Polémica por recursos espantó ayuda: Becerra

ONG extranjeras retiraron apoyo por presuntos malos manejos, dice; comenta que querían total certeza de que dinero sería bien utilizado
Ricardo Becerra Laguna fue el primer titular de la Comisión para la Reconstrucción de la Ciudad de México. Foto: ARCHIVO EL UNIVERSAL
03/10/2018
01:47
Erika Flores
-A +A

[email protected]

En los meses posteriores al 19S hubo ayudas que no llegaron en apoyo a damnificados del sismo del 19 de septiembre del año pasado. Ricardo Becerra, ex titular de la Comisión para la Reconstrucción de la Ciudad de México, cuenta esta historia —desconocida a la fecha— sobre los diversos tipos de apoyos internacionales (para reconstrucción, movilidad, estudios hidráulicos y adopción de edificios caídos) que no se concretaron por dos razones: la renuncia de varios integrantes de la comisión y las noticias difundidas sobre los malos manejos de tales recursos.

“Se abrió un vínculo para proyectos con fondos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). La idea era traer a México expertos en experiencias en reconstrucción enfocados hacia la movilidad. Esto derivado de la necesidad de reubicar zonas como la colonia del Mar, en Tláhuac, o áreas con grietas extendidas en Xochimilco e Iztapalapa.

“Hasta donde nosotros revisamos, se tenía necesidad de reubicar manzanas completas y esto implicaba realizar un nuevo trazo urbano de la zona”, explica Becerra.

En el caso de Xochimilco se consideró esta decisión porque la única carretera de dos carriles que conecta a sus pueblos, además de algunas calles estrechas, dificultaron la llegada de las ayudas materiales en los días posteriores al sismo.

Con el Banco de Infraestructura de América Latina, precisa, el planteamiento se enfocó en la parte hidráulica.

“Recordemos que ésta quedó dañada, hubo fugas que no habían sido detectadas, además del reblandecimiento del suelo, que actúo como lodo en muchas zonas. En aquel momento no tuvimos un diagnóstico preciso de tuberías y esa sería la tarea del BID”, afirma el ex comisionado.

Migrantes solidarios. En Nueva York, una red de migrantes mexicanos tuvo intención de donar dinero, con otra red de migrantes en Los Ángeles, para recursos específicos.

“Estaba pactado trabajar con una cuenta de cheques que ellos pudieran monitorear a distancia, su interés era involucrarse en proyectos específicos, no sólo enviar dinero. Querían ver que ese dinero fuera destinado específicamente a la gente que estaba sufriendo”. Pero esta ayuda tampoco se concretó.

En San Antonio, Texas, el comité organizador de un festival de jazz dejó trunca la ayuda que brindaría a la Ciudad de México por no tener certidumbre sobre el uso que la administración local daría a los recursos que donaría.

“Lo dejaron implícito, querían tener certeza de que el dinero sería bien utilizado, estaban interesados en proyectos concretos”, destaca.

Uno de ellos era la reconstrucción del inmueble de Pacífico 252, en Coyoacán; mientras que el interés de los connacionales de Los Ángeles era adoptar una zona en Iztapalapa. También se habló de adoptar otro edificio dañado en la calle Morena, por estar habitado en su mayoría por adultos mayores y madres solteras.

“La intención de adoptar un edificio era ayudar a un grupo de damnificados o, en su defecto, apoyar con la reubicación completa de manzanas en La Concordia y Cananea [de Iztapalapa], así como en la calle Pingüinos [ubicada en Tláhuac]”, especifica.

Reciprocidad desde Austria. Otro interesado en brindar su apoyo fue la República de Austria. “Fue en solidaridad con México, por cumplirse 80 años del respaldo que recibió de nuestro país frente a su conflicto con Alemania en la segunda Guerra Mundial.

“El único país que protestó ante la ONU fue México y en solidaridad con el sismo ellos enviarían un grupo representante de la alcaldía de Viena”, precisó Becerra Laguna.

Aunque ya había fecha para una reunión con el entonces jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Mancera Espinosa, ésta fue pospuesta porque en aquellos días murió la madre del mandatario.

Aunado a ello, sobrevino la crisis interna de la Comisión para la Reconstrucción de la Ciudad de México, que derivó en la renuncia de Becerra y otros miembros.

“En el libro que escribimos sobre aquella experiencia, Aquí volverá a temblar, mencionamos este tema de manera breve, no tan abundante como ahora lo hacemos con EL UNIVERSAL. Si estas importantes ayudas extranjeras se retiraron, fue porque desconfiaron de todas las irregularidades que la prensa denunció sobre el desaseo en el uso de recursos para damnificados”, concluyó Becerra.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS