“Hay que fomentar la amabilidad entre usuarios del Metro”

Mau fue nombrado el “conductor gentil” del STC; “antes de entrar, permito salir”, es su lema, dice
Mauricio Nares, el Wolverine del Metro, busca cambiar la actitud de los usuarios de este sistema de transporte a través de un trato amable y una sonrisa. Antes de iniciar cada viaje, pide a las personas no empujar y no dar codazos. (ARIEL OJEDA. EL UNIVE)
15/07/2018
01:09
Eduardo Hernández
-A +A

[email protected]

Con un peinado y barba al estilo Wolverine, de los X-Men, Mauricio Nares conduce un tren de la Línea 3 del Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro y desde hace unos meses ha sido conocido en las redes sociales como el conductor más amable del Metro debido a que en cada estación sale de su cabina y desea los buenos días a los usuarios, pero principalmente fomenta el “antes de entrar, dejo salir”.

Por medio de un video en YouTube creció la popularidad de Mau, donde se muestra su amabilidad y consejos que brinda a la gente que viaja en el Metro, pero esta actitud comenzó en 2015 cuando fue agredido verbalmente y algunos usuarios le escupieron, al intentar explicar por qué no abriría las puertas del tren.

“Una ocasión me dieron la instrucción de llevar un tren desalojado, de la terminal de Universidad a la estación Hidalgo, por lo cual este tren no iba a dar servicio en varias estaciones hasta llegar al destino que me encargaron, pero por un problema técnico, el tren se detuvo en la estación Miguel Ángel de Quevedo a la mitad del anden y por seguridad verifiqué que las puertas no se abrieran”, recuerda.

Sin embargo, la respuesta de los usuarios no fue la que esperaba, pues al no abrirles la puerta, la gente enfureció y le dijeron groserías y empezaron a escupirle.

“Me aventaron escupitajos, basura, botellas de agua o de yogurth, yo queriendo cerrar mi puerta era imposible, pues tomé la opción de avanzar el tren con precaución hasta encaminarme hacia donde tenía que llegar ese tren, te juro que a la mitad del túnel de Miguel Ángel de Quevedo a Viveros, con todo y el asco me limpié, hubo sentimientos cruzados y ahí me di cuenta que también los superhéroes en algún momento pueden llorar”, recordó el Wolverine del Metro.

Mientras se lleva a cabo la entrevista en el andén de la estación Universidad, la gente lo reconoce y lo saluda. Mau se da el tiempo de responder los saludos y les recuerda que hay que dejar salir antes de subir.

Mauricio es una persona muy extrovertida, tiene conversación para todo y siempre quiere saludar a la gente y dar un buen servicio; amablemente da indicaciones para que todos vayan cómodos en los vagones.

“Mi intención es tratar de llevar el mensaje de que en el Metro podemos mejorar nuestro comportamiento, el respetar los lugares asignados, evitar el empujar, permitir el descenso antes de subir al tren. Con mi comportamiento quiero tratar de hacer las paces entre los trabajadores del Metro y los usuarios”, señala.

Hace 26 años Mauricio comenzó a conducir unidades del STC Metro, hace cinco se caracterizó como Wolverine y hasta la fecha le gusta ser reconocido por este personaje de los cómics, pero su gusto por la atención a los usuarios empezó desde 1992, cuando voceaba en la Línea 2 y ocupó su experiencia como radioaficionado, lo que lo motivó a que después de la agresión que sufrió por parte de los pasajeros, a fomentar el respeto entre usuarios y trabajadores del Metro.

“De ahí [del ataque] surgió la idea de comprar un par de silbatos y empezar a difundir el ‘antes de entrar permitan salir’; la gente al verme me relacionaba con Wolverine, y ven al líder de los X-Men decir 'antes de entrar, por favor, permitan salir', 'no aviento, no empujo, pido permiso, ah, y por favor señores usuarios, prohibido los codazos', mucha gente al momento ha de pensar que vengo tomado, pero no, ese es el servicio que se tiene que dar”, asegura.

Recuerda que su popularidad empezó luego de que una usuaria hizo viral un video de él trabajando y desde ahí se comprometió seguir así y generar sonrisas entre los usuarios.

“Es una gran satisfacción estos resultados, a pesar de que el Metro ha tenido algunos problemas, por ello la intención de ser reconocido como el conductor más amable, es por una buena causa, tratar de rescatar los valores, la educación y la amabilidad entre usuarios y trabajadores del Metro, no somos ni más ni menos, todos somos iguales.

“Mi satisfacción es tener una sonrisa agradable y poderles desear a los usuarios un excelente viaje con calidad y sentido humano, considero que hoy en día una sonrisa es lo que nos puede acercar a los seres humanos”, comenta mientras observa los trenes y a la gente que corre para alcanzar el tren dirección a Indios Verdes.

Al concluir la entrevista, el Wolverine del Metro comenta que el mejor cambio que ha visto en la Línea 3 es el sistema de ordenamiento de usuarios que consistió en la colocación de señalamientos para que la gente se formara a un costado de donde se abren las puertas y respetar el ascenso y descenso de usuarios.

“Estoy seguro que hay más compañeros que trabajan con la misma intensidad y el mismo cariño que este servidor y que podemos generar pequeños cambios”, concluyó.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS