12 | DIC | 2019
Violencia Jalisco
Los asesinatos dolosos obedecen a una disputa entre cárteles rivales del narcotráfico, aseguran autoridades estatales. Foto: ARCHIVO EL UNIVERSAL

Recuperan 12 cuerpos de fosa de Jalisco; 5 son de mujeres

14/11/2019
01:58
Raúl Torres / Corresponsal
-A +A
Aún falta procesar 19 de 52 bolsas con restos humanos hallados en Tlaquepaque: forense

Guadalajara.— Los cuerpos de 12 personas han sido recuperados de una fosa clandestina donde se localizaron 52 bolsas con restos humanos; la Fiscalía de Jalisco logró encontrar este sitio en una finca de El Zapote, en el municipio de Tlajomulco, tras arrestar la semana pasada a 15 personas —entre ellas tres menores— que mantenían privadas de su libertad a otras ocho en el municipio de Tlaquepaque.

De los 12 cuerpos, cinco son de mujeres, informó la fiscalía estatal, que continúa trabajando en el lugar; en tanto, personal del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses informó que faltan de procesar 19 de las 52 bolsas rescatadas.

Las autoridades estatales aseguran que este tipo de crímenes obedecen a una disputa entre cárteles rivales, incluso el gobernador del estado, Enrique Alfaro, afirma que 70% de los homicidios que se cometen en el estado tienen que ver con la delincuencia organizada.

En opinión de David Coronado Arias, académico de la Universidad de Guadalajara y jefe del Laboratorio de Violencia del Departamento de Sociología, este tipo de discursos contribuye a la impunidad, pues normaliza lo que ocurre y estigmatiza a las víctimas.

Indicó que a pesar de que prácticamente todos conocen un caso de desaparición, hay sectores de la sociedad que prefieren mantenerse ajenos a este fenómeno y negar que hay un proceso de mucha violencia en el estado y el país.

Añadió que el proceso de estigmatización de las víctimas es lo que impide que muchas personas puedan empatizar con quienes buscan a sus desaparecidos y frena las movilizaciones.

Recordó que precisamente esto ocurrió con la desaparición de tres estudiantes de cine en marzo de 2018, pues aunque hubo manifestaciones de un amplio sector de la sociedad, las autoridades de inmediato vincularon el hecho a la delincuencia organizada.

“Dicen que estaban en el lugar equivocado, en el momento equivocado y haciendo cosas equivocadas, y sacan la historia de la tía, que estaban filmando cosas que no debían y de manera inmediata se les estigmatiza, y más cuando vienen las declaraciones oficiales; entonces se forma una barrera que impide que el dolor llegue a todos y cada uno de nosotros”, señaló.

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios