16 | DIC | 2019
ataque sexual en la colonia Roma
Imagen ilustrativa. Foto: Archivo / EL UNIVERSAL

“Pedí ayuda a policías pero siguieron comiendo”, relata joven atacada en la colonia Roma

01/02/2019
21:36
Sandra Hernández
Ciudad de México
-A +A
Esthela caminaba por la calle Manzanillo con sus audífonos puestos, cuando un sujeto de 50 años de edad la atrapó y la lesionó; policías aconsejaron a la víctima no denunciar, ya que “no pasaría nada”

Esthela "T" caminó por la calle Manzanillo, cerca del Metro Chilpancingo, cuando un hombre la atacó sexualmente.

Eran las 18:30 horas en la colonia Roma. La joven de 21 años, estudiante de Arquitectura, traía puesto sus audífonos y caminaba sin preocupación, ya que pensaba que la zona era segura.

Estaba oscureciendo y no había luz en la calle. De pronto, sintió las manos de un hombre que le taparon boca y nariz. No pudo gritar.

El agresor, de aproximadamente 50 años de edad, la sostenía fuerte y logró morderle el labio inferior. Gritó, logró zafarse y corrió a la zona iluminada más próxima.

Cerca de una tienda de conveniencia y un puestos ambulantes, encontró a dos policías a quienes les pidió auxilio. Ellos continuaron comiendo sus alimentos al tiempo que le aconsejaron que no fuera a denunciar, porque no pasaría nada.

Minutos más tarde, la joven acudió a atender la herida en su labio, que le costó un par de puntadas.

"Sólo me queda el temor de que recuerdo del agresor, de que, en efecto, me robaron la tranquilidad porque al día de hoy no puedo salir tranquila a la calle sin temerle a todos los hombres que se acercan, que tienen la mano en el bolsillo, que se me quedan viendo, porque no sé si voy a sufrir una agresión otra vez.

"Zoé y yo corrimos con suerte, logramos escapar, pero hay otras mujeres que no corrieron con la suerte de nosotras y que ahora están desaparecidas. Exigimos justicia, queremos que esto se termine", dijo la joven frente a la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum.

Esthela exhortó a las autoridades a tomar en cuenta que los ataques suceden en zonas donde las mujeres se sienten seguras, donde "bajan la guardia". Esto, para construir el modus operandi de los agresores.

Su discurso lo concluyó con la frase: "Ni una más".

etp

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios