21 | AGO | 2019
La manifestación de la comunidad LGBTTTI inició ayer con un plantón en las instalaciones de la Legislatura localv
Foto: Archivo/ EL UNIVERSAL

Se registra altercado entre diputados y comunidad LGBTTI en Zacatecas

28/06/2019
12:29
Irma Mejía / Corresponsal
Zacatecas
-A +A
Los manifestantes exigían a los legisladores acatar la ley y no someter a consulta popular dicha reforma sobre matrimonio igualitario, al insistir que “los derechos humanos no se consultan, se ejercen y se respetan”

Zacatecas.- Una manifestación terminó en un altercado entre los diputados locales e integrantes de la comunidad  LGBTTTI, quienes  encararon a los legisladores de Zacatecas por aplazar la discusión del dictamen para reformar el artículo 100 del Código Civil que permitiría el matrimonio igualitario como lo mandata la jurisprudencia 43/2015 de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

La manifestación de la comunidad LGBTTTI inició ayer con un plantón en las instalaciones de la Legislatura local, quienes exigían a los diputados acatar la ley y no someter a consulta popular dicha reforma, al insistir que “los derechos humanos no se consultan, se ejercen y se respetan”.

Esta exigencia se deriva a que días antes, los grupos pro familia también se manifestaron en el Palacio Legislativo, a donde acudieron los diputados locales y en aquella ocasión para que fuera liberado el recinto, se realizó una mesa de diálogo y los diputados que atendieron a dichos manifestantes acordaron realizar diversas técnicas y foros regionales que se programa concluir hasta octubre.

Tras conocer estos acuerdos, ayer, los colectivos LGBTTTI también acudieron a tomar las instalaciones, quienes exigían la presencia de los diputados para atender su exigencia de dictaminar la iniciativa.

En vísperas del cierre del segundo periodo de sesiones que concluye el próximo domingo, los diputados consideraron que no había condiciones para sesionar en el Congreso del Estado y los integrantes de la Comisión de Régimen Interno y Concertación Política (CRICP), así como de las diversas bancadas parlamentarias, y determinaron realizar una sesión privada en un hotel del Centro Histórico, ubicado a unas cuadras del Palacio Legislativo.

Por tanto, al tener conocimiento de esta sede, tanto los representantes de los colectivos como un grupo de manifestantes del ISSSTEZAC, se desplazaron hasta dicho restaurante, donde ambos grupos exigían ser escuchados por los diputados y pedían que no se “sesionara en lo oscurito”.

Paz Barrón Delgado, presidenta de la Comunidad LGBTTTI en Zacatecas, afirmaba que con estas actitudes los diputados buscaban crispar el ambiente y postergar el dictamen de esta iniciativa de reforma, tras asegurar que lo único que buscan es exigir a los legisladores que se dictamine a favor o en contra dicha iniciativa que mantienen en la congeladora desde hace tiempo.

Acusó de omisión a la diputada Carolina Dávila Ramírez, presidenta de la Comisión de la Niñez, Juventud y Familia,  por no citar a comisiones unidas, al asegurar que le pesa acatar la ley y los derechos humanos por presiones de grupos de poder religiosos y ultraconservadores que son los que han planteado efectuar foros de discusión y consulta del tema.

Por la tarde y noche, después de varias horas de sesionar a puerta cerrada los diputados, decidieron abandonar el recinto alterno y comenzaron los reclamos de los manifestantes y se registraron momentos de rispidez y comenzaron los empujones.

Incluso, la diputada Susana Rodríguez, presidenta de la Mesa Directiva de la Legislatura, aseguró que no podían sesionar bajo presiones de los manifestantes y reprochó que se agrediera a un trabajador de la legislatura.

Por la madrugada y tras no llegar a ningún un acuerdo entre los diputados de las comisiones unidas, Adolfo Zamarripa y Carolina Davila, optaron por pedir apoyo a la policía para poder  salir del recinto, ya que afuera estaba la exigencia de sacar el dictamen del matrimonio igualitario.
 
En contraparte, los integrantes de la comunidad LGBTTI argumentaron  que solo exigían sus derechos y que sólo se defendieron, ya que el personal de los legisladores fueron  los que utilizaron la fuerza y los empujaron.

Por su parte, las legisladoras morenistas Mónica Borrego Estrada, Navidad Rayas Ochoa (Morena), así como el diputado perredista Juan Mendoza reprocharon que se sesionara a puerta cerrada y argumentaron la ilegalidad con la que se condujo el proceso legislativo que se efectuaba.

Lo anterior, en relación a que la pasada Legislatura de Zacatecas prohibió las sesiones privadas al realizar diversas modificaciones a la Ley Orgánica del Poder Legislativo de Zacatecas que en su Artículo 84 se especifica que “las sesiones ordinarias y extraordinarias serán públicas”, además de aparatado de parlamento abierto que se ordena en los artículos 11 y 12.
 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios