16 | SEP | 2019
Migrantes acusan extorsión de agentes del INM
Unos 200 migrantes se apostaron frente a la Casa Senda de Vida para denunciar la corrupción de los agentes del INM de Reynosa, Tamaulipas. Foto: SANDRA TOVAR. EL UNIVERSAL

Migrantes acusan extorsión de agentes del INM

29/06/2019
03:40
Sandra Tovar
-A +A
“Cobran hasta mil 500 dls por agilizar trámites”; protestan frente a albergue Casa Senda de Vida

[email protected]

Reynosa.— Desesperados e impotentes, así dijeron sentirse alrededor de 200 migrantes, quienes se amotinaron en la Casa Senda de Vida para denunciar que agentes del Instituto Nacional de Migración (INM) de esta frontera están cobrando de mil 200 a mil 500 dólares por persona, a fin de acelerar su trámite para ingresar a Estados Unidos.

En la explanada de este refugio, los extranjeros, en su mayoría procedentes de Cuba y Venezuela, informaron que los agentes están rompiendo el orden e ingresan a migrantes que pueden cumplir con la cuota, aunque no se encuentren en la lista de espera.

Denunciaron que la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés) llevaba un orden de presentación, que consistía en una lista de hasta 10 personas que debían presentarse en el Puente Internacional Reynosa-Hidalgo, para ser atendidos y comenzar su trámite para obtener una visa humanitaria o asilo político.

El titular de la Casa Senda de Vida, Héctor Silva, recibía la lista con los nombres de quienes eran requeridos, los llevaba al puente internacional y ahí les tomaba una foto que enviaba a la CBP para corroborar que eran las personas solicitadas. De esta forma se daba trámite hasta a 50 migrantes al día en la Unión Americana.

Sin embargo, aseguraron que desde hace dos meses se prohibió a gente del albergue hacer el trámite y dijeron que personal de Migración lo realizaría; “ellos vienen a Senda de Vida y llevan a los migrantes al puente internacional, pero en el trayecto suben a más personas que también son presentadas ante la CBP”, coincidieron varios extranjeros y voluntarios del albergue.

“Vimos que disminuyó el traslado de personas de lunes a sábado, comenzamos a preguntar por qué y descubrimos que a la mitad del camino los agentes montaban a más personas, por eso se redujo la cantidad de gente que llevan de Senda de Vida.

“El lunes se fueron 10 mujeres de aquí, mi suegra debía salir ese día, pero lo hizo hasta el martes. Al llegar al lado americano las detuvieron porque les montaron a otras personas y no eran las que había pedido la CBP. Al estar detenidas, mi suegra conversó con dos de ellas y le dijeron que las detuvieron porque no estaban en la lista, que por favor avisaran a Senda de Vida; por unas, las detuvieron a todas”, comentó un migrante cubano.

Dijo que cuando su suegra llegó a Estados Unidos se comunicó con él para decirle que había mujeres detenidas, a las cuales Migración les había cobrado mil 500 dólares para cruzar.

“Yo le dije a Héctor Silva lo que estaba pasando, que incluso [los agentes] van a buscar a migrantes a hoteles; ellos no se quedan en Senda de Vida y por eso no están en las listas que CBP manda. A ellos les cobran por montarlos a la camioneta para que lleguen a Estados Unidos”.

El isleño expresó que esto ha propiciado que quienes se encuentran albergados en Senda de Vida no tengan oportunidad de llegar a la Unión Americana, puesto que el INM tiene su propia lista.

Asimismo, un venezolano que llegó a Reynosa hace 42 días, acompañado de su esposa y dos hijos, manifestó que se encuentra en la lista de espera, pero que debido a la problemática que se presenta, temen que su entrada a Estados Unidos tarde más de lo que debería.

“No imaginamos cuándo llegará el turno de mi familia porque escuchamos que están pagando hasta mil 500 dólares para pasar. Es momento de que se haga una investigación sobre estos casos, hay personas que tienen mucho más tiempo que yo, hasta 90 días”.

EL UNIVERSAL solicitó al INM una entrevista para conocer la versión respecto a la problemática que se presenta en Reynosa; sin embargo, fue negada la petición.

En febrero pasado fue destituido Inocencio Almazán Monroy como delegado del Instituto Nacional de Migración en Reynosa, por actos de corrupción que también fueron denunciados por migrantes, a quienes les cobraba hasta 3 mil 500 dólares para no ser repatriados.

Ante esto, el Instituto Nacional de Migración designó como nuevo encargado a José Arnulfo Vargas Villarreal, quien anteriormente se desempeñaba como coordinador del Grupo de Protección a Migrantes Beta de Matamoros.

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios