25 | JUN | 2019
Gorditas Zacazonapan
Foto: Diana Féito

Las imperdibles gorditas de pastor y carnitas en Avenida Revolución

16/03/2019
12:06
DIANA FÉITO
-A +A
Desde 1960, en Zacazonapan, sirven de las mejores gorditas de CDMX

En la mesa, una charola de plástico está repleta de chicharrón prensado. La mano del cocinero ágilmente toma un poco de este menjurje porcino para rellenar un trozo de masa y, en pocos segundos, forma un círculo casi perfecto de maíz nixtamalizado que inmediatamente se fríe en aceite hirviendo.

Como si fuera una fila escolar, cada gordita espera ser frita para, posteriormente, volar unos segundos en el aire hasta caer en una charola de aluminio donde reposa con el resto de sus compañeras. Papa, requesón o frijoles son las opciones sencillas para rellenarla; la de pastor y las de carnitas son las versiones especiales,  pero el lujo total llega en forma de queso. Me encuentro en el famoso local de Gorditas de Zacazonapan, el cual ha servido esta popular garnacha desde 1960 o, al menos, eso es lo que presume su anaranjado toldo.

Dos pisos componen el modesto restaurante que, un par de décadas atrás, solo consistía en una pequeña barra donde sus comensales disfrutaban una gordita o la pedían para llevar. En la planta baja hay más movimiento pero, al no haber mesas disponibles, la segunda planta me salvó de la inanición. Le solicito a la mesera una gordita de pastor y una de carnitas. “¿Maciza o surtida?”, me pregunta. “Surtida”, le respondo con algo de obviedad. Mientras espero el dueto garnachero, observo la felicidad causada por un humeante plato ubicado en algunas mesas. La curiosidad me lleva a descubrir que se trata de pancita. Para mi desgracia, y a modo de confesión, es el único plato de la gastronomía mexicana que mi paladar no sabe apreciar (y vaya que lo ha intentado). A los pocos minutos, llega un plato hondo de melamina con dos gorditas desnudas sobre papel estraza. Las visto con salsa roja, cilantro, cebolla y sus obligadas gotas de limón para aportarle un toque de acidez: a juzgar por el papel bañado en aceite, no parece haber manera de cortar la grasa. 

Llega el ansiado momento de la primera mordida. Opto por la de pastor. Una combinación de salsa y grasa comienza a escurrir por mis dedos. Especias, picante y una masa que absorbió más aceite del que debería. No sabe propiamente a pastor, pero no está mal. Un trago de cerveza bien fría ayuda a mitigar el exceso de grasa. La salsa es roja y la incorporo en cada bocado sin temor a las consecuencias. Es turno de someter a juicio a la versión clásica de carnitas. El cerdo confitado en casa y una mezcla de cueritos, maciza y otras partes llenas de sabor, combinadas con el chicharrón prensado, ganan el duelo imaginario. Aunque el exceso de aceite sigue presente, al grado de gotear en la parte inferior. Aclaro que no me encuentro en la búsqueda de una gordita “light”, pero ni una decena de servilletas lograban limpiarme las manos. 

Estoy determinada a probar algo más de la carta y opto por un taco de carnitas. La buena noticia: la tortilla está hecha a mano. La mala: un taco sin pena ni gloria. Definitivamente me quedo con la gordita. Por cierto, el local en algún momento se llamó: “Gorditas Zacazonapan, hechas con amor por La India María” pero, por razones legales, su nombre se acortó.  

 Zacazonapan
Dirección: Av. Revolución 749, col. Nonoalco
Tel: 5598 2936 
Horario: lun-sáb 8:00-22:00 hrs. / dom 8:00-18:00 hrs.
Promedio: $80 pesos

Artículo

Dónde comer los mejores chamorros en la CDMX

¿Tienes antojo? Sigue esta ruta culinaria que te hará chuparte los dedos
Dónde comer los mejores chamorros en la CDMXDónde comer los mejores chamorros en la CDMX

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios