22 | OCT | 2019
Vecinos ayudan a tuxpeños, ante lenta rehabilitación por Willa
En la colonia Beis, un grupo de personas de los municipios de Tepic y Ruiz llevan colchones y bases de cama para los damnificados de Tuxpan. (RAÚL TORRES. EL UNIVERSAL)

Vecinos ayudan a tuxpeños, ante lenta rehabilitación por Willa

12/11/2018
03:46
Raúl Torres / Corresponsal
-A +A
Lugareños acusan que tras el huracán Willa , “el gobierno ni se ha asomado”

Tuxpan.— El sol cae a plomo, 32 grados calientan la tierra y levantan el polvo, mucho polvo que apenas ha dejado de ser el lodo que arrastró el río San Pedro cuando su crecida, provocada por el huracán Willa, rompió el bordo e inundó más de la mitad de la cabecera municipal; han pasado 19 días desde entonces y la ayuda es insuficiente.

En las zonas más bajas de la ciudad hay sitios que siguen encharcados, donde la tristeza sigue merodeando y el enojo brota de los pequeños cúmulos de lodo, escombro y muebles destrozados que se acumulan como basura afuera de muchas casas.
tuxpan_1.jpg
 

“Es que aquí nadie ha venido… ¿El gobierno? Ni se han asomado, después de la inundación se arrimaron hasta la otra cuadra y teníamos que caminar con el agua arriba de las rodillas para ir por alguna despensa, pero luego nada… yo he llorado mucho”, dice María, una mujer de la tercera edad que junto con Silvia reposan bajo la sombra de un almendro en la colonia Zapata, donde el agua superó los dos metros.

Silvia señala con el dedo un montículo en el que se adivina la forma de una cama y un buró, todo lo demás es una masa amorfa de lodo deshidratándose: “Esos eran todos mis muebles, me quedé sin nada, estoy caleando las paredes de mi casa y mi tienda para desinfectarla y poderme regresar, porque a uno le da pena estar de arrimado, aunque sea con parientes”.
tuxpan_2.jpg

Frente a donde ambas se ocultan del sol, un joven prepara una mezcla de agua y cal para rociarla en las paredes de El Milagro, la pequeña tienda de abarrotes de Silvia.

Una camioneta que jala un remolque con varias hieleras se detiene ante las mujeres, “¿ya comieron?, traemos pollos asados”, dice Miguel Arce desde el volante; él y otros habitantes de El Puente, un poblado cercano, se han organizado para traer algo de comida para la gente de Tuxpan: “Los parientes de Estados Unidos nos mandan que 50 o 100 dólares y ya que se junta algo compramos y traemos”, dice el hombre que lleva al menos una decena de viajes acarreando comida.

Escenas similares se repiten en varios puntos de la ciudad, como en la colonia Beis, donde un grupo de personas de los municipios de Tepic y Ruiz han traído colchones y bases de cama que reparten.
tuxpan_3.jpg

Francisco Galeano es habitante de San Blas, desde que se pudo entrar a Tuxpan tras la inundación, ha ido y venido cinco ocasiones para traer ropa y despensas: “La verdad, yo no s oy de ningún partido, pero lo que veo es que el gobierno estatal no puede, que el gobierno federal no le está entrando y que es la misma gente la que está ayudando… nosotros vivimos algo similar en 2002, esto es devolver un poco de la ayuda que recibimos”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios