09 | DIC | 2019
El mercadito Peruano Anzures_ El universal
Fotos: Diana Féito

El Mercadito Peruano, auténtica cocina peruana en CDMX

14/07/2019
12:00
Diana Féito
-A +A
Una joya de la colonia Anzures

Del sartén de hierro se escucha un discreto sonido. El vapor que despide la carne es acompañado por un aroma a especias, ajo y picante, provocando la salivación de forma instantánea. Hay dos formas de probarla: llevando la brocheta a la boca o sustrayendo el palillo y cortando un trozo para sumergirlo en una salsa de sutil acidez. Elijo la segunda. La textura de la carne es firme y agradable: el corazón de res abandonó el sabor intenso de su personalidad visceral; el picor es ligero y el bocado, delicioso. 

Conocido como anticucho, este platillo creado por esclavos africanos en territorio inca, nació como una necesidad y se convirtió en emblema de Perú, al grado de tener un día nacional, celebrado el 17 de octubre. Me encuentro en la nueva sucursal de El Mercadito Peruano, en la  Anzures, y hoy hay futbol. 

Del lado izquierdo del salón hay periqueras; del derecho, una larga banca con mesas. La música fue sustituida por narradores de balompié y algunos gritos de entusiasmo de los comensales. “Saludos desde Lima”, declara un luminiscente letrero color amarillo. Con una jarra de agua de maracuyá y una cerveza marca propia, bautizada como Miraflores (un barrio nice de Lima) devolvemos el gesto. 

el_mercadito_peruano_anzures_el_universal1.jpg

Diecinueve platillos de alma 100% peruana integran su menú. El item secreto es el trío limeño: raciones pequeñas de algunos platos de la carta; nos tocó jalea de mariscos, causa limeña y cebiche clásico. La jalea se trata de mariscos rebozados y su nombre proviene de una técnica de conservación de la civilización mochica que consiste en cortar trozos largos de pescado para secar al sol. Se sirve con salsa criolla y tártara, pero ésta solo venía con cebolla morada cortada en juliana, un poco de cancha (maíz tostado) y limón.  

La causa limeña, cuyo nombre proviene de referencias bélicas; ya sea del apoyo a la milicia en época independentista o durante la Guerra del Pacífico, es uno de los platos más populares del país andino. Dos círculos de papa machacada contienen un relleno con pollo o camarón, coronada por una mitad de huevo cocido. Nosotros nos rebelamos y la solicitamos de atún con resultados victoriosos. 

el_mercadito_peruano_anzures_el_universal2.jpg

La última muestra del trío fue mi favorito: el cebiche. Cubos de pescado marinados en limón y rocoto ( un chile peruano), cebolla morada, una rebanada de camote, otra de choclo (elote) y un poco de cancha (maíz tostado). 

Por último y sin tanta historia detrás, pero con un guiño sexual, tenía que probar la leche de tigre. Ese líquido lechoso que resulta de la maceración del pescado y cítricos al preparar el cebiche, se volvió en el trago  que los peruanos acostumbran vaciar en un vaso para beberlo libremente. Aquí le agregan tiras de calamar rebozado y un chip de plátano, pero además de ser más espeso de lo regular, los niveles de acidez y picante eran tenues.

De postre solo había alfajores, así que opté por saltármelo. Aunque pensé en invitarle uno a todos los comensales del restaurante, pues la selección de Perú perdió 3 goles a 1 contra Brasil en la Copa América.  

El Mercadito Peruano
Dirección: Leibnitz 51, col. Anzures. 
Tel:   7723 4876 
Tiwitter:  @elmercaditoperu
Horario:dom-mié 13:00-18:00 hrs. /  jue-sáb 13:00-22:00 hrs.
Promedio: $300 pesos

 

Artículo

Pisco, el nuevo restaurante peruano de la Anzures

Los cebiches y otras preparaciones caseras son la especialidad
Pisco, el nuevo restaurante peruano de la AnzuresPisco, el nuevo restaurante peruano de la Anzures

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios