You are here

El infierno de la prostitución infantil

Hace seis años Connie Youngkin, una enfermera estadounidense retirada, vendió todo y convenció a su marido de vivir en Tijuana y fundar el albergue La Promesa