Poco a poco se reactivan los negocios en La Merced

Son 450 espacios rehabilitados los que fueron entregados a los comerciantes; beneficiarios dicen que las ventas son bajas y piden informar de la reapertura
Un tapial divide la parte restaurada de la zona dañada, donde las huellas del incendio ocurrido en febrero de 2013 a causa de un corto circuito, se notan en los techos de la nave. (FOTOS: IVÁN STEPHENS. EL UNIVERSAL)
16/08/2018
01:06
Sandra Hernández
-A +A

[email protected]

En el mercado La Merced se viven dos realidades; por una parte la zona nueva, recién rehabilitada que apenas empieza a ser ocupada por locatarios, y el área donde permanecen los estragos que dejó el incendio de hace cinco años.

Poco a poco, la zona rescatada empieza a llenarse de comerciantes, quienes colocan sus enseres en repisas de madera.
recorrido_merced_64980434.jpg
(Fotografía: IVAN STEPHENS/ EL UNIVERSAL)

La delegación Venustiano Carranza ya entregó 450 espacios en la nave rehabilitada, mismos que están en proceso de ocuparse y hay 640 trámites en proceso.

Los comerciantes que recién estrenaron sus lugares, refieren que las ventas son bajas, y lo atribuyen a que no se ha informado a la población sobre la apertura del mercado.

José Pedro Hernández relató que el regreso a su local ha sido más que difícil.

“No se vende. Quisiéramos que anunciaran que La Merced vive, que ya hay negocio, que vamos a continuar con esto, (…). Que pusieran anuncios, que nos quitaran el tapial de allá afuera para que entre la gente, y nos echen a andar el Metro”, dijo.

Actualmente una entrada, recién rehabilitada del Metro La Merced, permanece cerrada.
recorrido_merced_64980433.jpg
(Fotografía: IVAN STEPHENS/ EL UNIVERSAL)

Aarón Vázquez regresó hace ocho días a su antiguo lugar de trabajo. Explicó que —a cuentagotas— aumenta la clientela en su puesto donde comercializa dulces y confitería. Dijo que ahora se siente más tranquilo pues está bajo un techo firme a diferencia de cuando vendía en la calle, donde su puesto estaba en riesgo de inundación constante.

Los visitantes apenas se dan cuenta de la apertura del mercado, tal es el caso de Guadalupe Cisneros, quien comentó que desde toda la vida ha acudido a La Merced a adquirir materia prima y alimentos para hacer y vender tamales.

“Ahora que vi que ya abrieron dije: ‘¡ah qué bueno!’. Me da gusto que ya esté aquí la gente trabajadora recuperando su patrimonio, que es de lo que viven, y poco a poco la gente se va a ir dando cuenta. Le estaba diciendo a un señor que deberían poner cámaras por aquello de la delincuencia”, comentó la mujer.

Un tapial divide la parte restaurada de la zona dañada, donde las huellas del incendio ocurrido en febrero de 2013 a causa de un corto circuito, se notan en los techos de la nave.

Rehabilitación. Luego del siniestro, autoridades de gobierno invirtieron más de 188 millones de pesos en rehacer 15 de 25 locales afectados.

De acuerdo con Jorge Rodríguez Vega, jefe de unidad departamental de Rehabilitación e Infraestructura Educativa de la delegación Venustiano Carranza, en esta zona se necesita una inversión adicional de 120 millones de pesos, los cuales se gestionan con el Gobierno central.
recorrido_merced_64980416.jpg
(Fotografía: IVAN STEPHENS/ EL UNIVERSAL)

Mientras tanto, el lugar será sometido a un análisis para determinar el estado de las trabes, ya que después del sismo del 19 de septiembre se registró un asentamiento de una de las losas viejas.

“El estudio necesita estar avalado por un DRO y un corresponsal de seguridad estructural para que nos dictaminen el estado real, de acuerdo con el nuevo reglamento de construcciones y las normas técnicas complementarias. Estos trabajos se realizan por parte de la Secretaría de Obras”, dijo.

En primera instancia se llevarán a cabo trabajos de topografía y de mecánica de suelo. Se desconoce el tiempo que durarán los análisis.

No obstante, a pesar de que existe un riesgo, algunos locatarios permanecen en esta zona.

Sin embargo, el funcionario advirtió que en cuanto comiencen los estudios, los comerciantes deberán desalojar el sitio.

“Es segura entre comillas porque sí hay un riesgo. El DRO nos indica que hay un riesgo de falla, (…). Es decir, la estructura, por la edad que tiene ya cumplió con su cometido, (…). Hay medidas preventivas a través de Protección Civil para que, en caso de algún sismo, sea el desalojo de los mismos que es de los pasillos”, externó.

El terminado de los estudios y las obras se terminarán en un año.

Mantente al día con el boletín de El Universal