Ingresa al penal de Topo Chico presunto feminicida

Connie Janeth Beltrán había denunciado a su pareja por violencia doméstica en 15 ocasiones; tras el feminicidio el sujeto pretendía huir al estado de Durango con su hija de 4 años

José Angel “N” de 27 años de edad golpeó y asfixió a su pareja tras enterarse que lo había denunciado
José Angel “N” de 27 años de edad golpeó y asfixió a su pareja tras enterarse que lo había denunciado / Especial
Estados 29/08/2019 21:00 David Carrizales / Corresponsal Monterrey, NL. Actualizada 21:39
Guardando favorito...

Monterrey, NL. - Un hombre fue internado esta tarde en el penal del Topo Chico luego de que presuntamente -tras propinarle una golpiza- asesnara a su pareja mediante asfixia por estrangulamiento y luego escapara hacia el estado de Durango con la hija de ambos, de cuatro años de edad.

El caso indignó a la sociedad nuevoleonesa porque, según el padre de la joven asesinada, José Antonio Beltrán, la víctima había denunciado 14 ó 15 veces por violencia doméstica a su agresor, pero “al final siempre lo perdonaba, tal vez por la niña”.

Según la Fiscalía General de Justicia del Estado, los hechos donde fue privada de la vida Connie Janeth Beltrán Domínguez de 27 años de edad, ocurrieron el 27 de agosto de 2019, aproximadamente a las 20:07 horas en un domicilio ubicado en la calle Valle Claro No. 3820 cruz con Valle Central, de la colonia Real de Palmas en General Zuazua, Nuevo León.

Tras enterarse de que su pareja lo había denunciado por violencia doméstica, el presunto feminicida José Angel “N” de 27 años de edad, terminó con la vida de la mujer al provocarle asfixia por ahorcamiento, según los resultados de la autopsia.

Después de cometer el feminicidio el sujeto huyó hacia el estado de Durango con la hija de ambos, Ailyn Alexandra de cuatro años de edad, por lo cual la Fiscalía General de Justicia del Estado, activó la Alerta Ámber por el inminente peligro en que estaba la menor.

Este jueves José Ángel “N” fue detenido por la carretera Libramiento de Torreón en Ciudad Lerdo, Durango, y fue trasladado a Monterrey para ser internado en el Penal del Topo Chico como presunto responsable del delito de feminicidio y equiparable a violencia familiar. La niña mientras tanto, quedó bajo el cuidado y resguardo de una casa hogar en la ciudad de Lerdo.

En ese contexto, a casi tres años de haberse emitido la Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres para cinco municipios de Nuevo León, hay avances; pero se necesitan reformas legislativas y sobre todo un cambio cultural en la sociedad, pues existe poca sensibilidad y  se ha naturalizado la violencia, empezando por la misma autoridad que no atiende como es debido a las víctimas, dijo la Comisionada Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim), Candelaria Ochoa Ávalos, en referencia al asesinato de Connie Janeth, que según su familia, clamó por su vida 15 veces y no fue debidamente atendida.

Ochoa Ávalos analizó la problemática de violencia contra las mujeres con autoridades del gobierno estatal y de los municipios de Juárez, Monterrey, Cadereyta, Apodaca y Guadalupe, que tienen activada la Alerta de Violencia de Género  desde el 18 de noviembre de 2016. También se reunió con Griselda Núñez Espinosa, fiscal especializada para este tipo delitos, a quien adelantó la cuestionaría sobre el mencionado caso ocurrido en el municipio de General Zuazua.

En entrevista, Ochoa Ávalos comentó que Nuevo León ocupa el cuarto lugar nacional en feminicidios, pues hasta el mes de julio se tienen contabilizados 32 casos, con una tasa de 1.18 casos por cada cien mil habitantes.

Dijo que un feminicidio rompe todo el tejido social de la familia nuclear ampliada y de la comunidad, “es el gran problema que no hemos logrado dimensionar”, pues ni siquiera algunas autoridades tienen la sensibilidad para atender como es debido este tipo de denuncias, por lo cual expuso que dentro de la Alerta de Género deben castigarse las omisiones desde el primer respondiente que puede ser la policía, hasta la autoridad final.

Puso como ejemplo el de esta mujer de General Zuazua, que “no puede ser que haya denunciado 15 veces y nadie le hizo caso”. Agregó que muchas veces las mujeres no reconocen que la violencia va a llegar a tal extremo, y los hombres no miden que son cada vez más violentos.

Aseveró que protocolos para atender este tipo de situaciones existen, pero “el problema es que hay poca sensibilidad, naturalizamos la violencia, empezando por la autoridad, reproducimos lo mismo”, incluyendo los maestros que nos educan reproduciendo la desigualdad y la violencia, como a ellos también los educaron.

rmlgv

Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios