí), toda la parte metálica se retirará y será trasladada a una bodega en el pueblo de San Andrés Tetepilco y se venderá el acero a alguna fundidora nacional.

“Para eso estamos usando estas máquinas que se llaman spider o araña y una plataforma ferroviaria. Estamos retirando todos los elementos de sujeción. El trabajo ya inició y vamos muy bien”, expuso.

Posteriormente, dijo que se demolerá la parte de concreto que está fracturada y que sostiene las vías. Terminada esa labor se abrirá un cajón de un metro de profundidad y del ancho de cada una de las vías (alrededor de tres metros), se rellenará y compactará la parte del suelo hasta alcanzar el nivel donde se puede colocar la primera cama de balasto y el soporte de los tramos de metal.

print_101791971.jpg
 

“Las vías van a venir previamente montadas en partes de nueve metros con sus durmientes. Entonces, una máquina tomará y depositará las vías en el suelo —ya mejorado— y después se colocará una capa adicional de balasto que le dará el soporte y la estabilidad. Finalmente, se pondrán las planchuelas y la soldadura entre los tramos para ya quedar listo el trecho”, explicó.

Recordó que la inversión para este proyecto será de 285 millones de pesos y la empresa Comsa es la encargada de realizar el mantenimiento en el que se incluye la reparación del suelo, la colocación de balasto, durmientes y la compra de riel, mismo que será importado de España y Polonia y se espera arribe en cuatro meses.

“Las vías tendrán una mayor dureza con respecto al riel viejo. Es el adecuado para las características y el peso del modelo del tren ligero que nosotros operamos. La empresa que nosotros contratamos [Comsa] tiene que cumplir con esas especificaciones y otras cosas; nosotros estaremos al pendiente [de los trabajos] porque no queremos ni permitiremos retrasos, ya está todo programado para que operemos como máquinita”, dijo.

El titular del STE comentó que durante el periodo de rehabilitación de la vías la Red de Transporte de Pasajeros (RTP) brindará apoyo con 45 autobuses que correrán a lo largo de Calzada de Tlalpan —de Tasqueña a Huipulco— en correspondencia a las estaciones del Tren Ligero.

El pago es único al ingresar, ya sean $3.00 pesos en las estaciones de Xochimilco a Huipulco o $2.00 al abordar el autobús de RTP desde el Cetram Tasqueña a Huipulco. El transbordo entre el Tren Ligero y el RTP de Tasqueña a Xochimilco no tiene costo.

Sin reparación desde su construcción

Guillermo Calderón explicó que hay un gran deterioro en el tramo que se está rehabilitando pues nunca se le ha había dado un mantenimiento, por lo que incluso hay partes de la vía que al parecer tienen más de 100 años de existencia.

“Desde la construcción del Tren Ligero, éste no ha tenido un mantenimiento mayor. Es un riel viejo que proviene del uso del tranvía de Calzada de Tlalpan. Está muy desgastado, con deformaciones ondulatorias y además las condiciones de sujeción se han ido perdiendo”, refirió.

Sostuvo que las vías tienen un desgaste mayor, por lo que se ha perdido el paralelismo y la horizontalidad, por lo tanto, se han tenido que meter unos sujetadores horizontales y cuñas metálicas para tratar de compensar un poco todas las deformaciones.

“Todo eso produjo desgaste del riel, hundimientos, mal drenaje, obligaba a que todas las noches se supervisara y se hicieran reparaciones menores, pero eso era insostenible”, externó el funcionario.

Calderón detalló que entre las afectaciones están la placa de concreto con agrietamientos y asentamientos diferenciales.

Los rieles están desalineados, desnivelados con multitud de quiebros, presentan un desgaste severo y aplastamiento en cara de rodamiento y fisuras, además hay un desgaste prematuro de agujas y los durmientes de concreto están fisurados.

Algunos de los defectos que presenta la vía son: desprendimiento de material del riel con afectación de rodamiento, aplastamiento en la mesa de rodamiento que puede causar fracturas en el riel y desgaste ondulatorio, es decir, un desnivel en la mesa de rodamiento del riel de manera irregular.

La plataforma de concreto con fracturas representa un riesgo considerable, debido a que presentan movimientos de la geometría de vía, así como pérdida del trazo original, pues según el diagnóstico, la alineación y la nivelación son incorrectas.

Calderón Aguirre mencionó que en el dictamen, también se identificó que en toda la ruta las fijaciones del riel están en mal estado y rotas, por lo que se tuvieron que colocar espaciadores laterales para mantener el ancho de vía.

El mantenimiento será total.

El funcionario capitalino comentó que los trabajos de rehabilitación que se realizan en el Tren Ligero se llevará a cabo de abajo hacia arriba; primero la vía, misma que era la prioridad, pero también se piensa en los trenes, que a pesar de tener un mantenimiento cotidiano, algunos se van a remozar de forma global en los próximos años y también se analiza la compra de unidades.

“Estamos evaluando la compra, hay algunos [carros] muy viejos que no conviene rehabilitarlos, ya que el costo-beneficio no es conveniente, lo estamos evaluando, por lo pronto vamos a rehabilitarlos”, dijo.

Asimismo, destacó que el tramo de Huipulco a Xochimilco, al ser más nuevo, no necesita una intervención de esa magnitud, pero también se le dará mantenimiento en los próximos años.

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios